Maderas Rojas, Cuestión de Color

maderas rojas

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Cuando elegimos una madera para un trabajo donde uno de los factores determinantes es el color de la madera pensamos en maderas claras, oscuras y también en madera roja. Una clasificación como esta puede ser algo simplista y deja fuera muchas cuestiones importantes como resistencia, facilidad a la hora de trabajar, etc., pero útil cuando lo que buscamos es precisamente eso, un color.

Por ello hemos querido hacer una pequeña clasificación donde partiendo de maderas rojas destaquemos otras cualidades de cada una de estas maderas, aunque siempre siendo conscientes que existen muchas tonalidades de rojos, de los más oscuros a los más claros, y muchas especies de un mismo árbol.

Sapelli. Se trata de la madera a la que más frecuentemente se recurre cuando se buscan tonos rojizos. Se trata de una madera tropical, relativamente abundante, por lo que no suele tener un precio excesivamente elevado y que se usa especialmente para la fabricación de muebles, chapas de madera y en alguna ocasión para la fabricación de parquet. Tiene una tonalidad claramente rojiza, tirando al castaño, y que con el tiempo se va oscureciendo. No es una madera difícil de trabajar, aunque puede presentar algún problema en algunas tareas de mecanización

Cedro. Es madera con tonos rojos y marrones, siendo la especie que proviene del Pacífico la que presenta una tonalidad más rojiza. Es fácil de trabajar, presenta una buena resistencia a la pobredumbre e insectos, por lo que se suele usar en exteriores (puertas, ventanas, pérgolas) e incluso para la fabricación de barcos.

Bubinga. Madera originaria de áfrica con un color pardo rojizo. Se usa principalmente para mobiliario, torneados y chapas decorativas, aunque también se puede utilizar para carpintería de exterior. No es complejo de trabajar, aunque al ser una madera dura es necesario maquinaria potente.

Cambara. Madera con tonos marrones, pardos y rosas. Tiene fibra recta y grano grueso. Es fácil de trabajar, tanto aserrado como mecanizado. A pesar de ser una madera tropical no presenta una importante resistencia a humedad e insectos por lo que no se recomienda su uso para exteriores. Se usa principalmente para la fabricación de muebles.

Acacia. Estamos ante una madera noble con una muy buena respuesta tanto en interior como en exterior. Es muy utilizada en algunas zonas, como en el norte de Europa, para la fabricación de parquets, revestimientos o mobiliarios e incluso barcos.

Caoba. Tiene su origen en bosques de Centro y Sur América. Sus tonailidades van del amarillo blanquecino al rojo claro, aunque se oscurece con la luz. Sus aplicaciones principales son la ebanisteria, el mobiliario y la fabricación de chapas de madera. Es fácil de trabajar aunque puede dar problemas con algunos acabados o barnices.

Abedul. Desde tonos amarillentos a anaranjados, y frecuentes nudos. Se utiliza para chapas, torneados y carpintería de interior. Puede presentar problemas con algunos tipos de mecanizado, aunque no es frecuente.

Normalmente las maderas que tiene un tono rojizo más intenso son las maderas tropicales, aunque esto es solo una generalización y no una norma.