Restauración de Muebles de Madera Antiguos, ¿Qué saber?

restaurar muebles de madera

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Como todo arte la restauración de muebles de madera antiguos requiere paciencia y experiencia para conseguir el mejor de los resultados, sin embargo existen una serie de pasos básicos, los cuales son comunes tanto para expertos como para aficionados, que si somos capaces de realizar con paciencia y esmero nos asegurarán un resultado más que satisfactorio a la hora de restaurar muebles de madera antiguos.

La extracción del acabado

Cuando restaure los muebles, debe hacer la parte más desagradable del trabajo primero. Eliminar el acabado viejo puede ser una tarea engorrosa y difícil. Probablemente, durante el inicio del proceso, usted va a pensar que ha arruinado por completo la pieza, hasta el momento en que empiece a descubrir la madera debajo del desastre. Tenga paciencia. Una vez que llegue a la etapa final de la madera, habrá pasado de liarla a la creación de una obra maestra. Cuando haya terminado, usted estará orgulloso de lo que fue capaz de crear.

Puede quitar el barniz y la pintura vieja de varias formas diferentes, principalmente a base de lijado y del uso de productos químicos (decapantes). Las pistolas de aire caliente también se pueden utilizar para la extracción y se utilizan a veces como un complemento de los otros métodos en la eliminación de un acabado particularmente resistente.

El lijado es un buen método sólo si tiene un buen equipo para lijar y tiene experiencia en el uso de dichos equipos. Si usted está tratando de eliminar un acabado viejo mediante lijado a mano o con una lijadora orbital de acabado común, usted acabará creando demasiadas irregularidades y perderá un montón de papel de lija. Por otro lado, las lijadoras de disco o cinturón pueden eliminar acabados rápidamente, pero al ser capaces de eliminar tanto material, hay que tener mucho cuidado de no lijar demasiado la pieza y deformarla. También es difícil lijar el barniz en las áreas redondeadas o con curvas decorativas tales como las patas torneadas de una mesa.

Los decapantes químicos, comúnmente llamados removedores de pintura, son un medio eficaz para la eliminación de pintura y barniz de los muebles de madera o de otros proyectos. El uso de estos químicos es probablemente el método más rápido y sencillo para la mayoría de la gente. A pesar de lo que usted pueda leer en la parte posterior de una lata, si quiere hacer un buen trabajo, seguirá siendo necesario lijar un poco después de que el acabado viejo sea eliminado por el decapante.

Nota: Las técnicas de eliminación de acabado que se describen en esta guía quitarán la pátina de muebles muy antiguos. Si usted está interesado en la restauración de muebles viejos antiguos o valiosos, busque primero los productos diseñados para limpiar y restaurar muebles antiguos sin acabado, y siempre pruebe estos productos en un área poco visible antes de usarlos. Puede ser que el viejo acabado mismo contribuya al valor del mueble.

El uso de productos químicos o decapantes

decapar mueble antiguoTan útiles como son, los decapantes químicos pueden resultar desastrosos si se usan incorrectamente. Manéjelos con cuidado, debe tener ventilación adecuada, guantes de goma y gafas de protección cuando utilice estas sustancias. Después de todo, están diseñados para suavizar, descascarar y eliminar la pintura y el barniz, es decir, usted no quiere que hagan lo mismo con su piel, sus pulmones o sus ojos. Siempre siga las recomendaciones de seguridad del envase.

Utilice removedores que no requieran de limpieza o que se laven con agua. Estas indicaciones estarán en la etiqueta. El tipo de decapante de “no limpieza” puede dejar un residuo que debe ser lijado. Los residuos del tipo “lavable” se pueden eliminar con agua. Tenga en cuenta que el agua puede hinchar el grano de la madera, lo que requiere que el grano levantado sea ligeramente lijado.

Los removedores vienen en forma de líquidos, o en formulaciones más gruesas conocidas como geles, semipastas o pastas. Los removedores líquidos sólo son buenos para las superficies horizontales. Para superficies verticales, los removedores más gruesos son capaces de aguantar mejor.

En general, las reglas para el uso de decapantes químicos son las siguientes. Los productos pueden ser diferentes, por lo que siempre debe seguir las instrucciones del fabricante para el producto que usted elija.

