Tableros

Tableros Aglomerados: Características, Desventajas y Usos

¿Sabes qué características han convertido a los tableros aglomerados en la base de la fabricación de mobiliario? ¿Qué más usos tienen? ¿e inconvenientes?

Compartir:

Los tableros de aglomerado, también denominados como conglomerados de madera, son un material muy popular y común para la fabricación de toda clase de mobiliario de interior. Se puede afirmar sin riesgo a equivocarnos, que junto con el MDF, han sustituido a la madera maciza como principal material para la fabricar muebles.

tableros aglomerados

Las razones las encontramos en su excelente relación calidad/precio. Es decir, ofrece unas propiedades o características más que aceptables, que además han ido mejorando gracias a la mejora del proceso de fabricación y la incorporación de nuevos materiales, a un precio comparativamente bajo.

Como definición de un tablero aglomerado podemos decir que es un compuesto formado por partículas o virutas de madera a las que se le añaden colas y resinas termoendurecibles. A este aglomerado se le aplica calor y presión hasta obtener el tablero. El resultado puede variar en función de las maderas utilizadas, los adhesivos y otros aditivos, la presión aplicada, etc.

Una práctica habitual durante el proceso de fabricación es utilizar partículas de madera más gruesos para el interior, y antes de prensar añadir las partículas más finas para conseguir una superficie más lisa antes de aplicar el recubrimiento final.

Características

Se pueden usar diferentes maderas para fabricar tableros aglomerados. Las más utilizadas son maderas blandas, principalmente coníferas, como el pino, aunque también se pueden usar otras como el chopo o el eucalipto. Incluso en ocasiones llega a usarse madera quemada en incendios que posiblemente que posiblemente no se hubiese podido aprovechar para otros usos.

Facilidad para trabajar y mecanizar.

Estables y Uniformes. Siempre y cuando no entren en contacto con ambientes húmedos.

Excelente relación entre calidad y precio.

Se pueden recubrir con melamina u otros productos, lo que permite conseguir cualquier estilo o diseño que deseemos.

Buena resistencia. Desde luego no es la madera más dura, pero teniendo en cuenta el uso para el que está concebido el tablero de aglomerado ofrecen un muy buen resultado.

Permite un mayor aprovechamiento del árbol. Se utiliza no solo madera reciclada, también partes que se desecharían. Si a esto añadimos que se pueden reciclar, hay quien lo catalogaría como un material ecológicamente sostenible.

Desventajas

Limitada resistencia a la humedad. Por tanto solo se aconsejan en ambientes secos, y únicamente en interiores. Cuando entran en contacto con agua se hinchan, y no vuelven completamente al estado original. El problema es menor cuanto mayor es la densidad del tablero.

No ofrecen una superficie totalmente lisa. Aunque hoy en día se consiguen aglomerados con una superficie muy lisa, no lo es completamente. En los casos de aglomerados baratos o de baja gama esta cuestión representa un gran problema ya que estas irregularidades se telegrafían y pueden apreciarse aunque el tablero esté recubierto.

Contenido en Formaldehido. Este es un producto químico catalogado como dañino para la salud en determinadas concentraciones y que se utiliza como componente en los adhesivos utilizados en la fabricación de tableros aglomerados. Su presencia se ha reducido drásticamente durante los últimos años y prácticamente todos los fabricantes tienen sus productos clasificados como E1 (baja contenido de formaldehido, prácticamente nulo) e incluso alguno lo ha eliminado.

No existe posibilidad de reparación. Ya sea porque se hinchan o se parten, no es posible repararlos.

Es necesario cantear o chapear. Este es un proceso consistente en fijar una chapa, normalmente de pvc aunque pueden utilizarse otros materiales, al canto de un tablero después de cortarlo. Si no lo hiciéramos los cantos vistos del aglomerado ofrecerían un pobre resultado, no solo desde un punto de vista estético, también sería un punto de débil frente a la humedad y la posibilidad de que se desportille el tablero.

Tipos de Tableros Aglomerados

tipos de aglomerados

Existen básicamente 5 tipos de tableros aglomerados:

  • Estándar. En este caso haremos mención a aquel que no tiene o no se le han añadido características adicionales. Es decir, no se ha mejorado su resistencia a la humedad o el fuego y no está recubierto.
  • Ignífugo. En este caso se añaden aditivos ignifugantes en su composición. Gracias a esto se consigue retardar la acción del fuego. Normalmente se añade también colorante rojo para identificarlos. La demanda suele venir de ámbitos donde la legislación frente a incendios es más exigente: hoteles, oficinas, edificios públicos, ferias…
  • Hidrófugo. Los tableros aglomerados hidrófugos ofrecen un mejor comportamiento frente a la humedad. Esto no quiere decir ni mucho menos que sean inmunes. Para su fabricación se alteran los porcentajes de madera y aglutinante, y la composición de estos. Es habitual añadir colorante verde para facilitar la identificación. Puede utilizarse como base para suelos y para la fabricación de mobiliario en ambientes húmedos como cocinas y baños.
  • Aligerados. En algunas ocasiones puede ser deseable un tipo de tablero aglomerado más ligero, por ejemplo para fabricar puertas. Cuando este es el objetivo el aglomerado no solo estará compuesto de madera, también por otros materiales como algunos polímeros sintéticos. Estos deben ser por un lado más ligeros que la madera y por otro no tener efectos negativos sobre la resistencia físico-mecánica del conjunto.
  • Decorativos o Recubiertos:
  • Todos estos tipos de tableros aglomerados se encuentran combinados, es decir, podremos comprar un aglomerado hidródugo recubierto de melamina.

Medidas Y Precios

Los espesores más habituales son lo de 10, 16, 19, 22 y 30 milímetros.

En cuanto a dimensiones (largo x ancho) 244×122 centímetros es lo más común, aunque también son habituales 285×210, 244×250 y 366×205 centímetros.

Para hacernos una idea el precio de un aglomerado de 244×122 de 16 milímetros de grosor (el formato más habitual) tiene un precio que ronda los 16 € (aprox. 5,34 €/m2).

¿Qué Densidad Tienen los Tableros Aglomerados o de Partículas?

Los tableros aglomerados se comercializan en medidas y espesores bastante estandarizados. Esto es relevante de cara a la densidad, ya que al fabricar el tablero en pequeños espesores se le da algo más de densidad para mejorar algo su resistencia. Normalmente según se va incrementando el espesor del tablero de partículas va reduciéndose la densidad.

  • En espesores menores de 10 mm la densidad puede estar entre los 720-740 kg/m³.
  • 10 mm es un espesor bastante habitual, utilizado principalmente para el interior de cajones y traseras de muebles. La densidad media del tableros aglomerado este caso será de 700 kg/m³.
  • Los espesores más habituales son los de 16mm y 19mm. En este caso la densidad suele estar entre 675-690 kg/m³.
  • Entre 25-30 mm la densidad se situará aproximadamente entre 650-670 kg/m³.
  • A partir de 30 mm la densidad puede bajar hasta 640-650 kg/m³. Rara vez baja de este nivel.

Para hacernos una idea, maderas como el fresno, el roble o el abedul tienen esta densidad, y otras como el abeto o el pino la tienen mucho menor. En esta comparación con maderas naturales hablamos solo de peso por volumen, en ningún caso de resistencia.

También es conveniente mencionar que no todos los fabricantes ofrecen exactamente el mismo producto. Puedes existir diferencias en la composición y por tanto también en la densidad de los tableros aglomerados.

Usos

El principal uso de los tableros de aglomerado de madera es la fabricación de mobiliario de interior: modulación de cocinas, armarios, cómodas, zapateras, estanterías, muebles de oficina…

También carpintería de interior como puertas, encimeras

En las versiones hidrófugas e ignifuga su uso e extiende a revestimiento de suelos, paredes y techos, tabiques.

Aglomerado o MDF ¿Qué es mejor?

Como ya comentábamos al principio, los tableros de aglomerado y los MDF (medium density fibreboard) se han convertido en el estándar de la fabricación de mobiliario desplazando a la madera maciza y otros tipos de tableros.

Ambos materiales son similares, sin embargo existen diferencias sobre las que merece hacer hincapié con el fin de facilitar la elección de uno u otro.

Ya sabemos que los aglomerados están compuestos en su mayoría por madera triturada. Los tableros MDF son también en gran parte madera, sin embargo en esta ocasión la madera se descompone en fibras, es decir partículas mucho más pequeñas.

La primera implicación de esta diferencia es la calidad de la superficie del tablero en términos de uniformidad y textura. Un MDF es mucho más liso y uniforme al tacto que un aglomerado, lo cual significa que a la hora de aplicar cualquier acabado (barnices, esmaltes, lacas…) el resultado será mucho mejor.

También tiene ventaja el MDF cuando nos encontramos frente mecanizados con curva, por ejemplo el bocel de una moldura o un rodapie. Y también frente a curvados. Mientras que el MDF es maleable en cierta medida, el aglomerado se parte con facilidad cuando se curva.

Son sustitutos, con unas prestaciones muy similares, en la fabricación de mobiliario donde predominan las líneas rectas. En este caso, el inferior precio de los paneles aglomerados les da cierta ventaja.