madera acetilada

Existen diversos métodos con los mejorar y/o permitir el uso de maderas en exteriores. Se trata de una demanda cada vez más habitual, dado el resurgido interés por la madera en usos para los que llevan años olvidadas.

En esta ocasión haremos referencia a uno de los tratamientos más novedosos, la madera acetilada. Con este se consigue alcanzar con especies coníferas una durabilidad de Clase 1, una clasificación a la que solo llegan de manera natural algunas especies tropicales.

¿Qué es la madera acetilada?

La madera acetilada es un tipo de madera tratada para mejorar sus prestaciones al exterior. Con este proceso, el cual no requiere la utilización de productos tóxicos, se modifica la estructura interna de la madera reduciendo su capacidad de absorber humedad.

Entre las ventajas de este tipo de tratamiento, frente a otros alternativos, encontramos la conservación de la resistencia, dureza y apariencia natural de la madera, destacando la sustancial mejora de la estabilidad (reducción de movimiento).

Usos de la madera acetilada

Debido a sus excelentes prestaciones frente a los agentes externos sus principales usos son: mobiliario urbano, tarima y carpintería de exterior, revestimiento de fachadas, construcción, etc.

Cómo ya mencionamos la madera acetilada se puede clasificar en cuanto durabilidad como Clase 1. Por tanto en cuanto a clases de uso alcanza la 3.1 (madera al exterior sin contacto con el suelo y protegidas), 3.2 (maderas al exterior sin contacto con el suelo y sin protección) y 4 (maderas al exterior en contacto con el suelo). Todo ello según la normativa europea.

¿En qué consiste el proceso de transformación?

Como todos sabemos la madera está continuamente adaptándose al grado de humedad del ambiente. Absorbe y suelta agua de manera de continua, lo que produce las contracciones y dilataciones.

Con el proceso de acetilado de la madera lo que se pretende en reducir esta absorción natural de agua por parte de la madera. Desde un punto de vista químico los hidróxilos libres son los responsables de absorber la humedad. Con la acetilación se consigue convertir estos hidróxilos libres en grupos de acetilo, con lo que se consigue reducir de manera muy notable la capacidad de la madera de absorber agua.

Para ello se utiliza anhídrido acético, el cual proviene del ácido acético (estando diluido se conoce como vinagre). Además durante el proceso se requieren ciclos de altas temperaturas y vacío para conseguir la reacción deseada.

Además de la mencionada alteración, es habitual que la madera incremente su densidad entre 1-8%.

Ventajas de la madera Acetilada

Existen otros tratamientos para conservar la madera en exteriores. Algunos son superficiales, y otros también modifican la estructura de la madera. Cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes. Para el caso de la madera acetilada:

  • Se mejora considerablemente la durabilidad de la madera.
  • Se reducen drásticamente las necesidades de mantenimiento.
  • Se mejora la estabilidad dimensional de la madera. Se reducen las contracciones y dilataciones entre un 70 y un 80%.
  • Resistente a hongos e insectos. De hecho al tratarse de un tipo de madera diferente a la natural, los insectos no la identifican como tal.
  • Mantiene la apariencia natural de la madera, la modificación en el tono es apenas perceptible. Esta es una gran ventaja del proceso de acetilación, ya que otros métodos como el autoclave o la carbonización la alteran de forma considerable.
  • Características naturales de cada madera relativas a dureza y resistencia no se ven alteradas significativamente.
  • Se puede trabajar normalmente. Cortar, cepillar o mecanizar sin problemas y sin la utilización de productos químicos adicionales o maquinaria especial.
  • Puede utilizarse en ambientes marinos: paseos, puertos deportivos, piscinas…