  • Aplique el decapante a un área manejable. Ponga una capa gruesa, y no la toque una vez aplicada.
  • Deje que el removedor se asiente durante el tiempo recomendado por el fabricante. Sea paciente y deje que haga el trabajo por usted. Después del tiempo recomendado, pruebe el acabado con una espátula. Si está suave y la espátula corta hasta la madera, está listo para ir al siguiente paso. No espere demasiado tiempo y no permita que el decapante se seque.
  • Quite toda la pintura o barniz que pueda con un raspador o una espátula. Redondee los bordes de su herramienta de raspado para evitar arañar la madera. Luego utilice la lana de acero o virulana de grado medio. Para eliminar los puntos rebeldes, empape la lana de acero con removedor y frote. Algunos acabados, especialmente los esmaltes, requieren múltiples aplicaciones de removedor para eliminarlos.
  • Una vez que haya eliminado tanto acabado como haya sido posible con el removedor, los raspadores y la lana de acero, siga las instrucciones del fabricante para la limpieza del decapante de madera. Algunos productos requieren que se quite con aguarrás o limpiador de pintura, mientras que otros se deben enjuagar con agua. Deje que la pieza se seque.

La preparación de la madera

Una vez que la pieza está libre del acabado viejo y ha tenido tiempo para secarse, estará listo para lijar y comenzar a restaurar muebles de madera. Dependiendo del buen trabajo haya realizado con el decapante, puede ser que no tenga que lijar mucho. Empiece con lija de grano 120 para eliminar cualquier acabado que pueda quedar y para allanar cualquier lugar áspero en la madera. Luego utilice una lija de grano 220 para alisar toda la pieza. Las lijadoras para acabado son particularmente buenas para conseguir rápidamente una lisura uniforme. Al lijar a mano, asegúrese de lijar en la misma dirección que las vetas de la madera.

La calidad de su acabado final depende en gran medida de cuán cuidadoso usted sea durante el lijado. Ninguna cantidad de tinte o barniz corregirá mal lijado. De hecho, el tinte resaltará los lugares más ásperos, las marcas arremolinadas u otros defectos. Tómese el tiempo que necesite para hacer un buen trabajo. La diferencia será muy grande.

El relleno de vetas y poros

Algunas maderas tienen una textura fina y no requieren que se rellenen los poros. Otras, como el roble y la caoba, tienen una estructura de poros abiertos que deben ser rellenados si espera lograr un acabado liso y uniforme.

Los tapa poros para madera vienen en forma de pasta pigmentada en una gama de colores. Si desea resaltar la veta de la madera, seleccione un color que contraste con el color natural de la madera o el color que piensa utilizar para teñirla. Si usted quiere restar importancia a la veta de la madera, seleccione un color que coincida con el color final anticipado de la madera. Es posible que desee probar su acabado en un trozo de una madera similar. Utilice el relleno, el tinte y el acabado final en ese trozo de madera de prueba del mismo modo que lo va a hacer en el proyecto. Esto le permitirá saber si va por en el camino correcto.

Los rellenos se pueden aplicar antes o después del tinte. Consulte las etiquetas de los materiales que utiliza para sus recomendaciones.

Use un trapo o una brocha dura para aplicar el relleno de pasta. Rellene bien los poros y deje que se seque como se indica en el envase del producto. A continuación, retire el relleno sobrante con una espátula de plástico o una espátula de superficie lisa con bordes redondeados. Sostenga la espátula con una ligera inclinación de la superficie de la madera. Tenga cuidado de no dañar la madera. Deje que el relleno se seque por completo y lije suavemente en la misma dirección de las vetas.

La aplicación del sellador de lijado

Aplicar el sellador de lijado es preparar la madera para conseguir un buen resultado en la restauración de muebles. El sellador reduce la tendencia de algunas maderas de absorber tintes de forma desigual. El sellado de la superficie evita que la madera absorba demasiado tinte y que se creen zonas muy oscuras. El sellador también se puede aplicar después de la tinción y del relleno para reducir el número de capas de acabado que serán necesarias.

Los selladores de lijado están disponibles comercialmente, o usted puede crear el suyo propio mezclando el material que va a utilizar para el acabado final con una parte igual del disolvente adecuado para ese producto.

Aplique una capa gruesa de sellador a su pieza y deje que penetre en la madera durante unos minutos. Limpie cualquier exceso con un trapo limpio. Permita que el sellador se seque completamente antes de lijar ligeramente con papel de lija fino (grano 220).

El teñido

teñir mueble de madera viejo

Cómo elegir un tinte para restaurar un mueble de madera

Si usted está restaurando muebles de madera, es casi seguro que va a utilizar tinte para lograr el color deseado y para reducir los contrastes entre las diferentes variedades de madera que pueden haber sido utilizadas en la fabricación de los muebles. Hay varios tipos diferentes de tintes que pueden ser utilizados para darle color a la madera.

  • Tintes de base oleosa o aceite. Los tintes de base oleosa líquidos penetran en la madera sin aumentar el grano de la madera. Son permanentes, y cuando se usan adecuadamente, producen muy buenos resultados. El color puede ser oscurecido con múltiples aplicaciones y extendiendo el tiempo de penetración en la madera. Estos tintes tienen un olor fuerte y se deben limpiar con disolventes o aguarrás mineral.
  • Tintes a base de agua. Los tintes líquidos a base de agua son más ecológicos que los productos de base oleosa tradicionales. Al igual que con los tintes de base oleosa, se puede oscurecer el color del tinte con múltiples aplicaciones. Los tintes a base de agua son convenientes y sólo requieren limpieza con agua y jabón. El principal inconveniente de los productos a base de agua es el hecho de que pueden elevar el grano de la madera. Para minimizar esta posibilidad, humedezca la madera con un trapo mojado. Deje que la madera se seque por completo y lije de nuevo con papel de lija fino. Luego, repita el proceso. Esto condiciona la madera a aceptar los productos a base de agua con el grano menos elevado.
  • Tintes de gel. A diferencia de los tintes líquidos, las geles son gruesos. Por lo general son a base oleosa y permiten un control excelente del color por el espesor del tinte. No elevan el grano o las vetas de la madera y no chorrean como los tintes líquidos. No requieren que la pieza de madera sea pulida entre capas para eliminar cualquier tinte residual. Los tintes de gel también son más caros que los tintes líquidos.
  • Tinte / Acabado en uno. Los tintes/acabados en uno son populares debido a su facilidad de uso. Después de todo, el color y el acabado son aplicados a la pieza al mismo tiempo, por tanto, se eliminan varios pasos y posiblemente varias horas de trabajo. Puede ser más difícil de lograr un acabado muy bueno con estos productos. El acabado mismo está teñido, por lo que el color se queda en la superficie de la madera en lugar de ser absorbido como con los tintes penetrantes. Las áreas más gruesas de acabado, por lo tanto, tendrán más color que las más finas. Las marcas de la brocha contra las vetas u otras imperfecciones superficiales serán más evidentes en el acabado final. Por otra parte, estos acabados son menos transparentes y pueden oscurecer las características deseables de las vetas.

La aplicación de los tintes

Siempre siga las recomendaciones del fabricante del producto que esté utilizando para la restauración de muebles. En general, los tintes líquidos se aplican con un trapo o una brocha y se dejan penetrar en la madera. Cuanto más tiempo se deje penetrar, más oscuro será el color. Esto, sin embargo, sólo funciona hasta cierto punto. El exceso de tinte luego se remueve con un trapo limpio y la pieza se deja secar. Si se desea un acabado más oscuro, se repiten estos pasos.

Los acabados de gel se aplican con un trapo, se frotan y se limpian como sea necesario para lograr el color y el tono deseado. El mueble debe pulirse con un trapo limpio y seco una vez el tinte se ha secado durante el tiempo recomendado.

Para obtener mejores resultados cuando se utilizan tintes y acabados a base de agua, siga las sugerencias indicadas para los tintes a base de agua.

El acabado en la restauración de muebles de madera

acabado para Restauración de MueblesLa elección de la capa superior es una cuestión de preferencia personal. Los acabados de aceite penetrantes son fáciles de aplicar y lucen muy bien con su apariencia suave y natural. Ofrecen menos protección que los acabados de barniz o laca. El poliuretano crea un acabado duro y resistente, y está disponible en una amplia gama de brillos. Los poliuretanos a base de agua son muy fáciles de usar y son ecológicos. La laca produce un acabado duradero y exquisito, pero requiere más habilidad y el esfuerzo de aplicación. Su decisión sobre el acabado que usará dependerá de su nivel de confianza y de la pieza que está acabado.

