Compartir
madera de iroko

El iroko es una madera tropical muy conocida por su resistencia y durabilidad, y también por su interesante veteado y coloración. Es una materia prima muy versátil que puede utilizarse el muchos ámbitos, destacando su uso como suelo o tarima.

La mayoría de la producción de iroko se obtiene de un árbol conocido como “milicia excelsa”. Sin embargo existe otra especia llamada “milicia regia” cuya madera también se conoce como iroko, pero que es algo más densa y de mejor calidad.

Tiene características similares a la de la madera de Teca, de ahí que se le conozca como la Teca Africana. Sin embargo es algo más ligera y menos grasienta, ya que como es lógico no produce la resina natural de la teca conocida como aceite de teca.

El iroko es originario del Centro y Este de África, de países como Camerún, Costa de Marfil, Etiopia, Kenia, Nigeria y muchos otros. Por desgracia son zonas donde no se han respetado las leyes y han existido talas incontroladas. Esto ha provocado que este catalogada como una especie vulnerable o en riesgo.

Por tanto si vamos a adquirir tarima de iroko o cualquier otro elemento hecho con esta madera deberíamos pedir los correspondientes certificados medioambientales para saber si su origen es legal.

Características de la madera de Iroko

  • Color del Iroko: de un amarillo claro en la albura a tonos marrones en el duramen. Cambia de color rápidamente al estar expuesta al sol. Se suele aplicar aceite de teca para conservarla y estabilizar el color. En el momento del aserrado las diferencias de color son muy marcadas, aunque posteriormente se iguala bastante.
  • Semipesada: 640 kg/m3
  • Fibra recta.
  • Grano entre grueso y medio.
  • Secado lento. Pequeños riesgos de fendas y deformaciones.
  • Es una madera muy estable una vez seca, con poca tendencia a curvarse.
  • Resistente al ataque de hongos e insectos. Es una madera muy durable.
  • Fácil de trabajar. Aserrado, clavado y atornillado sin problemas.
  • Puede presentar algunos problemas con los acabados y encolados. Repele tintes, barnices y pinturas que se sequen por oxidación.
  • El precio de la madera de iroko no es bajo. Se debe en gran medida a la escasez provocada por las explotaciones incontroladas. Aunque por otro lado existen otras maderas tropicales aún más caras.

Usos o aplicaciones

  • Mobiliario y ebanistería.
  • Muebles de exterior.
  • Tarimas.
  • Chapa decorativas de madera.
  • Carpintería de interior y exterior: puertas, ventanas, revestimientos…
  • Construcción de embarcaciones.
  • Tallas y esculturas que se coloquen a la intemperie.

Tarima de Iroko

Entre las aplicaciones o usos de la madera de iroko destaca la fabricación de tarimas. Estas ofrecen un contraste de tonalidades naturales y muy elegantes.

A esta agradable apariencia hay que añadir algunas características que convierten al iroko en una opción ideal: dureza, durabilidad y estabilidad.

El buen comportamiento de esta madera hace que la tarima de iroko puede usarse en todos los ámbitos, incluidos exteriores, baños y cocinas.