Compartir
deck composite tarima

Somos muchos los que queremos disfrutar de los exteriores de nuestra casa. En función de nuestras gustos y necesidades necesitaremos un tipo u otro de suelos de exterior. Dos de las opciones más demandas son las tarimas de madera maciza y los suelos de composite, conocidos también como deck exterior.

Aquí podrás encontrar una comparación entre ambos materiales para su uso como pavimento de exteriores, donde destacaremos las principales ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

Suelo de composite o Deck Exterior

El composite está fabricado a partir de resinas sintéticas en combinación con otros materiales, entre los que destaca la madera. Estos han evolucionado muchísimo durante las últimas décadas, tanto que podemos hablar de un producto con unas características muy superiores a las que ofrecían hace años.

Los podemos encontrar macizos o de interior alveolar. En cuanto a las texturas pueden ser lisos o con diferentes tipos de ranurados. La instalación suele realizarse sobre rastreles utilizando grapas de acero que quedan ocultas, aunque en algunas ocasiones también se puede encontrar taladrado directamente siobre el rastrel.

En las comparaciones siempre salía perdiendo esta madera deck o composite. Sin embargo, cada día es más frecuente encontrar propietarios que prefieren este tipo de suelos para exterior por su precio, apariencia, durabilidad y sobre todo poca necesidad de mantenimiento.

Las razones para elegir decks o suelos de composite para exteriores son:

  • Gran variedad de diseños, no solo imitando la madera, también imitando piedra o incluso en llamativos colores. Esta es una de las ventajas de las resinas, que pueden combinarse con cualquier tinte.
  • El mantenimiento necesario es mínimo, poco más de una limpieza con manguera. Esta es una gran diferencia con la madera que requiere un lijado y barnizado periódico.
  • Gran resistencia a golpes, humedad e insectos y hongos.
  • La instalación es bastante sencilla, especialmente para aquellos decks de composite con sistema de clip. Además se puede mecanizar prácticamente igual que la madera, e incluso cortar, lo que multiplica las posibilidades.
  • Es 100% reciclable, aunque esta no es una diferencia con respecto a la madera.

Entre las desventajas del composite destaca que frente a la rotura de una pieza las opciones de reparación son limitadas. No existe la posibilidad de lijar y barnizar de nuevo, y en los peores casos habrá que sustituir, lo cual puede ser un problema importante si el fabricante ha descatalogado el producto, han cambiado medidas, etc.

Si el suelo de composite se instala en zonas donde es posible que se manche con aceites o productos calientes, por ejemplo un restaurante o una terraza, es recomendable aplicar productos que eviten que la mancha penetre. Estos normalmente son ofrecidos por el propio fabricante. Las que ya vienen con el tratamiento que cierra el poro aplicado se conocen como tarimas sintéticas encapsuladas.

Otro problema, cada vez menos frecuente, son las altas temperaturas que estos suelos de composite pueden alcanzar. Se trata de un gran inconveniente al caminar descalzo. Conscientes de este problema, los fabricantes de este tipo de madera deck exterior han ido mejorando el producto. Sin embargo si compramos tarima composite de baja calidad el problema persistirá.

Tarimas de madera maciza

suelo exterior madera

Frente al avance de las alternativas a la madera son muchas las personas que ven en esta una naturaleza, un tacto y un sentir que no tienen otros materiales. Y en cierta medida es así, la madera es más natural que cualquier otro material.

Vale la pena mencionar que con el cuidado adecuado la duración de suelos de exterior en madera nada tiene que envidiar a los composite. Aunque por otro lado, si no se realiza este mantenimiento y se deja que la humedad y los insectos hagan acto de presencia el suelo no tardará en deteriorarse.

Por tanto, la primera pregunta que debe hacerse si está dudando entre estas opciones es si tiene el tiempo o los recursos necesarios para realizar el mantenimiento, normalmente cada 1 o 2 años en función de la madera utilizada.

Principales razones para elegir la madera:

  • La madera tiene una apariencia natural que incluso los suelos de composite intentan imitar, y aunque lo hacen realmente bien, no lo consiguen del todo.
  • Existen maderas, por ejemplo el Ipe o el cedro, con una muy buena resistencia a la humedad, por lo que esta no debe ser un problema grave. En el caso de las maderas tropicales esta resistencia se multiplica, pero también el precio.
  • Si vivimos en lugares donde la humedad es reducida podemos decantarnos por maderas blandas y más baratas, como el abeto o pino tratado en autoclave o cuperizado. Esta sería una opción mucho más económica que los suelos de composite para exteriores.

Inconvenientes de la madera para su uso como tarima de exterior

  • Pueden ser atacadas por insectos. Existen tratamientos y además algunas maderas tienen resistencia natural. Hoy en día si la prevención es la correcta no debería existir el problema, aunque fruto del despiste y la dejadez puede suceder.
  • Cambio de tonalidad. Este no es un inconveniente en si, la madera de forma natural cambia de color y somo muchos los que lo apreciamos. El problema viene de cuando hay que sustituir piezas, ya que la diferencia de color puede ser muy significativa. Mucho más que en la tarima sintética, que también cambia de color. Cabe decir que con el tiempo se van igualando las tonalidades.