Madera

Maderas para Exterior: Tipos, Especies y Tratamientos

Las maderas para exterior son especialmente demandas por sus cualidades superiores frente humedad, insectos y/o hongos. Tipos, Tratamientos y Clases de Uso

madera para exterior

Cuando buscamos maderas para exterior nos referimos a aquellas que de forma natural son aptas para estar a la intemperie. Es decir, la humedad, hongos, insectos o incluso el sol les afectan en menor medida.

Estas son especialmente demandas para su uso como tarimas, revestimientos de pared, fabricación de estructuras e incluso mobiliario. Son en estos usos donde los consumidores buscan unas prestaciones adicionales, como pueden ser la resistencia a golpes, humedad y/o insectos.

Estos suelos de madera para exterior son utilizados para crear terrazas, patios o entornos de piscinas. También pueden ser usadas para fabricar otras estructuras de madera que estarán en exteriores como pérgolas, porches o cubiertas.

Aunque estas maderas presenten una resistencia natural nunca está de mas aplicar tratamientos protectores. No solo son necesarios, con ellos aseguraremos una muy larga vida a estas maderas para intemperie.

usos madera intemperie

5 especies de madera para exterior

  • Madera de Teca. Esta madera tiene su origen en Indonesia y posee originalmente un color dorado que poco a poco se va tornando en plateado. Posee unas cualidades de resistencia privilegiadas que la hacen ideal para toda clase de trabajos en exteriores: tarimas, mobiliario de exterior o incluso la fabricación de barcos. A diferencia de otras especies de madera, la teca produce un aceite natural que reduce la necesidad de utilizar productos protectores y selladores.
  • Madera de Iroko. Conocida como la “Teca Africana la madera de Iroko es natural de África y tiene un color amarillento que rápidamente se oscurece hacia un bonito y rico marrón. También es utilizado para una gran variedad de trabajos especialmente: la fabricación de tarimas, encimeras, barcos e incluso instrumentos musicales. No le afectan especialmente los insectos y hongos.
  • Madera de Cumaru. En este caso es conocido como la “Teca Brasileña”. Tiene su origen en Sur América y parte de un color entre amarillo y rojo que poco a poco va adquiriendo tonalidades plateadas. La madera de cumarú presenta unas grandes propiedades para su utilización en la fabricación de barcos y su comportamiento frente al fuego es realmente excepcional, similar al del acero o el hormigón. Al igual que los anteriores tipos de madera es muy resistente a los insectos y humedad por lo que también se usa en muchas ocasiones para fabricación de tarima exterior.
  • Madera de Ipé. La madera de Ipé es originaria de Sur América y tiene un color oliva marrón oscuro que puede oscurecerse aún más. Es una madera muy conocida y demandada para la fabricación de tarima exterior dada su enorme resistencia y su durabilidad en ambientes húmedos y frente a insectos. También presenta un buen comportamiento frente al fuego dada su gran densidad. No se trata de una madera fácil de trabajar y produce un intenso desgaste en la herramienta y maquinaria. Se debe a que es muy dura y densa, muchísimo más que la mayoría.
  • Madera de Cedro. En este caso se trata de una madera apta para exteriores relativamente ligera. Existen varias subespecies y es abundante. Tiene un color rojizo característicos y es más liviana que las anteriores. Lo que le otorga a la madera de cedro la capacidad de usarse en exteriores y ser resistente a la humedad e insectos es su resina.

Precios de especies de  maderas para exterior

Aquí puedes encontrar los precios aproximados de estas maderas para exterior, siempre sujeto a las variaciones y fluctuaciones típicas del mercado.

MaderaOrigenOtras característicasResistencia al fuegoResistencia a insectos y hongosPrecio
TecaIndonesiaGran resistencia intemperieBuenaSi61,50 €
IrokoÁfricaAdquiere tonalidades muy ricasBuenaSi46,40 €
CumaruSur AméricaGran resistencia a la putrefacciónMuy BuenaSi29,35 €
IpeSur AméricaEnorme ResistenciaMuy buenaSi43,50 €

Tratamientos para obtener madera para exterior

No necesariamente debemos recurrir a especies que tienen una resistencia natural. Es posible utilizar otros tipos de madera para exterior si aplicamos alguna modificación o tratamiento que las habilita para ello.

  • Autoclave. Consiste en secar la madera en tubos de vacío y aplicar sales de cobre que recubren las células de la madera y la protegen.
  • Madera termotratada. En ausencia de oxígeno se aplica calor sobre la madera, casi hasta el punto de combustión. Esto altera la composición química de la madera y sus propiedades.
  • Carbonización. Se trata de una técnica tradicional japonesa de preparar madera para exterior. Consiste en quemar la capa superficial, unos pocos milímetros, y luego se limpia con agua y cepilla para eliminar parte de lo que se ha carbonizado. La madera queda con un tono grisáceo oscuro. Es necesaria la aplicación a posteriori de alguna cera o resina.
  • Madera Acetilada. Es uno de los métodos más vanguardistas. Mantiene muchas de las propiedades naturales de la madera (resistencia, color…), y al mismo tiempo altera la capacidad de absorber agua de la madera, lo que mejora considerablemente su durabilidad y estabilidad.
  • Madera Furfurilada. Al igual que el método anterior, se trata de una modificación de la madera producida por agentes químicos que mejora su durabilidad y algunas de propiedades físicas. En este caso, se utiliza alcohol obtenido de furfural (subproducto agrícola).

Normalmente estos métodos se aplican en mayor medida en maderas con coste relativamente bajo y abundantes con el fin de obtener maderas para exterior baratas.

Acabados Para Proteger Madera Exterior

Por otro lado tenemos tratamientos más o menos superficiales que deben renovarse periódicamente pero que pueden ser igualmente útiles.

Existen diferentes tipos de protectores para madera exterior, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. Los podemos dividir en dos grandes grupos: productos a poro abierto y a poro cerrado (crean película).

Los productos a poro abierto se caracterizan por no crear una película impermeable alrededor de la madera, sino que permiten que la madera respire, ofrecen una mayor elasticidad y son mucho más fáciles de aplicar.

En este grupo encontramos básicamente los lasures y los aceites.

  • Lasur. Se trata de un compuesto a base de resinas elásticas, disueltas en agua o disolvente, que penetra en la madera y la protege frente a las inclemencias del tiempo, la radiación solar, insectos… Es ideal cuando existen grandes cambios térmicos y de humedad. El lasur se ha convertido en el acabado para proteger madera exterior más habitual.
  • Aceite de Linaza. Es producto que se ha usado tradicionalmente para proteger maderas de exterior. Se obtiene a partir del prensado de las semillas de lino y tiene unas propiedades similares a las del lasur. Si bien su aplicación no es compleja si que puede llevar bastante tiempo debido al número de capas que pueden hacer falta y a los largos tiempos de secado. También se comercializa con secantes y otros aditivos que mejoran algunas de sus características
  • Aceite de Teca. Se trata de un acabado para madera al exterior que combina compuestos naturales, como el aceite de tung o linaza, con otros de origen industrial. Está disponible en varios colores, ofrece filtros UV, propiedades antifúngicas… Es apto para todo tipo de maderas, especialmente tropicales.

Los productos a poro cerrado crean una película o capa que recubre la madera para protegerla. Entre sus inconvenientes destaca que esta capa tiende a cuartearse, y el proceso será más rápido cuanto más adversas sean las condiciones, es decir, cuando más protección necesita. Los fabricantes de estos tipos de protección han mejora sensiblemente, ofreciendo productos cada vez más elásticos e incluso microporosos, lo que retrasa el cuarteo o agrietamiento.

Entre los principales productos a poro cerrado que se usan como protector para madera exterior encontramos los barnices y las pinturas.

  • Barniz. En el mercado existe una gran variedad de barnices para este fin. Incluso es posible encontrar buenos productos al agua, lo que hace unos años era impensable.
  • Pinturas. Si lo que buscamos es un cambio radical de color, la opción es utilizar pinturas.

Las Clases de Uso

Hablar de exteriores es algo bastante genérico. Existen diferentes tipos de ambientes y condiciones. No es lo mismo exponer una madera a un ambiente externo, pero bajo techo, que exponerla al contacto directo y continuo de agua.

Bajo la norma EN-335 encontramos definidas 5 clases de uso. Siendo de la 3 a la 5 las que hacen referencia a usos exteriores. Es conveniente saber esto ya que al adquirir una madera o aplicar algún acabado es normal que en el etiquetado se haga referencia a la clase de uso.

  • Clase 1: Uso interior con humedad inferior al 20%.
  • Clase 2: Uso interior con humedad superior al 20%.
  • Clase 3.1: Uso exterior, sin contacto con el suelo y protegida con humedad normalmente inferior al 20%.
  • Clase 3.2: Uso exterior, sin contacto con el suelo y protegida con humedad normalmente superior al 20%.
  • Clase 4: En contacto con el suelo o en vertical con humedad permanentemente superior al 20%.
  • Clase 5: En contacto directo con agua marina.

Suscríbete y recibe todas nuestras novedades

Respetaremos tu privacidad.