Poliuretano a base de agua

Los poliuretanos a base de agua se han vuelto muy populares porque son ecológicos y fáciles de usar. Sí requieren una técnica de acabado diferente. Antes de aplicar el acabado, frote la madera con un paño húmedo. Deje que la madera se seque y luego elimine el grano levantado. Es posible que desee hacer esto un par de veces para reducir la tendencia del agua en el acabado a elevar el grano durante la aplicación. Esto no será necesario si ya ha utilizado esta técnica en la aplicación del tinte a base de agua.

Si nunca antes ha utilizado poliuretano a base de agua, no se alarme por el color blanco y lechoso del producto cuando lo aplique. Pronto se hará totalmente transparente cuando se seque. A diferencia de los acabados a base de solvente, no le darán un tinte ámbar a la madera, lo que podría ser positivo o negativo, dependiendo de lo que usted esté tratando de lograr. Los poliuretanos a base de agua también se secan rápidamente, lo que requiere poco tiempo entre capa y capa.

Poliuretano

El poliuretano es un acabado extremadamente duradero, resistente al agua y al alcohol. Está disponible en una amplia gama de brillos para ayudarle a lograr el aspecto deseado. Cuando se utilizan formulaciones satinadas o semibrillantes, asegúrese de remover bien el producto para mantener los agentes de aplanamiento en suspensión. Evite la creación de burbujas cuando lo revuelva y cuando lo aplique con una brocha. Después de mojar la brocha con poliuretano, dele ligeros golpecitos contra el lado de la lata en lugar de arrastrarla por el borde.

Pase la brocha con poliuretano en la dirección del grano en pinceladas largas y superpuestas. Aplique varias capas finas, lijando entre capa y capa con una lija de grano 220.

Uno de los errores más comunes cuando se utiliza el poliuretano es la aplicación de capas gruesas. Esto puede hacer que chorree, se arrugue y se descuelgue, y es una manera segura de arruinar el acabado.

Laca

La laca se puede utilizar para lograr un acabado hermoso. La laca se considera más difícil de aplicar que otros acabados transparentes, ya que requiere varias capas con lijado entre ellas. Se seca muy rápidamente y normalmente se aplica con rocíador en lugar de brocha. No se puede utilizar en pintura o otros acabados, ya que se ablanda y levanta el acabado.

Para un mejor resultado, las lacas se deben aplicar con un rociador. Hay productos disponibles que combinan una base de laca con un sellador en una capa de acabado de fácil aplicación que se puede aplicar con rociador o brocha. Si utiliza una brocha, aplíque la laca de forma rápida, en la misma dirección que las vetas, y utilice una buena brocha de cerdas naturales.

Un acabado de laca aplicado correctamente es de una belleza digna de los muebles más finos. Un acabado de laca a mano tiene un brillo profundo y suave, y no tiene la apariencia de plástico de muchos poliuretanos. La última capa se puede frotar con lana de acero 0000 y cera en pasta, o puede pulirse con un compuesto pulidor (el compuesto pulidor de automóviles sirve) para un brillo suave.

Acabados de aceite penetrante

Los acabados de aceite penetrante son fáciles de aplicar y producen resultados hermosos en la restauración de muebles. El “aceite de Tung”, el “aceite danés” y el “aceite de antigüedades” forman parte de esta categoría. Son una buena opción para las antigüedades o muebles finos que no estarán sujetos a mucho desgaste. Elija otro tipo de acabado si la durabilidad es un requisito.

Los acabados de aceite se aplican a la madera, se dejan en remojo durante un cierto período de tiempo, y luego cualquier exceso se elimina pasando y puliendo con un trapo. Se aplican varias capas.

Las pequeñas rayas y defectos se pueden reparar fácilmente simplemente lijando el defecto y frotando más acabado de aceite en la zona afectada. El acabado entero puede ser renovado periódicamente frotando una capa adicional. También es una buena idea usar cera en pasta en muebles acabados con aceites penetrantes. La cera proporcionará protección adicional al mismo tiempo que complementará la apariencia de este acabado.