Compartir
madera de roble

La madera de roble es quizás, junto a la de pino, la más popular. Lo es por su excelente relación entre calidad, apariencia, resistencia y facilidad para trabajar. Es una de las opciones favoritas tanto para carpinteros como para consumidores.

Desde un punto de vista estético es para muchos la madera de referencia. Es imposible encontrar dentro de un catálogo de cualquier fabricante de suelos o tableros varios tipos de roble: envejecidos, blancos, naturales, oscuros… Encontrándose estos diseños además entre los más vendidos.

Existen importantes variaciones en el precio de la madera de roble. Estas se deben al tipo, disponibilidad, abundancia, etc. No es una madera barata, pero gracias a su abundancia y teniendo en cuenta su calidad, tampoco es excesivamente cara. Otras maderas con características similares tienen un precio significativamente superior.

Lo podemos encontrar en el Norte de Europa, en la mitad este de Norteamérica, Canadá,  Japón, Turquía, Norte de África o Ásia Menor. En el caso de España, la mayores poblaciones las encontramos en el norte de la península (Galicia, Cornisa Cantábrica y Pirineo).

Se trata de un árbol de crecimiento relativamente lento, a menos que las condiciones sean especialmente propicias. Puede alcanzar hasta los 40 metros de altura y los 3 de diámetro. Crece hasta que cumple los 200 años, aunque puede vivir fácilmente hasta 600. Además de madera, del roble también se obtienen frutos, las bellotas.

Características de la madera de roble

  • El color del roble varia de los marrones claros a oscuros, pasando por tonos blanquecicos, rojizos o amarillos. Existen muchas especies, cada una de ellas con particulares tonalidades de color.
  • Es una madera resistente y relativamente densa. Entre los 700-770 kg/m3 de densidad con un grado de humedad del 12%.
  • Fibra recta y grano medio.
  • Tiene una buena resistencia a la humedad. De hecho el roble fue utilizado durante siglos para fabricar barcos. Es resistente frente a hongos y medianamente frente a las termitas.
  • Fácil de trabajar. Tanto en el aserrado como en el cepillado los inconvenientes son los derivados de su dureza. Fácil clavado y atornillado.
  • Puede dar algún problema de encolado con colas alcalinas.
  • Buen acabado con barnices y/o pinturas.
  • Secado lento. Existen riesgo de fendas y ligeras deformaciones ante un mal secado.

Principales Usos

Sin lugar a dudas estamos ante una de las maderas más versátiles que existe. Podríamos acabar antes diciendo cuales no son los usos de la madera de roble. Puestos a destacar algunos de estos usos:

  • Barricas de vino o tonelería. En función del tipo de roble utilizado se obtienen unas características diferentes. Los grandes profesionales del vino son incluso capaces de determinar la subespecie utilizada. Entre estas destaca el roble francés.
  • Mobiliario de calidad. Tanto de interior como de exterior.
  • Suelos o parquets.
  • Chapas decorativas y tableros.
  • Carpintería: zócalos, molduras, puertas, ventanas, cercos…
  • Torneados.
  • Vigas de madera.
  • Fabricación de barcos.
  • Construcción.

Subespecies o tipos de roble

tipos de robles

  • Roble Europeo. Su color va del amarillo claro en su albura hasta el marrón en el duramen. Como su nombre indica es abundante en todo el Norte de Europa, desde el Norte de España hasta Noruega.
  • Roble Blanco Americano. Sus tonalidades van del marrón claro hacia el oliva, llegando la albura casi hasta el color blanco. Lo podemos encontrar en el este de los Estados Unidos.
  • Roble Americano Rojo. De color marrón claro con ligeras líneas rojizas, la albura es también blanquecina. Similar al roble blanco, aunque ligeramente inferior a este. También algo más barato.

Otros clases de robles que podemos encontrar son: roble japonés, roble americano negro, turco…