Bricolaje / DIY

Mejores Tableros y Maderas para Camperizar Furgonetas

¿Se puede utilizar cualquier madera o tablero para camperizar una furgoneta? ¿Por qué unos son más adecuados que otros? Contrachapados, OSB, Fenólicos, MDF...

madera para camperizar

La idea de redactar este artículo es algo a lo que llevamos tiempo dándole vueltas. No somos un portal dedicado a la camperización de furgonetas, de hecho, seguimos algunos que cuentan cosas muy interesantes. Sin embargo, recibimos muchas consultas sobre el tema, y creemos que algo podemos aportar, tanto por nuestra experiencia en el mundo de la madera en general, como por los pasos que hemos dado dentro del mundo camper.

En este artículo vamos a dar por hecho que conoces los diferentes tipos de tablero de madera y derivados que existen. Si no fuera así, en el siguiente enlace podrás consultar nuestra guía sobre tableros.

¿Qué requisitos debe tener una madera para camperizar?

  • Estabilidad dimensional. La madera es un material higroscópico, es decir, su volumen se ve alterado frente a cambios en el grado de humedad ambiental. Lo cual, será habitual en un uso como este. Por tanto, y teniendo en cuenta que no todas las especies de madera y tableros se comportan igual, una mala elección puede provocar deformaciones, juntas abiertas, levantamientos, etc.
  • Ligereza. Un mayor peso implica no solo mayor consumo de combustible, también mayor desgaste del vehículo. Por tanto, cuanto más ligeros sean los materiales utilizados para la camperización mejor.
  • Resistencia. Un material excesivamente blando se dañará, doblará, etc. Esto es especialmente relevante en un contexto donde el espacio y la posibilidad de llevar repuestos y realizar reparaciones es limitada.

¿Debemos utilizar la misma madera camper para toda la furgoneta?

Nuestra opinión es que la clave está en el mix, es decir, combinar y utilizar el tipo de madera más adecuada en cada ocasión y variar espesores en función del uso. Sin embargo, somos conscientes de que esto dispara el coste y el desperdicio de material.

Los tableros en la mayoría de ocasiones se venden por unidades, por ejemplo en dimensiones de 2440×1220 mm, y no en fracciones. Si utilizamos el mismo tablero para todo, o al menos una combinación más reducida, el desperdicio, y por tanto también el coste, será menor.

Es decir, un mix podría ser contrachapado de abedul de 15 mm para la cama, contrachapado de chopo de 12 mm como madera ligera camper para la modulación, OSB como subsuelo, etc. Hacerlo así podría elevar el precio ya que podríamos no aprovechar algunos tableros.

Si solo fuéramos a utilizar un único tipo de madera o tablero, ¿Cuál sería?

La primera parte de la respuesta a esta pregunta es fácil: contrachapado fenólico.

Si tuviéramos que concretar aún más, diríamos que contrachapado fenólico de abedul de 12-15 mm de espesor. Podríamos considerar a este como el comodin de la camperización.

En el caso de este material, los espesores superiores son habituales, y obviamente implican mayor dureza, establidad, etc., pero consideramos que es un claro sobredimensionamiento.

Los tableros contrachapados son resistentes, estables y cuando se han fabricado utilizando colas fenólicas (contrachapado fenólico o contrachapado marino), son también resistentes a la humedad.

Por otro lado, este tipo de tableros para camperizar furgonetas pueden fabricarse utilizando diferentes tipos de maderas, e incluso combinarse en un mismo tablero. Las especies de madera más demandadas suelen ser el chopo y el abedul. La primera es una especie blanda, de poca resistencia natural, pero bastante ligera. El abedul es más pesado, pero también más resistente y estable. De ahí, que esta última sea más adecuada para usos exigentes.

¿Y los fenólicos compactos?

Este tipo de tablero supera al contrachapado camper en ciertos sentidos: son más resistentes frente a impactos y desgaste, más estables y también más durables.

Entonces, ¿por qué decimos que el contrachapado es mejor opción? Los tableros fenólicos compactos son mucho más pesados (en torno a 1.000 kg/m3, lo que podría significar más del doble de peso en comparación con un contrachapado en función de la madera utilizada), bastante más caros y difíciles de trabajar.

¿Y los tableros OSB?

A lo largo de esta web hemos hecho varias comparaciones entre los tableros OSB y los contrachapados, y la conclusión es que para determinados usos el desempeño es equivalente. Sin embargo, en este caso no.

Los tableros OSB son ligeramente más pesados y menos estables frente a la humedad y cambios ambientales. Aunque, por otro lado, son más económicos.

¿Con esto queremos decir que debemos descartarlos? Ni mucho menos, son perfectamente válidos, lo que estamos diciendo es que hay una opción mejor.

¿Son el aglomerado o el MDF una buena opción de tableros para camperizar?

Son una opción, pero desde luego no son la mejor. Esta es la respuesta rápida, ahora vamos a argumentarlo.

Son pesados, con una densidad aproximada de 650-700 kg/m3, si entran en contacto con líquidos o están sometidos a ambientes muy húmedos se deforman y no vuelven a su estado original, y por último, no son la opción más resistente.

A pesar de esto, el uso aglomerados o MDF para camperizar es posible, de hecho, mucha gente los utiliza, principalmente para fabricar el mobiliario o modulación.

Por otro lado, no podemos olvidar que son baratos, y muy muy fáciles de conseguir.

Existen tableros aglomerados y MDF hidrófugos, los cuales tienen un comportamiento mejorado frente a la humedad, pero aun así, siguen estando muy lejos de un contrachapado fenólico en este sentido.

Suscríbete y recibe todas nuestras novedades

Respetaremos tu privacidad.