Madera

Madera de Bambú: Características y Uso

madera de bambú

La utilización de la madera de bambú, aunque nos lo pueda parecer a los occidentales, no es nada nueva. Viene utilizándose en algunas zonas de Asia para un sin fin de usos desde que existe conocimiento.

No ha sido hasta las últimas décadas que los profesionales europeos y americanos han empezado a prestar atención a esta madera y conocer sus múltiples virtudes.

Características de la madera de bambú

Lo primero que hay que decir es que la madera de bambú no proviene de un árbol, sino que es una hierba, lo cual trae bastantes cambios respecto a lo que estamos acostumbrados.

Color. La madera de bambú tiene un color claro, casi blanco, de manera natural, sin embargo es frecuente encontrarlo después de haber pasado por un proceso de tostado, lo que le puede otorgar tonalidades mucho más oscuras.

Al ser una hierba y no madera propiamente dicha el bambú no tiene albura, duramen o anillos de crecimiento.

Densidad: Aunque pueda parecerlo no es un material liviano, en función de la especie, estamos ante densidades que van de los 500 kg/m3 a lo 850 kg/m3 al 12% de humedad. Si fuera una madera podríamos decir que estamos ante una madera pesada.

Dureza. Según la escala Janka (una escala que clasifica las maderas según su dureza y resistencia a golpes) el bambú tiene una resistencia superior al roble y muy superior al pino o al abeto, maderas muy comunes tanto en la fabricación de mobiliario como en la construcción. Entre 1410 y 1610 lbf .

Durabilidad: La durabilidad del bambú expuesto al exterior es limitada. Puede ser atacada por hongos e insectos.

Resistencia a la humedad. Entre las características del bambú encontramos una resistencia a la humedad superior a la de muchas maderas, aunque no tanta como algunas tropicales, el ipé por ejemplo.

Estabilidad. El bambú tiene una gran estabilidad, es decir, no se deforma al trabajarlo ni con el paso del tiempo, siempre y cuando se haya secado correctamente.

Trabajabilidad: Según los estándares de carpintería, el bambú no es necesariamente difícil trabajar, pero dependiendo de la especie, puede requerir cuidados especiales. Las fibras de bambú tienden a partirse cuando se cortan en forma cruzada (se recomienda aplicar cinta en la línea de corte para evitar este tipo de desgarros). Además, el bambú es muy rico en sílice, de 0.5% a 4.0%, que se encuentra casi completamente en las capas más externas del tallo, por lo que se debe tener cuidado al procesar la madera. Se recomienda utilizar sierras adecuadas, y se sugiere lijar la superficie en lugar de cepillar. El bambú se encola y acaba bien.

Precio. Al tratarse de una especie de muy rápido crecimiento y al encontrarse en tantas y tan diversas zonas del planeta es una madera económica. En algunas ocasiones puede parecer que tiene un precio elevado, lo cual se debe normalmente a los costes de la importación o al tipo de procesamiento al que haya sido sometido.

Utilización del bambú

Los posibles usos de la madera de bambú son muy amplios. De la fabricación de muebles y utensilios, a la fabricación de andamios para la construcción pasando por la fabricación de tarimas o parquets.

Mientras que en Occidente ha sido difícil encontrar trabajos hechos con bambú hasta hace unos pocos años, en Asía es utilizado para fabricar casas, puentes o incluso templos.

construcción bambú

Es normal encontrarlo en los formatos habituales, por ejemplo en tableros o listones de diferentes medidas y espesores. Por tanto cualquier profesional del mundo de la madera podrá utilizar la madera de bambú normalmente, como si de otro material se tratara.

Uno de los usos que más está recibiendo esta madera es el de la fabricación de parquets o tarimas. Se debe a que permite tener un suelo de gran resistencia, económico y que requiere de muy poco mantenimiento.

Existe una creciente demanda de bambú por parte de empresas y personas que manifiestan interés por el medio ambiente y la conservación de los recursos naturales.

Fuero de los usos relacionados con la madera el bambú puede utilizarse para la fabricación de fibras textiles, para controlar la erosión de territorio e incluso como alimento.

Ecología y bambú

El bambú es una gramínea con una presencia importante en muchas zonas de Asia. También podemos encontrarlo en muchas otras zonas del planeta a excepción de Europa, y del que existen más de 1000 especies diferentes. Una de las cualidades más destacadas de esta planta es su rápido crecimiento, que en periodos de 5 a 6 años puede llegar a alcanzar los 25 metros de alto y 30 centímetros de diámetro, no siendo necesario llegar a estas dimensiones para su explotación. Para alcanzar estos tamaños otras muchas especies de árboles necesitan 20 años o más.

No necesita que se hagan reforestaciones, ya que al ser una hierva crece fácilmente en cualquier lugar y de manera natural. Además seguirá creciendo después de la tala. De ahí que no esté en riesgo de sobreexplotación.

Otras de las interesantes características del bambú es que durante su fase de crecimiento absorbe varias veces más CO2 que muchas otras especies. Lo que la convierte en un sumidero de carbono (depósito de carbono natural) realmente importante.

¿Cómo se consigue la madera si es una hierba?

Una vez que se ha talado la planta, se quita la capa externa (piel verde) y se corta cada tallo de manera longitudinal, quedando una especie de círculos. Esto se abren y se estiran, de forma que quedan pequeñas tiras que tras pasar por un proceso de secado se unen para formar tiras mayores.

Suscríbete y recibe todas nuestras novedades

Respetaremos tu privacidad.