Tintes para Madera: Tipos, Aplicación y Recomendaciones

¿Te gustaría teñir un mueble pero no tienes claro que Tipos de Tintes para madera existen y cómo aplicarlos?

tinte para madera

Los tintes para madera son pigmentos o mezclas, que al aplicarse sobre la madera, penetran en esta alterando su color sin ocultar su veteado natural.

Su utilización es muy frecuente, y responde principalmente a las siguientes necesidades:

  • Decoración: Alterar el color de la madera para adaptarla a lo que buscamos.
  • Igualar. La madera, incluso perteneciendo a la misma especie, puede presentar diferencias de color. Los tintes pueden ayudarnos a igualar el color y así evitar indeseados contrastes.
  • Imitar otras maderas. Existen especies de madera de mayor «cache» y es habitual utilizar otras especies similares y más claras para imitarlas gracias a la aplicación de tintes. Algunos ejemplos los puedes encontrar aquí.
  • Ocultar o disimular defectos de la madera.

Tipos de Tintes para Madera

Existe una gran variedad de tintes para madera, cada uno con sus características e inconvenientes. Aquí encontrarás una pequeña clasificación con las principales clases. Cabe mencionar, que los dos primeros tipos, en base agua y en base aceite, son los más utilizados.

Tintes en base agua. En estos, como su nombre indica, los pigmentos utilizados (anilinas principalmente) se disuelven en agua. Por tanto, son también las ideales para los acabados en base agua. Entre sus características destacan:

  • Secado rápido.
  • Buena penetración en la madera.
  • Poco olor.
  • Mayor variedad de colores.
  • Menos contaminantes.

Nota: El principal inconveniente de los productos a base de agua es el hecho de que pueden elevar el grano de la madera. Para minimizar esta posibilidad, humedezca la madera con un trapo mojado. Deje que la madera se seque por completo y lije de nuevo con papel de lija fino. Luego, repita el proceso. Esto condiciona la madera a aceptar los productos a base de agua con el grano menos elevado.

Tintes en base aceite. Aquí los pigmentos se encuentran disueltos en derivados del benceno (principalmente en aceite de linaza).

  • Muy penetrantes.
  • Secado lento, lo que permite un mayor tiempo de trabajo, lo cual es ideal para algunos trabajos complejos o grandes.
  • Exudan. Por lo que luego habría que limpiar.

Tintes sintéticos. En estos el disolvente es un derivado del petróleo. Entre las características de este tipo de tinte destacan:

  • Secado muy rápido. Prácticamente no hace falta esperar para aplicar el acabado final.
  • Baja penetración, debido a que su base disolvente es muy volátil.

Tintes hidroalcohólicos. Como su nombre indica, en este tipo de tintes los pigmentos se disuelven en una mezcla de alcohol y agua.

  • Gran variedad de colores.
  • Buena penetración.
  • Secado rápido.

Tintes polivalentes. Permiten mezclarse o disolverse en una gran variedad de productos. Son una especie de comodín.

  • Gran variedad de colores.

Tintes de gel. A diferencia de los tintes líquidos, los geles son gruesos. Por lo general son a base oleosa y permiten un control excelente del color por el espesor del tinte. No elevan el grano o las vetas de la madera y no chorrean como los tintes líquidos. No requieren que la pieza de madera sea pulida entre capas para eliminar cualquier tinte residual. Los tintes de gel también son más caros que los tintes líquidos.

Tintes Caseros Para Madera

Existen muchos compuestos o productos caseros que pueden servirnos para crear nuestros propios tintes.

Quizás el más conocido sea el betún. Otros pueden ser el óxido que suelta un hierro, acuarelas de las que usan los niños, colorantes alimentarios, café, etc.

Cuidado: En muchas ocasiones el resultado es imprevisible con este tipo de tintes. No los utilices inicialmente sobre la madera que estará expuesta, utiliza un sobrante o caras interiores (ocultas) de mueble o madera que vayas a teñir. Este consejo es aplicable a todos los tintes, pero en este caso es imprescindible.

¿Cómo teñir Madera?

Es habitual encontrar mucha gente que dice que teñir madera es un proceso rápido y sencillo. Pero no tiene porque ser así.

En piezas pequeñas y lisas, es cierto, aplicar tinte a una madera es fácil. Sin embargo, en trabajos grandes y/o complejos, conseguir un resultado uniforme es difícil, se debe entre otras cosas a la velocidad de secado y penetración de los tintes. Y eso por no hablar del ojo y/o experiencia necesaria para igualar el color de dos muebles.

Preparación de la madera

preparar para teñir madera

Cómo sucede en la gran mayoría de oficios, no solo en carpintería, el primer paso es preparar la superficie.

Nota: Son muchas las personas que descuidan este paso, quizás porque es el menos agradecido. Sin embargo, suele ser la clave para conseguir un excelente resultado.

Si estamos ante una madera nueva y sin golpes bastará con lijar. Primero una pasada con una lija de grano grueso y luego otra con una de grano fino.

Si se trata de una madera que ya ha estado en uso es proceso puede ser más complejo. Habría que eliminar el acabado anterior, para lo que existen diferentes técnicas.

Luego habría rellenar con masilla los posibles golpes o grietas que la madera pudiera tener. Tenga en cuenta que la masilla no se comportará exactamente igual que la madera cuando aplique el tinte, es decir, no tomará el mismo color.

Y por último el lijado. Primero con lija de grano grueso y posteriormente con una de grano fino.

Aplicación del tinte en la Madera

Para la aplicación se pueden utilizan diversos utensilios: una brocha, una brocha de espuma (esponja) o simplemente un trapo que no suelte pelusa.

Además, ten a mano otro trapo seco para eliminar los excesos de producto que pudieran producirse.

Moja el utensilio que vayas a utilizar (brocha o trapo) en el tinte y deslizado sobre la madera en el sentido de la veta. Evita pasar por una misma zona muchas veces. Cuanto más tiempo se deje que el tinte penetre en la madera, más oscuro será el resultado.

Si el trabajo es grande y vas utilizar uno de los tipos de tinte para madera que secan rápido piensa en partir o distribuir en partes el trabajo.

La dificultad no está en el proceso en sí, sino en controlar los tiempos y la cantidad de producto para conseguir un resultado uniforme.

Algunos consejos prácticos

  • Para conseguir tonos más oscuros puede aplicar una segunda capa.
  • Evita que el tinte penetre más en unas zonas que otras. Esto se consigue distribuyendo el tinte uniformemente y limpiando los excesos que pudieran producirse en algunas zonas antes de que la madera los absorba.
  • Antes de empezar a aplicar el tinte en la madera sacude o remueve bien el contenido de la lata. Es posible que una mayor proporción de pigmentos esté en el fondo.
  • Los tintes dan color, no protección. Una vez seco aplica algún acabado transparente que ofrezca protección a la madera.


Comentarios


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete y recibe todas nuestras novedades

Respetaremos tu privacidad.