Maderas para Exterior: Tipos, Especies y Tratamientos

madera para exterior

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Cuando buscamos maderas para exterior nos referimos a aquellas que de forma natural son aptas para estar a la intemperie. Es decir, la humedad, hongos, insectos o incluso el sol les afectan en menor medida.

Estas son especialmente demandas para su uso como tarimas, revestimientos de pared, fabricación de estructuras e incluso mobiliario. Son en estos usos donde los consumidores buscan unas prestaciones adicionales, como pueden ser la resistencia a golpes, humedad y/o insectos.

Estos suelos de madera para exterior son utilizados para crear terrazas, patios o entornos de piscinas. También pueden ser usadas para fabricar otras estructuras de madera que estarán en exteriores como pérgolas, porches o cubiertas.

Aunque estas maderas presenten una resistencia natural nunca está de mas aplicar tratamientos protectores. No solo son necesarios, con ellos aseguraremos una muy larga vida de esta maderas para intemperie.

usos madera intemperie

5 especies de madera para exterior

  • Madera de Teca. Esta madera tiene su origen en Indonesia y posee originalmente un color dorado que poco a poco se va tornando en plateado. Posee unas cualidades de resistencia privilegiadas que la hacen ideal para toda clase de trabajos en exteriores: tarimas, mobiliario de exterior o incluso la fabricación de barcos. A diferencia de otras especies de madera, la teca produce un aceite natural que reduce la necesidad de utilizar productos protectores y selladores, de hecho estos aceites son comercializados para su utilización en otras maderas.
  • Madera de Iroko. Conocida como la “Teca Africana” la madera de Iroko es natural de África y tiene un color amarillento que rápidamente se oscurece hacia un bonito y rico marrón. También es utilizado para una gran variedad de trabajos especialmente: la fabricación de tarimas, encimeras, barcos e incluso instrumentos musicales. No le afectan especialmente los insectos y hongos.
  • Madera de Cumaru. En este caso es conocido como la “Teca Brasileña”. Tiene su origen en Sur América y parte de un color entre amarillo y rojo que poco a poco va adquiriendo tonalidades plateadas. La madera de cumarú presenta unas grandes propiedades para su utilización en la fabricación de barcos y su comportamiento frente al fuego es realmente excepcional, similar al del acero o el hormigón. Al igual que los anteriores tipos de madera es muy resistente a los insectos y humedad por lo que también se usa en muchas ocasiones para fabricación de tarima exterior.
  • Madera de Ipe. La madera de Ipe es originaria de Sur América y tiene un color oliva marrón oscuro que puede oscurecerse aún más. Es una madera muy conocida y demandada para la fabricación de tarima exterior dada su enorme resistencia y su durabilidad en ambientes húmedos y frente a insectos. También presenta un buen comportamiento frente al fuego dada su gran densidad. No se trata de una madera fácil de trabajar y produce un intenso desgaste en la herramienta y maquinaria.
  • Madera de Cedro. En este caso se trata de una madera apta para exteriores de origen no tropical. Existen varias subespecies y es abundante. Tiene un color rojizo característicos y es mas liviana que las anteriores. Lo que le otorga a la madera de cedro la capacidad de usarse en exteriores y ser resistente a la humedad e insectos es su resina.

Precios de especies de  maderas para exterior

Aquí puedes encontrar los precios aproximados de estas maderas para exterior, siempre sujeto a las variaciones y fluctuaciones típicas del mercado.

Madera Origen Otras características Resistencia al fuego Resistencia a insectos y hongos Precio
Teca Indonesia Gran resistencia intemperie Buena Si 61,50 €
Iroko África Adquiere tonalidades muy ricas Buena Si 46,40 €
Cumaru Sur América Gran resistencia a la putrefacción Muy Buena Si 29,35 €
Ipe Sur América Enorme Resistencia Muy buena Si 43,50 €

Tratamientos para obtener madera para exterior

No necesariamente debemos recurir a especies que tienen una resistencia natural. Es posible utilizar otros tipos de madera para exterior si aplicamos algún tratamiento que las habilita para ello.

  • Autoclave. Consiste en secar la madera en tubos de vacio y aplicar sales de cobre que recubren las celulas de la madera y la protegen.
  • Madera termotratada. En ausencia de oxígeno se aplica calor sobre la madera, casi hasta el punto de combustión. Esto altera la composición química de la madera y sus propiedades.

Ambos métodos se aplican en mayor medida en maderas con coste relativamente bajo y abundantes con el fin de obtener maderas para exterior baratas.

Por otro lado tenemos tratamientos más o menos superficiales que deben renovarse periodicamente pero que pueden ser igualmente útiles.

  • Barnices y protectores para exterior. En el mercado existe una gran variedad de barnices para este fin. Incluso es posible encontrar buenos productos al agua, lo que hace unos años era impensable.
  • Lasur. A diferencia del barniz, el lasur penetra algo en la madera. Deja el poro abierto, dejando que la madera transpire naturalmente. Es ideal cuando existen grandes cambios térmicos y de humedad.