Compartir
insectos de la madera

Existen diferentes tipos de insectos de la madera o xilófagos (del griego, que se alimentan de la madera), cada uno de ellos con sus características y tratamientos.

Estos insectos atacan y se alimentan de la madera causando graves daños. Se trata de un problema de especial relevancia cuando infestan la estructura de una casa, que puede verse comprometida y derrumbarse.

En algunos casos la presencia de estos pasa desapercibida, y solo nos percatamos cuando ya es demasiado tarde. Por ello el mejor tratamiento para insectos de la madera es la prevención. Hoy en día existen productos que incorporan sustancias repelentes que nos ayudarán en esta prevención.

En gran parte de los casos no es el insecto adulto el mayor responsable de atacar la madera, sino las larvas. Estas una vez depositadas en la madera empiezan a alimentarse y escarban hacia el interior formado pequeños túneles. Cuando los adultos salen, y tras aparearse vuelven para depositar nuevas larvas.

¿Cómo saber de qué insecto estamos hablando?

No siempre es posible disponer de un ejemplar adulto para observar. Cuando este es el caso tan solo habría que tener una imagen o foto de un insecto de la madera para poder distinguirlo.

Las larvas no siempre son fáciles de diferenciar a simple vista, y más si no somos expertos en la materia.

Otra manera de distinguir la clase de insecto de la madera es observar el tipo de agujero o tamaño, y también el tipo de aserrín o residuos que deja.

Y por último otra técnica utilizada para saber de qué insectos estamos hablando es la observación del tipo de madera, si es nueva o vieja, si está seca o no, el grado de humedad…

Tipos de insectos de la madera

especies insectos de la madera

  • Termitas. Las termitas son consideradas el peor de estos insectos. Quizás no por su tamaño, pero si por la cantidad de ataques, número de individuos… Existen diferentes tipos, siendo los criterios para distinguirlas el tipo de madera que atacan: termitas de la madera húmeda, termitas de la madera seca y termitas subterráneas. Los hábitos y la forma en la que atacan a la madera son diferentes.
  • Carcoma. Es la larva de carcoma la que realmente come una cantidad de madera considerable. Empieza desde dentro, por ello es complicado detectar una plaga de carcoma en un primer momento. Es el adulto el que finaliza el agujero y finalmente sale al exterior. Los tipos de carcoma más extendidos en España son los anóbidos, líctidos y cerambícidos.
  • Avispas de la madera. Se trata del más llamativo de estos insectos ya que puede medir hasta 5 cm. La hembras depositan las larvas en la madera, y estas junto con la ayuda de hongos la digieren.
  • Gorgojo. Normalmente de color marrón. La larva tarda entre 6 meses y 1 año en transformarse, periodo durante el que se alimenta de la madera, normalmente podrida y húmeda.

Tratamiento para acabar con los insectos de la madera

La elección del producto o tratamiento depende en gran medida de insecto en cuestión. Por tanto una vez determinado el tipo de insecto de la madera o descrito al profesional algunas cuestiones (tamaño de agujero, tipos de restos, posibles larvas y forma del insecto adulto…) se elegirá el producto. En muchas ocasiones se utilizan productos que atacan a varios insectos a la vez.

Cuando los tratamientos deben aplicarse de manera localizada puede hacerse superficialmente y siguiendo siempre las instrucciones del fabricante. O también a presión, un método utilizado por profesionales de la plagas. En este último caso el producto se aplica utilizando maquinaria que inyecta el líquido a presión y evita que salga.

Cuando la infestación o plaga de insectos de la madera es mayor y no puede tratarse localmente es necesario recurrir a la fumigación. Este método es más agresivo y caro. Hay que tener en cuenta que no previene futuras plagas, sino que pretende actuar sobre la existente.

En algunas ocasiones la fumigación se utiliza de forma controlada y en recintos cerrados. Suele ser una de las técnicas utilizadas para acabar con insectos de la madera en obras de arte, antigüedades, etc.