Tipos de Maderas Para Muebles

tipos de maderas para muebles

Elegir entre los diferentes tipos de madera para muebles es una pregunta frecuente, especialmente entre los que se inician en el mundo del bricolaje. Aunque también puede darse el caso entre profesionales que no están habituados a trabajar con algún tipo de madera concreta y se preguntan si es una buena opción para fabricar mobiliario.

Para este tipo de usos podemos dividir la madera entre la industrial, principalmente tableros, y la madera propiamente dicha entre especies blandas y duras.

Maderas Industriales

Siendo realistas este es el tipo de madera que más se usa para fabricar muebles hoy en día. Lo es por varias razones: precio, facilidad a la hora de trabajar, costes de mantenimiento y en algunos casos por estabilidad y resistencia.

Tableros melaminados y lacados. En este caso nos referimos a tableros aglomerados o de fibras (MDF) recubiertos de melamina o a los que se les ha aplicado algún acabado como por ejemplo laca.

Dentro de los melaminados las posibilidades son prácticamente infinitas. Maderas, colores lisos, piedras naturales y muchos más. Las lacas, pinturas y barnices ofrecen excelentes resultados sobre el MDF. No están recomendados sobre los aglomerados en crudo al no tener una superficie totalmente lisa.

Desde un punto de vista técnico se trata de productos muy estables dimensionalmente y con una resistencia aceptable. Por otro lado no presentan el mejor de los comportamientos frente a la humedad y las posibilidades de reparación son muy limitadas.

Rechapados. En esencia son tableros sobre los que se pegan chapas de “maderas nobles”. Con esto conseguimos una apariencia superior a un coste significativamente inferior. Para soporte o tablero sobre el que se pega la chapa de madera natural existe una importante variedad. Hay quien usa aglomerados, mdf e incluso contrachapados.

tableros para muebles

Contrachapados. Los tableros contrachapados gracias a su estructura y forma de fabricación ofrecen una excelente relación entre resistencia y estabilidad. Son los utilizados para los usos más exigentes.

Si además se han utilizado colas fenólicas durante su proceso de fabricación es también resistente a la humedad, por lo que podría utilizarse en ambientes húmedos. Se puede utilizar para mobiliario de embarcaciones e incluso para fabricar la propia embarcación.

La apariencia será la ofrecida por la madera utilizada para las caras exteriores, que no tiene porque ser la misma que la utilizada para las caras interiores.

OSB. Son tableros fabricados a partir de virutas de madera, de tamaño muy superior a las utilizadas para fabricar aglomerados, que se prensan en varias capas. El resultado es un tablero de buenas prestaciones técnicas pero de apariencia bruta.

Su uso en la fabricación de mobiliario está limitado a los que buscan este tipo de estética, y la realidad es que últimamente se ha usado mucho.

Maderas Blandas

Estas maderas son normalmente más ligeras y fáciles de trabajar. También más económicas. Aunque por otro lado suelen ser menos resistentes y estables, y se ven afectadas en mayor medida por la humedad. No hay muchas especies aptas para muebles de exterior.

Pino. Es quizás la madera más popular, no solo para este uso. Es una madera muy versátil, que aunque no destaca en nada, no ofrece malas prestaciones. Es de tonos claros y amarillentos. Tiene toda clase de usos en interiores.

Abeto. Tiene bastantes similitudes con el pino. Ofrece una excelente relación entre peso y resistencia. También de color claro.

Cedro. Tiene un característico color rojizo. A pesar de su ligereza presenta una excelente resistencia, incluso al ataque de hongos e insectos. Es una de esas pocas maderas blandas que pueden usarse en exteriores.

Cerezo. De color principalmente rojizo, puede variar entre en rosado claro y el marrón. Es un tipo de madera que ya tiene cierta densidad, y que incluso ya nos podríamos plantear poner entre las maderas duras. Es fácil de trabajar y estable. Es susceptible al ataque de hongos e insectos.

Maderas Duras

Roble. Todo un clásico. De color marrón claro con tonos que pueden variar en función de la especie hacia el blanco, rojo o amarillo. Es una madera muy polivalente que puede usarse prácticamente para cualquier cosa. Es estable y duradera, recibe bien los acabados, se tornea bien…

Fresno. De apariencia similar a la del roble presenta un excelente índice de elasticidad y resistencia. Se comporta muy bien a la hora de curvar.

Haya. Es una madera muy clara y resistente. Se usa principalmente en este ámbito para torneados, sillas, mesas, etc.

Nogal. Madera de tonos marrones, tirando hacia el chocolate e interesante veteado. Es una madera que rebosa clase. Soporta muy bien los acabados y es fácil de trabajar. Por otro lado su precio es bastante elevado.

Teca. Se trata de una madera tropical de gran calidad. Es muy estable y resistente a la humedad. Ideal para muebles de exterior, aunque tampoco es difícil encontrarla en interiores.

Maderas Recuperadas

Se vienen usando desde hace unos años ya que es una forma de reciclar, ahorrar y demostrar cierta preocupación por el medio ambiente. Otros lo harán simplemente porque está de moda.

La principal fuente de este tipo de madera para muebles son los palets. También desechos de obras o casas antiguas (en algunas ocasiones se desecha maderas de gran calidad), restos de la industria de la madera, etc.

En la mayoría de ocasiones se trata de maderas blandas de baja calidad. En otras de maderas en buen estado y cierta calidad pero que requieren de bastante mano de obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *