Compartir
pinturas de interior

Conozca lo que necesita saber al comprar pintura para su casa. Aquí encontrará una guía para seleccionar la pintura para interiores que tenga mayor duración y haga que su hogar luzca mejor.

Cómo comenzar

Analice su habitación. La manera en la que usa el color depende del lugar en que lo use. Cada habitación tiene sus propios elementos y funciones. En primer lugar, piense en la estructura de la habitación. Considere su forma y tamaño. Un color más claro puede hacer que una habitación pequeña parezca más espaciosa, mientras que un color más oscuro puede ayudar a que un habitación inmensa parezca más acogedora.

Tenga en cuenta cualquier detalle arquitectónico, como molduras, rebordes, columnas y soportes. ¿Qué es atractivo y qué no lo es? Intensidades y tonos variados pueden complementar la arquitectura, los muebles y los objetos de arte. Recuerde que la pintura para pared interior puede acentuar las características de una habitación u ocultarlos.

Su elección del color también depende en gran medida de la función. ¿La habitación estará destinada a comer, dormir, trabajar, entretenerse o algo completamente distinto? Un tono cálido en la sala de estar brinda una atmósfera más confortable y acogedora para los invitados que un color más frío.

Cómo seleccionar la pintura para interiores

Antes de elegir su pintura, piense en cómo la habitación encaja con el resto de las cosas. ¿Dónde está situada en relación a las demás habitaciones? ¿Es un área muy o poco transitada? La pintura mate, por ejemplo, queda mejor en los techos, paredes, imperfecciones de la superficie y cualquier otro lado en el que se prefiera una superficie apagada y con poco reflejo. Un acabado mate es mejor para aquellas áreas no muy transitadas en su casa ya que limpiar las manchas de este tipo de pintura requiere mayor esfuerzo.

Use una pintura con poco lustre, satinada y semimate en las áreas donde se desee un brillo. Estas pinturas se limpian más fácil que las pinturas mate y se mantienen mejor luego de lavados repetidos. Resisten el desgaste en pasillos muy transitados, trabajos en madera, cocinas, baños, habitaciones de niños y salas de juego, mucho mejor que otros acabados.

La pintura y el esmalte semibrillante y de alto brillo son los más aptos para pasamanos, barandas, repisas, gabinetes de cocina, muebles, jambas de puertas, alféizares de ventanas y cualquier otra superficie que desee acentuar. Pero tenga cuidado: cuanto más alto sea el brillo, más enfatizará cualquier imperfección presente en las superficies.

Cómo elegir una paleta de colores

color pintura interior

¿Tiene dificultades para decidir cuál será su paleta de pintura? Elija una orientación de diseño. Si ya ha elegido la decoración para interiores o está decorando una habitación que ya está amueblada, concéntrese en su color favorito de una tela, un objeto de arte, un mueble u otro elemento.

Sea arriesgado con los colores: no tenga miedo de pintar en colores intensos y brillantes. Si su habitación no está amueblada, un color vivo podrá llenarla hasta que pueda colocar muebles en ella.

Ante todo, piense en usted. El color de la pintura debería reflejar su estado de ánimo y su personalidad. ¿Cuáles son sus colores favoritos? Si está teniendo dificultades para seleccionar un color, intente buscar en su armario. Los colores que prefiere a la hora de vestirse son los colores que lo hacen sentir bien. Usted es quien tiene que convivir con el color elegido, de modo que le conviene convivir con las tonalidades que le encantan.

Cómo comprar pinturas de interior

Agua versus aceite. Al seleccionar un acabado para interiores, trate de elegir un esmalte a base de agua en vez de una pintura brillante a base de aceite. Los esmaltes brillantes a base de agua tienen menos olor que las pinturas convencionales a base de aceite. Son mucho más fáciles de limpiar y tienen una mayor resistencia al desgaste por el paso del tiempo.

No compre pintura interior de baja calidad. La pintura de buena calidad tiene una mayor durabilidad. Es menos propensa a ponerse amarilla a medida que pasa el tiempo, se aplica con mayor facilidad y no deja marcas de la brocha. Además, es más fácil de lavar y es resistente a la suciedad.

Compre latas pequeñas para probar sus selecciones de color y acabado en su casa. Pinte un pedazo de material sobrante, como un cartón, o incluso un sector de su pared, para analizar los efectos de las distintas condiciones de luz.