Materiales

Muebles de Melamina: Características, Ventajas y Desventajas

La Madera Recubierta de Melamina es el principal material para la fabricación de muebles de interior. Presenta interesantes ventajas y también algún inconveniente

Compartir:

muebles melamina

Los muebles de melamina se han convertido con el paso de los años en la opción favorita de muchos consumidores. Las razones son múltiples: precios muy competitivos, materiales fáciles de trabajar, calidad en constante mejora, etc. Esto no quiere decir que este tipo de muebles no esté exento de problemas.

Pero no solo han ganado adeptos entre los consumidores. También son muchos los aficionados al bricolaje que se aventuran a trabajar el material. Cada vez son más habituales las guías, consejos y planos de muebles de melamina que podemos encontrar por la red. Incluso encontramos abundante software y herramientas que nos ayudan en la planificación de cortes y canteado de este tipo de mobiliario.

Características del Material

Cuando hablamos de muebles de melamina no referimos principalmente a aquellos fabricados a partir de tableros derivados de madera recubiertos de resinas melamínicas. Es decir, la melanina es tan solo la capa plástica que recubre el tablero con el fin de fijar y conservar el papel decorativo donde se ha impreso el diseño.

Se utilizan principalmente dos tipos de tableros o materiales para recubrir de melamina y fabricar muebles. Cada uno de estos tiene sus características, de forma que el resultado será diferente.

  • Aglomerado. Los tableros de aglomerado son algo más comunes, más ligeros, también menos resistentes, y más baratos. La superficie es más rugosa, por lo que se corre el riesgo de que con el tiempo esta rugosidad se telegrafie y se aprecie en la superficie. Esto último sucede principalmente con los diseños de colores lisos.
  • Tableros de fibras (Baja, media y alta densidad). Comúnmente hablamos de mdf o dm, el cual ofrece una superficie realmente lisa e ideal para la melamina. En función de su densidad puede ser más pesado, estable y caro que el aglomerado.

Aunque estos son los soportes más habituales no son la única opción, también podemos encontrar contrachapados, etc. Incluso se comercializan combinaciones de tableros: interior de aglomerado u OSB, recubierto de unas finas capas de MDF para mejorar el acabado de la melamina.

Ambos tipos de tablero se pueden encontrar con mejoras frente a la humedad y el fuego. Es decir, hidrófugos e ignífugos. Estas mejoras implican también un mayor precio de los muebles de melamina.

Los cantos en los Muebles de Melamina

Al trabajar con tableros recubiertos de melamina es necesario saber que los bordes o cantos están desnudos y es necesario cubrirlos. Para ello se utilizan cintas que se pegan y cortan a medida. Este proceso se llama cantear o enchapillar.

Estas cintas pueden fabricarse con distintos materiales y pueden pegarse utilizando diferentes técnicas y colas. Las más habituales son las cintas de PVC, que además permiten una gran variedad de diseños, casi tanto como con la melamina. También puede utilizarse chapa de madera natural, madera maciza, etc.

canto mueble

Esta cuestión es además importante porque los cantos son uno de los grandes puntos débiles de los muebles de melamina.

  • Desde un punto de vista estético un canto desnudo o mal canteado afea el mueble. A lo que hay que añadir que los cantos pueden soltarse con el tiempo, ya sea por un mal uso o por haber sido mal pegados.
  • Los cantos desnudos, mal encolados o donde se ha usado una cola de mala calidad facilitan el paso de la humedad al interior del tablero. Si esto sucede el mueble se hinchará y estropeará rápidamente.

Diseño y Colores en Melamina

Esta es una de las grandes ventajas de los muebles melaminados. Se pueden hacer en cualquier color o diseño que se pueda imprimir. Por tanto están disponibles en colores lisos, en diseños originales o imitando otros materiales como las maderas o el mármol.

Con el tiempo no solo se han ido mejorando cuestiones como calidad de las impresiones o la resistencia. Otras como la sincronización entre diseño y la superficie también han mejorado mucho la textura. Es decir, podemos encontrar algunos casos donde no solo se imita la apariencia de la madera, también el tacto.

Aunque no es habitual, es posible también lacar o pintar muebles de melamina. Este tipo de trabajos de bricolaje se hace principalmente con el fin de dar un nuevo aire a algún viejo mueble y ahorrar algunos euros.

