Tableros

Clases de Tableros de Madera: Clasificación, Propiedades y Utilización

Existe una considerable variedad de Tableros o Planchas de Madera o productos derivados de esta. Descubre los principales Tipos y sus Características

tipos de tableros

Hoy en día en el mercado podemos encontrar diferentes clases o tipos de tableros de madera, ya sean macizos o compuestos. Todos ellos con muy diferentes propiedades y precios.

Para los que no están acostumbrados a trabajar con ellos la decisión puede resultar compleja, o peor aún, muy sencilla al identificarlos todos como similares, lo que nos llevaría a un error.

Cada tipo de tablero se ha fabricado pensando en una serie de usos. Unos tienen más resistencia a golpes, otros a la torsión, al agua, los hay que se han pensado como soporte de elementos decorativos, etc.

Clases de Tableros

Los podemos clasificar según varios criterios. Según el material y proceso de fabricación o según el acabado o recubrimiento que reciben. No hay que olvidar que es habitual la combinación.

Según su Composición

Macizo o Alistonado

macizo o alistonado

Los tableros de madera maciza son básicamente listones de madera encolados que forman un tablero, lo que se conoce como tablero alistonado. Para la unión, además de colas y adhesivos se pueden utilizan tarugos, machiembrados o uniones dentadas.

En cuanto a las características de este tipo de tablero las aportará la madera utilizada para la fabricación: estética, durabilidad o resistencia. Por ejemplo si vamos a fabricar una encimera de cocina nos interesará una madera densa y resistente a golpes, para un mueble de exterior una madera con durabilidad frente a la humedad y el ataque de insectos.

Tableros Aglomerados

aglomerado o partículas de madera

Para la fabricación de estos tableros se utiliza aserrín y/o partículas de diferentes maderas trituradas, prensadas y unidas mediante colas o pegamentos. Se pueden añadir aditivos para mejorar algunas características: mayor resistencia al agua o al moho, al fuego…

Se comercializan principalmente recubiertos de melamina, un tipo de acabado del que hablamos posteriormente.

En bruto, sin su característica capa de melamina, estos tipos de aglomerados tienen un uso más bien residual dada su basta apariencia.

Usos: Mobiliario de interior, manualidades, aislamientos, panelar y construcción.

Tableros de Fibras, DM o MDF

dm o mdf

Para esta clase de tablero se utilizan pequeñas fibras de madera, menor que las utilizadas para los aglomerados, que se prensan y encolan. Durante el proceso de fabricación industrial también se suelen añadir componentes químicos que mejoran las propiedades del tablero. Con mayor frecuencia tableros hidrófugos, mayor resistencia al agua, e ignífugos, retardantes frente a la acción del fuego.

Se pueden encontrar tanto en bruto como con capas de melamina, por lo que sus usos son similares a los de los tableros aglomerados. Sin embargo una diferencia a destacar es que son excelente soporte para la aplicación de acabados (barniz, esmalte, lacas…), ya que su textura no solo es más lisa sino que además admite el lijado.

Aunque estos tableros de fibras se conocen como MDF o DM (densidad media), estas siglas solo hacen referencia a una densidad aproximada de 650-700 kg/m³. Si la densidad es superior lo lógico es hablar de HDF (High Density Fibreboard), y si es inferior, baja densidad.

Usos: Mobiliario de interior, carpintería de interior (frisos, molduras, rodapiés, …), revestimientos, tarimas…

Tablero Contrachapado

tablero contrachapado

Los tableros contrachapados se forman apilando chapas de madera, con orientaciones contrapuestas para mejorar la resistencia y estabilidad, y aplicando colas para su fijación. Esta clase de tablero presenta una resistencia importante y en función del tratamiento aplicado se puede incluso usar en contacto con el agua, de ahí que también se le conozca en determinados sitios como chapa marina, tablero marino.

Esta posible resistencia a la humedad se debe a la utilización de colas fenólicas, de ahí que hablemos de contrachapados fenólicos.

En algunos casos las chapas exteriores son de maderas nobles o preciosas. El motivo es que estos paneles de madera van a ser utilizados con un fin decorativo y no solo estructural. Son también habituales los contrachapados melaminados con fines decorativos.

Usos: Construcción, panelar, aislante, mobiliario, manualidades, fabricación de embarcaciones.

Dentro de los contrachapados también existen diferentes clases:

  • Tablero finlandés o de carrocero. Fabricado utilizando abedul y añadiendo un film fenólico que mejora su resistencia a la abrasión. Se utiliza para suelos o cubiertas de embarcaciones, furgonetas, escenarios…
  • Contrachapado Flexible. Se modifica la orientación de las chapas con el fin de facilitar el proceso de curvado. Su uso es exclusivamente decorativo

OSB o Tableros de Virutas Orientadas

osb o virutas orientadas

Consiste en utilizar virutas, mayores que las usadas para fabricar los tableros aglomerados, para formar capas. En cada capa todas las virutas están un mismo sentido. Y estas capas se van uniendo unas con otras alternando la dirección de las virutas. Con ello se consigue un efecto similar al conseguido el los tableros contrachapados al alternar las direcciones de las chapas.

Ofrecen resistencia considerable por lo que se recomienda su uso en la construcción de estructuras. En el ámbito de la construcción han sustituido en gran medida al contrachapado, ya que presentan características similares a un precio significativamente inferior.

Desde un punto de vista estético deja bastante que desear por lo que normalmente se recubre con otros materiales o se le aplican pinturas. Aunque por otro lado son muchas las personas que buscan esta estética.

Usos: Construcción, panelar, aislante, mobiliario.

Microlaminado

panel microlaminado

Tablero formado por la unión de chapas de madera, aunque a diferencia del contrachapado, en el microlaminado las chapas se encolan manteniendo todas la misma dirección de la veta. En algunas ocasiones con el fin de mejorar la estabilidad del tablero se intercalan chapas en sentido transversal, aunque estas nunca superan el 20%.

Representan una mejora respecto a la madera maciza o aserrada en cuanto a estabilidad y resistencia, aunque no es tan equilibrado como el contrachapado. Es decir, tiene bastante más resistencia en el sentido perpendicular a la fibra.

Este tipo de madera se utiliza mucho más como elemento estructural (vigas) que como tableros. Se utilizan principalmente abeto, pino o haya para su fabricación.

Usos: Mobiliario, encimeras, pasos de escalera, estanterías, pavimentos…

Compacto HPL o Laminado de Alta Presión

chapa hpl

Este tipo de tablero es un compuesto de celulosa y colas fenólicas sometido a altas temperatura y presión. El resultado son láminas con excelentes características técnicas. No solo es resistente a la abrasión y golpes, también lo es a la humedad y puede utilizarse incluso en exteriores.

Estas láminas o HPL puede utilizarse para formar tableros, lo que vendría a ser un tablero compacto HPL, o para revestir otros tableros y así mejorar las características de estos. Este último caso es el de algunos tipos de encimeras de cocina, contrachapados, etc.

Usos: Mobiliario de interior y exterior, revestimientos, encimeras para baños y cocinas, carpinteria (puertas persianas, divisiones)…

Tablero de Madera-Cemento

plancha cemento madera

Consisten en una combinación entre madera y cemento. El resultado es un tablero muy versátil y resistente que puede incluso utilizarse en exteriores.

El principal componente es el cemento, luego madera triturada, agua y por último pigmentos y otros componentes.

Entre sus características destacan su resistencia al agua, al fuego y la facilidad para la mecanización. Tienen una buena relación calidad precio.

Usos: Revestimiento de fachadas, carpintería (puertas, tabiquería, pavimentos)…

Tablero Aligerados

tableros ligeros

En ciertas ocasiones puede ser necesarios tableros con una mayor ligereza, aunque ello implique algunos inconvenientes, como puede ser una menor resistencia. Esta necesidad puede darse en la fabricación de puertas, algunos tipos de revestimientos para paredes y techos en interior, mobiliario, etc.

Existen diferentes métodos para conseguir aligerar tableros. Los principales son:

  • Sustituir en un porcentaje las partículas utilizadas para fabricar el aglomerado por polímeros sintéticos mucho más ligeros. En este caso el resultado en cuanto a resistencia no se ve comprometido. Es necesario añadir chapas de MDF a las caras del aglomerado para conseguir una superficie lisa.
  • Estructuras huecas. En este caso se construyen estructuras de madera (también se puede utilizar otros materiales como el cartón) que permiten zonas vacías o se vacían, que posteriormente se cubren con chapas. Pueden ser alveolar, tipo nido de abeja o atamborado… Se usan para la fabricación de puertas de paso, estantes, escritorios, mobiliario…

Tableros Fenólicos

En esta ocasión no estamos ante un tipo de tablero en sí, sin embargo dada la relevancia del concepto creemos que es importante tratarlo como tal.

Al hablar de tableros fenólicos de lo que estamos realmente hablando es de la utilización de colas u adhesivos fenólicos. Estos usados en materiales que presentan la suficiente estabilidad los convierten en aptos para su uso en exteriores y para resistir determinados niveles de humedad. Es el caso de los contrachapados, OSB o compactos HPL.

Tipos de Tableros Según su Recubrimiento

En este caso se trata de algún tipo de tablero como los mencionados anteriormente a los que se les aplica algún recubrimiento, normalmente con fines decorativos, aunque este no tiene por qué ser el único motivo.

Son utilizados principalmente para la fabricación de mobiliario, pero también para panelar, carpintería de interior, etc.

Melamínicos

recubiertos de melamina

Son básicamente tableros aglomerados o MDF a los que se les superponen capas de melamina impresa con un fin estético. Se trata de la forma más común de encontrar tableros de madera. También podemos encontrar, aunque no de forma tan habitual, tableros contrachapados melaminados.

Son una solución económica dentro de los tableros de madera. Permiten conseguir la apariencia de cualquier material a un coste muy inferior. Irónicamente lo que más suele imitarse son las diferentes clases o especies de madera.

Cuando se usan los tableros de melamina para revestir es frecuente recurrir a maderas aglomeradas o MDF hidrófugos e ignífugos.

La ventaja de este tipo de tableros melaminados es que ya vienen con un acabado duradero y resistente. Reducen significativamente el trabajo y la mano de obra necesaria, y por tanto también el coste del trabajo.

Usos: Mobiliario, revestimientos, manualidades.

Rechapados

rechapado

Dentro de los paneles de madera decorativos los rechapados están en la cima. Consisten en tableros sobre los que se fija una chapa de madera natural decorativa. Con ello se consigue no solo la apariencia, también la textura.

Pueden lijarse y se les pueden aplicar acabados. Incluso pueden repararse si los desperfectos no son grandes. Tiene un coste superior al de los paneles de melamina, pero nunca el de la madera maciza.

Como soporte para la chapa de madera se pueden utilizar tanto aglomerados, MDF como contrachapados. La decisión dependerá del uso.

Recubrimiento HPL

Es cada vez más habitual recubrir otros tipos de tableros con una lámina de unos pocos milímetros con laminados de alta presión.

Con ello se consigue no solo una superficie decorativa, también resistente. Es frecuente en la fabricación de encimeras (hechas de aglomerado y recubiertas de HPL), contrachapados, etc.

Barnizados, Lacados…

Se trata en esencia de tableros a los que se les ha aplicado algún acabado de este tipo: barniz, laca, esmalte…

Son poco habituales. Es mucho más frecuente que este tipo de acabados se apliquen en obra o en taller bajo pedido.

Suscribete y recibe todas nuestras novedades

Respetaremos tu privacidad.

Suscríbete y recibe las novedades en tu correo.