Suelos de Bambú para Cocinas y Baños

suelo bambu cocinas y baños

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

No siempre es sencillo encontrar la solución ideal para el suelo de un baño o una cocina, especialmente por la enorme oferta y diversidad de características que existen. Sin embargo si lo que estás buscando es un suelo agradable, bonito y que además sea respetuoso con el medio ambiente debes prestar atención a los suelos o parquets fabricados con Bambú.

Los materiales respetuosos con el medio ambiente, o “verdes”, son cada vez más apreciados y populares, algo en lo que también influye el estilo que pueden aportar. Un suelo de madera de bambú, aunque no es exactamente una madera, es una solución duradera, económica y que queda realmente bien tanto en ambientes modernos como en tradicionales.

El bambú es una hierba de rápido crecimiento, mucho mayor que cualquier árbol, que permite tener un recurso altamente renovable, por ello son muchos los propietarios, que preocupados por el medio ambiente y su huella ecológica deciden usar bambú para el suelo del baño o cocina, aunque no tiene porque ser este su único uso. Esta velocidad de crecimiento acelerada permite tener en 3 años una planta con el tamaño optimo para la explotación, mientras que según que especie de árbol estaríamos hablando de décadas. Esta es una de las razones que permite que el coste del bambú sea significativamente inferior a la de la mayoría de maderas.

Se pueden encontrar pisos o suelos de bambú tanto en “madera maciza” como procesa o fruto de la ingeniería (el equivalente a suelos laminados). Los suelos de bambú macizos, fabricados uniendo tablas, y que por tanto tienen una apariencia más natural, son algo menos resistentes a la humedad que los procesados, fabricados a partir de fibras de bambú y unidas a altas presiones. Aún así esta resistencia a la humedad sigue siendo superior a la de la mayoría de maderas más usuales. Por tanto lo ideal para un cuarto de baño o cocina donde se quiera usar un suelo bambú, y teniendo en cuenta que se trata de un ambiente húmedo lo ideal es utilizar uno fabricado a partir de fibras, aunque la otra opción seguiría teniendo un buen comportamiento.

Los suelos de bambú macizos pueden ser teñidos o barnizados de cualquier color. Cuando empiecen a mostrar signos de desgaste bastará con aplicar una lija fina y dar una nueva capa del acabado por el que nos hayamos decantado. Para la limpieza bastara con barrer y pasar un fregona húmeda.

Los suelos a partir de fibras de bambú, aquellos que pasan por un proceso industrial, terminan teniendo un apariencia muy similar a al original y ganan algunas características adicionales:

  • Mayor resistencia a la humedad.
  • Más fácil de mantener.
  • Mayor resistencia a golpes y torsión.
  • Se encuentran disponibles en lamas con sistema de clic que permite que cualquiera pueda instalarlos fácilmente.

El inconveniente principal es que una vez se ha desgastado, tras bastantes años de uso, no puede repararse con una simple lija, y debe ser sustituido.