¿Buscas una madera clara? Estas son las opciones que tienes

maderas claras

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Las maderas claras, incluso blanqueadas, están de moda y no solo para su uso en toda clase de mobiliario, también en suelos, revestimientos e incluso en complementos. Una de las razones por las que la madera clara está tan demanda últimamente se debe a la consolidación de las tendencias nórdicas y minimalistas donde el color blanco, combinado con estas maderas, se utiliza como instrumento para conseguir espacios agradables, amplios, limpios y porque no decirlo también, por su facilidad para combinarlo con otros colores.

Existen diferentes maderas con las que conseguir estos tonos blancos, las más populares son:

  • Pino. Se trata de una madera muy versátil, y abundante, lo que la hace también económica, una combinación que la convierte en una de las maderas más usadas, especialmente en Europa. La albura tiene un color amarillo claro y el duramen va del marrón al rojizo. Si bien no es una madera de calidad superior, es blanda y no tiene el mejor de los comportamientos frente a la humedad su utilización está muy extendida, desde muebles, a construcción, fabricación de tableros o carpintería de armar (frisos, cercos, molduras…).
  • Maple. La madera de maple o arce es muy abundante en norte américa y se divide de manera muy genérica en dos clases, dura y blanda. Ambas tienen tonalidades pálidas, aunque pueden existir importantes diferencias entre subespecies.
  • Abedul. Es una madera clara y fina, no especialmente resistente y que se utiliza principalmente para la fabricación de chapas de madera. Tienes ciertas tonalidades rojizas.
  • Fresno. En función de la subespecie utilizada puede presentar tonos más oscuros, pero frecuentemente tiene tonos claros. Se trata de una madera de calidad utilizada principalmente para la fabricación de muebles.
  • Haya. De forma natural es una madera muy clara, tirando a amarillo, aunque frecuentemente la encontraremos tras pasar por un proceso de vaporizado que mejora su comportamiento, la estabiliza frente a cambios de temperaturas y humedad, y le da un color más rojizo o anaranjado. Tras este proceso nos encontramos con una madera fácil de trabajar, con un gran comportamiento a la mecanización y que acepta muy bien tratamientos a base de barnices o pinturas. Se usa en la fabricación de tableros, chapas, mobiliarios, puertas, etc.
  • Chopo. La madera de chopo se obtiene de lugares húmedos y su principal uso es el de la fabricación de chapas de madera, para la fabricación de tableros contrachapados, a través de un proceso industrial que se conoce como desenrollo. Las capas externas tiene un color claro y se va haciendo más rojiza según nos acercamos al núcleo.
  • Bambú. Aunque por definición no es una madera, sino una hierba, su uso se está extendiendo dada su precio, abundancia, rápido crecimiento y por supuesto color. Su utilización es muy diversa, especialmente en las zonas donde crece naturalmente, donde se usa tanto para la fabricación de utensilios, como parquet o incluso andamios.
  • Roble Blanco. Es una madera muy resistente y apreciada, con una color marrón claro que con el tiempo pasa a un gris claro casi blanco. Se trata de una de las maderas que más demanda está teniendo en los últimos años, especialmente para la fabricación de tarimas y parquets, lo que ha provocado cierta escasez y una elevación de precio considerable.