8 Maderas Para Tus Proyectos al Aire Libre

madera al aire libre

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Con el paso del tiempo y la acción de la naturaleza absolutamente todos los elementos constructivos sufren deterioro. Con la madera pasa exactamente lo mismo, aunque en función de la que elijamos los tiempos varían mucho.

Cada tipo de madera tiene sus ventajas y sus inconvenientes, además de que no todas se exponen de la misma forma, por ello no existe una opción universal y lo mejor es que elijamos en función de nuestras necesidades, entorno al que va estar sometida y presupuesto.

Coníferas más usuales

El cedro, la sequoia y el ciprés son tres maderas que podemos encontrar en trabajos al aire libre sin tratamientos específicos.
Tanto el cedro como la sequoia son maderas estables, no se deforman normalmente si el secado ha sido el adecuado, y tienen una resistencia natural considerable. Sin embargo pueden quebrarse al trabajar con tornillos y suelen emitir taninos al exterior si no ha sido sellada correctamente, lo que puede deteriorar las capas de pinturas y barniz que se hayan aplicado.

El ciprés, algo más débil, presenta unas características similares. Tiene un color mucho más claro.

El precio y disponibilidad está directamente relacionado con la zona en la que nos encontremos y lo cerca que tengamos explotaciones de estas maderas para exteriores.

El Roble Blanco

El roble blanco tiene una madera menos porosa que la de otros tipos de robles. Esto dificulta el avance de la humedad y por tanto de la descomposición. Al igual que con las maderas anteriores hay que tener cuidado a la hora de trabajar con sujeciones, como tornillos, ya que puede quebrarse.

Estéticamente es una madera muy apreciada.

Maderas tratadas más comunes

Una de las opciones más frecuentes son las maderas tratadas en autoclave, el pino principalmente. Tras este tratamiento la madera incrementa sustancialmente su resistencia a la humedad, insectos y hongos, aunque esto no quiere decir que no pueda quebrarse o deformarse.

El precio no suele ser elevado, si lo comparamos con otras alternativas.

Maderas tropicales de gran densidad

Existen una serie de maderas, importadas principalmente de Suramérica y África, con una gran resistencia a la humedad, hongos e insectos debido a su gran densidad. El ipe, la teca y la caoba son tres de estas maderas.

Además, esta elevada densidad, aporta resistencia a los golpes y deformaciones.

Su precio suele ser bastante elevado, más teniendo en cuenta la expansión de la demanda de estas maderas para exteriores.