Compartir
madera de

El chopo, también conocido como álamo, es una especie típica de las zonas húmedas del hemisferio norte, sin embargo, dado el interés por su explotación es fácil encontrarlo en cualquier otra zona del mundo que cumpla que los requisitos de humedad necesarios para su proliferación.

Se trata además de un árbol de rápido crecimiento que se utiliza frecuentemente para repoblaciones cerca de ríos y cuencas. Lo que por otro lado facilita su explotación comercial y lo convierte en herramienta de alto valor ecológico.

Características del chopo

La madera de chopo presenta por naturaleza un tono claro, sin la necesidad de tratamientos. Es una madera ligera, uniforme y curiosamente resistente dada su ligereza. Es muy fácil trabajar con ella, soporta muy bien la mecanización y acepta bastante bien tratamientos a base de barnices, pinturas y otros productos. A causa de su ligereza, tras el lijado, pueden quedar marcas, por lo que se recomienda utilizar lijas finas.

Tiene una resistencia limitada a la humedad aunque buena a hongos y termitas. Cuando se usa para la fabricación de contrachapados y con el adecuado encolado la madera de chopo presenta una resistencia bastante aceptable a la humedad, sin embargo su utilización para exteriores no es recomendable.

Dada la abundancia de esta madera, y la facilidad con la que crece el precio del chopo no es elevado.

arbol chopo

Principales usos de la maderera del chopo

Si bien la madera de chopo tiene varios usos hay tres que destacan sobre los demás:

  • Su utilización para la fabricación de tableros contrachapados (plywood en inglés). Una de las grandes virtudes de esta madera es la facilidad con la que se pueden obtener chapas a través del “desenrollo del tronco”. Si a esto añadimos que el resultado son chapas de muy buena calidad no es de extrañar que la madera de chopo sea muy demandada para la fabricación de contrachapados que luego se utilizarán en muebles de gama media-alta. En algunas ocasiones se combinan las chapas de chopos con las de otras maderas para la fabricación de estos tableros, entre las que destaca el okume (madera blanda tropical).
  • Fabricación de aglomerados. Tras la obtención de las chapas los restos del árbol son triturados y utilizados para la fabricación de tableros aglomerados.
  • Fabricación de envases y cajas de madera.