Compartir
madera de olivo

La madera de olivo tiene una apariencia muy característica y apreciada. La irregularidad de sus vetas y los complejos dibujos que forman hacen que cada pieza sea única.

Es original de la zona mediterránea, es decir, sur de Europa y norte de África. Es muy abundante en esta zona, sin embargo, desde el punto de vista económico e industrial su principal uso no es la obtención de madera, sino la recolección de su fruto, la aceituna u oliva, para la obtención de aceite. En muchos casos la madera que se consigue proviene de ramas o árboles que por alguna otra razón fueron talados.

Como curiosidad cabe mencionar que la madera de olivo tiene mucho significado sentimental y religioso para las culturas que han surgido en la zona.

Características de la Madera de Olivo

  • Color ocre verdoso. Este se oscurece con el paso de los años, consiguiendo tonalidades más ricas.
  • Densidad considerable entre 850-1120 kg/m3, similar al cedro.
  • Vetas muy irregulares y tronco nudoso.
  • Secado lento. No se la considera una madera estable, es decir, con el tiempo alabea.
  • Tendencia a agrietarse, por lo que es compleja de aserrar.
    Sin embargo una vez aserrada no es difícil de trabajar. Se recomienda hacerlo con protección ya que el polvo o aserrín puede provocar irritaciones en ojos y piel.
  • Acabados muy lisos y con un buen brillo natural.
  • Es moderadamente resistente y duradera. Es susceptible al ataque de hongos e insectos.
  • La madera de olivo también tiene una fragancia afrutada muy característica.
  • Tiene un precio relativamente elevado, en gran parte debido a que normalmente no se explota el árbol para la obtención de madera.

Principales Usos

  • Tallas y torneados. Es muy común la fabricación y venta de pequeños artículos de artesanía en los lugares donde esta madera es más abundante.
  • Tarimas.
  • Chapas de madera.
  • Fabricación de mobiliario de alta calidad.