Compartir
madera de olmo

La madera de olmo ha sido tradicionalmente una de las opciones favoritas en Europa. Por un lado debido a atractiva apariencia y por otro a su excelente comportamiento en ambientes húmedos.

Es una especie que podemos encontrar principalmente en climas templados del hemisferio norte, especialmente en Europa Central y Mediterránea, América y Ásia. Su tronco es grueso, rara vez es completamente recto y los ejemplares viejos suelos estar huecos. Puede alcanzar hasta 40 metros y su copa es muy densa.

Existen varias subespecies de olmo, entre las que destacan: el olmo campestre, montano, holandés, el olmo rojo americano, el olmo blanco americano y el japonés.

La producción de la madera de olmo en Europa es relativamente baja. A pesar de ser una especie relativamente resistente al ataque de hongos e insectos, está siendo vorazmente atacada por un hongo denominado “ceratocystis ulmi”. Este es de origen asiático y va pasando de ejemplares afectados a sanos debido a la acción de escarabajos. Esto ha afectado al precio de la madera de olmo significativamente. Se estima que la población se ha reducido casi un 80% en los últimas décadas.

Características de la madera de Olmo

  • Anillos de crecimiento muy marcados.
  • Textura gruesa y grano irregular.
  • Color de la madera de olmo. Del amarillo pardo de la albura al marrón del duramente. La luz oscurece la madera, alcanzando tonos grises con el tiempo.
  • Es semi pesado, con una densidad aproximada de 650 kg/m3.
  • Es una madera fácil de trabajar tanto en lo referente a aserrado, clavado y encolado. Y excelente en encolados y acabados.
  • Secado fácil y rápido, aunque existen riesgo de fendas y alguna deformación.
  • Es una madera con buen comportamiento a la hora de aplicar técnicas para curvar.
  • Se la considera una madera de durabilidad limitada frente a hongos e insectos. Destaca su capacidad para permanecer sumergida o en constante contacto con agua.

Usos o Aplicaciones

  • Suelos.
  • Mobiliario. Su tonalidades oscuras han sido muy apreciadas en la ebanistería.
  • Chapas de madera decorativas.
  • Tallas.
  • Instrumentos musicales.
  • Fabricación de estructuras, incluso sumergidas. Un ejemplo podría ser canalizaciones de agua o postes en minas.
  • Construcción de embarcaciones. Gracias a su buena resistencia natural a la humedad.

Otros usos del olmo los encontramos en la corteza. Es utilizada para la fabricación de tintes y bebidas. Se le otorgan cualidades para la salud como astringente, efecto antidiarreico, tratamiento de cólicos estomacales, propiedades antibacterianas…