Construcción

¿Qué Tipos de Maderas son Resistentes a las Termitas y Por Qué lo son?

Las termitas son enorme problema, y la mejor manera de luchar contra ellas es prevenirlas. Para ello se puede utilizar algunas maderas, naturales y tratadas...

Compartir:

maderas resistentes a las termitas

Las termitas son una de las peores plagas que una casa o zona puede sufrir. Atacan no solo la madera que puede haber en una casa (puertas, ventanas, suelos, vigas, armarios…) también otros materiales que pueden contener celulosa como libros, alfombras…

Son una plaga muy destructiva, y además en numerosas ocasiones, no se es realmente consciente de la envergadura del problema hasta que ya es tarde, y estos insectos han causado daños irreversibles.

El problema es más habitual en unas zonas que en otras, aunque por desgracia está empezando a ser frecuente en lugares donde antes no lo era. La preocupación por tanto también va en aumento, y los propietarios que no quieren ver sus casas arrasadas buscan formas de protegerse, y sobre todo de prevenir.

Una forma de hacerlo, no la única, es utilizar maderas que de forma natural ofrecen resistencia o repelen a las termitas.

Para empezar con esta tarea de prevención lo primero es entender que las mueve.

¿Por que Atacan las Termitas la Madera?

Existen diferentes tipos de termitas. Las más conocidas son las subterráneas, las de madera seca y las de madera húmeda. Cada una de ellas tiene sus propias características y hábitos, aunque también comparten muchas cosas.

Lo primero que hay que entender es que las termitas no están buscando madera propiamente, más bien celulosa. Un carbohidrato fibroso que se encuentra en casi toda la vida vegetal, y por tanto uno de los principales componentes de la madera.

Este interés por la celulosa también explica porque las termitas atacan con mucho más énfasis la albura, que es la parte del tronco de un árbol que rodea el duramen (núcleo) y que a su vez es rodeada por la corteza. Esta capa intermedia, de color más claro normalmente, es más húmeda, ligera y tiene una mayor proporción de celulosa.

Esto no quiere decir que las termitas no puedan atacar el duramen de una madera, sino que lo harán en menor proporción.

La humedad juega también un papel fundamental. La mayoría de termitas no ataca maderas que estén secas (menos de un 12% de humedad). Aunque hay algunas excepciones, por ejemplo la especie C. brevis, es habitual en construcciones humanas, y no tanto en ambientes húmedos.

En cuanto a prevención la primera medida que debemos adoptar es evitar que la madera entre en contacto con el suelo. En la mayoría de ocasiones, al rastrear para encontrar el foco inicial del problema suele ser una viga enterrada directamente en la tierra, la raíz de árbol cortado que se ha dejado próximo a la casa, leña apilada, etc. En contacto con el suelo la madera se deteriora más rápidamente y aumenta su grado de humedad, convirtiéndose en un imán para las termitas y otros insectos xilófagos.

Las Maderas y Su Resistencia a Las Termitas

¿Por Qué son más Resistentes algunas Maderas de forma Natural?

Algunas maderas, más concretamente el duramen, presentan naturalmente compuestos como: aceites esenciales, resinas, taninos, terpenos, compuestos fenólicos o algunas sustancias hidrosolubles tóxicas. Estos componentes pueden tener efectos sobre los hongos e insectos que intentan alimentarse de ellos. En algunas ocasiones los repele, inhibe su desarrollo, y en otras simplemente las mata.

Sin embargo con el tiempo, las resinas y muchos de estos compuestos van desapareciendo, y con ellos las resistencia natural de estas maderas a las termitas. De ahí que, aunque se usen estas maderas, siempre es conveniente algún tratamiento, mantenimiento y supervisión periódica.

Algunas de estas madera son: Teca, Cedro, Secuoya, Ciprés, Enebro…

Especies Tóxicas (Malaysian Woods)

Existen algunas maderas que son especialmente tóxicas para la termitas. Estas se conocen como maderas malasias y se encuentran de forma natural en bosques de Malasia, y también hay alguna especie de este tipo en Hawai. Entre estas destacan el tualang, sentan, kempas.

Maderas tratadas

El uso de maderas tratadas no ha parado de crecer especialmente en los zonas y países donde las termitas son un problema habitual. Por ejemplo en Estados Unidos.

Las maderas tratadas no solo mejoran respecto al tiempo que tardan en descomponerse, y por tanto en convertirse en alimento para termitas. Además si se utilizan componentes como sales de boro añadimos una barrera extra, ya que este producto químico tiene efectos sobre el ciclo reproductivo de las termitas.

Composite o Madera Tecnológica

La madera tecnológica, también denominada composite o wpc, es un compuesto obtenido principalmente de la unión de fibras de madera y resinas. A priori, al contener madera, es también alimento para termitas.

Sin embargo además de tratarse químicamente para evitar este problema, este derivado de la madera es también en gran medida plástico, un producto no muy atractivo para termitas, y no tiene sentido que ataquen este material teniendo madera natural a su alcance.

¿Y que pasa con los tableros aglomerados y mdf?

A pesar de la creencia popular, los tableros mdf y aglomerados no son un excepción y pueden verse afectados por las termitas. Sucede más o menos lo mismo que con el composite, que está fabricado a partir de madera, y por tanto contienen celulosa.