Ventajas de los Muebles de Melamina

  • Excelente relación calidad/precio. La utilización de tableros aglomerados y mdf como soporte reduce el coste del mueble significativamente. Además las prestaciones, en cuanto a resistencia y estabilidad, son buenas.
  • Infinitas posibilidades de diseño. Como ya hemos dicho, la utilización de papel impreso y melamina permite prácticamente cualquier diseño y color. El problema radicaría en encontrar la empresa que comercialice lo que estamos buscando.
  • La melamina es impermeable. La capa de melamina que cubre el tablero y por tanto el mueble es impermeable. De tal forma, para que la humedad penetre al interior de la madera debe hacerlo a través de golpes o arañazos que hayan roto esta capa o a través de los cantos.
  • Fácil de limpiar.
  • Las resinas melaminicas son un producto plástico antibacteriano.
  • Facilidad a la hora de trabajar y mecanizar. Este tipo de tableros son muy fáciles de manipular, trabajar, mecanizar y no es necesario aplicar acabados adicionales. Lo cual reduce aún más el coste total del mueble.

Desventajas de los Muebles de Melamina

  • Dificultad de reparación. Si la melamina se parte no se puede reparar. Podemos tratar de disimularlo o cubrirlo, pero nunca reparar.
  • Desgaste. Con el tiempo y el uso este tipo de superficies se desgasta. Este desgaste se acelera con algunos productos de limpieza y es especialmente apreciable en colores lisos.
  • Humedad. El gran inconveniente de los muebles recubiertos de melamina lo encontramos en la resistencia a la humedad del soporte, es decir, del tablero. Tanto el aglomerado como el MDF se hinchan en contacto con el agua. Los tratamientos hidrófugos reducen los efectos de las humedad, pero no los vuelven completamente inmunes. Si la hinchazón no es excesiva podemos tratar de solucionarlo.
  • Resistencia limitada al calor. Si el calor es excesivo la superficie puede quedar dañada.
  • Necesidad de cantear. Como ya hemos dicho, es necesario realizar un canteo de las piezas que componen el mueble. En muchas ocasiones, en las piezas y cantos interiores y ocultas, con el fin de abaratar costes, no se realiza canteo.
  • Necesidad de maquinaria para realizar cortes. Si bien hemos mencionado que trabajar con tableros melaminados es sencillo, el corte no puede realizarse con cualquier herramienta. Para un corte realmente perfecto necesitaremos maquinaria industrial, de lo contrario las esquinas quedarán escamadas o desportilladas. Aquí encontrarás algunos consejos para realizar cortes de manera amateur y reducir al mínimo este problema.
  • Telegrafiado. Este problema lo encontramos especialmente cuando se han utilizado materiales de baja calidad (aglomerados) o en colores especialmente claros como el blanco. Con el tiempo y el desgaste se verán algunas manchas, que en realidad son las partículas que componen el aglomerado que empiezan a estar visibles y que incluso afectan al tacto.

¿Qué tipos de Muebles Melaminados se Fabrican?

cocinas y armarios melamina

Como ya hemos dicho, este tipo de muebles son a día de hoy los más habituales. Su uso está realmente extendido y los podemos encontrar en cualquier lugar de la casa, incluso en baños y cocinas.

Tan solo se desaconsejan en exteriores y en algunas zonas de humedad extrema como saunas.

Son comercializados por toda clases de tiendas de muebles y centros de bricolaje. Incluso llama la atención que muchos profesionales de la madera han dejado de trabajar la madera maciza o natural en favor de este tipo de materiales (en algunos casos por decisión propia y en otros al ser lo que demandan sus clientes).

Es importante destacar la presencia que tienen dentro de los módulos y muebles de cocina. Hoy en día es una excepción la cocina que no se fabrique utilizando mobiliario de melamina. Prácticamente toda la modulación es de este tipo, aunque en algunos casos para las puertas se utilicen otros tipos de madera y/o acabados.

Los armarios de melamina son también cada vez más habituales, junto con los muebles de televisión, estanterías…

¿Mueble de Melamina o Madera Maciza?

Esta es sin lugar a dudas una pregunta trampa. Existen muchas variables a considerar antes de poder dar una respuesta.

No podemos decir simplemente que la madera maciza es mejor que un tablero aglomerado o mdf. No todas las maderas son iguales, y tampoco todos los tableros lo son.

Con los acabados sucede más o menos lo mismo. Sin embargo no en cuanto a precios, donde siempre será más económico un tablero melaminado.

Si solo manejamos la variable precio, es muy probable que la opción más barata sea un mueble melaminado. Pero también te aseguro que según vayamos subiendo de gama encontraremos muchos muebles hechos con tableros melaminados superiores, tanto en precio como en calidad, a otros hechos con madera maciza.

También es importante decir, que ambos materiales no solo pueden verse como sustitutivos. En muchísimas ocasiones los veremos combinados, incluso con otros, en un mismo mueble.


Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *