Compartir
encimeras postformadas

¿Qué es una encimera postformada?

De forma general y esquemática una encimera postformada es aquella compuesta por un tablero de fibras o partículas recubierto de melamina. Esta definición es un tanto genérica y no incorpora muchas de las cualidades que diferencian un simple tablero recubierto de melamina de una encimera postformada, aunque por otro lado no todos estos tipos de encimeras tienen las mismas cualidades.

Son también conocidas como encimeras laminadas, y son muy populares por su excelente relación calidad precio. Desde luego no son las más resistentes ni las más duraderas, pero si el cuidado es el correcto y evitamos que entren en contacto con excesivo calor o se filtre agua a su interior pueden durar muchos años como nuevas.

Características de la encimeras postformadas

  • Mayor espesor medio que el de un tablero tradicional. Los espesores más frecuentes de los tableros utilizados para la fabricación de mobiliario son de 16mm y 19mm mientras que el espesor de las encimeras postformadas suele estar entre los 30 y 40 mm. Esto no quiere decir que no existan encimeras más finas o tableros más gruesos. De hecho últimamente es frecuente encontrar encimeras de esta clase relativamente delgadas, aunque utilizando tableros de mayor densidad.
  • Fabricadas con tableros de mayor densidad. Con el fin de dar una mayor resistencia, tanto a la torsión como a impactos, las encimeras se fabrican a partir de tableros de mayor densidad. En algunos casos se utilizan simplemente tableros aglomerados o de partículas, estas son las más baratas y menos resistentes. En otros casos se utilizan diferentes capas siendo la interior de aglomerado y luego una superior de MDF o HDF (tablero de fibras de alta densidad) para dar mayor resistencia. Y por último tenemos aquellas en las que se utilizan únicamente tableros de fibras de alta densidad (es en esta gama donde podremos encontrar las encimeras más finas).
  • Sobre el tablero se aplican diferentes capas plásticas y papeles decorativos. Estas como mínimo deben jugar una doble función. Por un lado dar la apariencia deseada y por otro aislar el tablero de la humedad. Además pueden ofrecer una serie de características adicionales como recubrimientos antibacterianos, un plus de resistencia, resistencia a rayos UV para evitar la decoloración, etc. Es en estas capas donde las encimeras postformadas pueden marcar realmente la diferencia.
  • Cada vez es más frecuente utilizar tableros hidrófugos para la fabricación de encimeras postformadas. Estos ofrecen una mayor resistencia a la humedad.

Ventajas de las encimeras postformadas

  • Precio. Estamos ante una de las opciones más económicas en lo que a encimeras se refiere. El hecho de que sean baratas no tiene por qué implicar que estemos ante un producto de baja calidad, de hecho no lo son. Las encimeras postformadas son también una solución duradera si el cuidado es el adecuado.
  • Variedad de diseños. Son sin lugar a duda el tipo de encimera donde más posibles diseño encontraremos. Esto se debe a la utilización de papel melamínico, sobre el que se pueden imprimir cualquier diseño. Maderas, piedras o diseños originales. No hay límite.
  • Variedad de tamaños y espesores. Aunque dentro del mundo de las encimeras y las cocinas los tamaños han tendido a la estandarización es muy posible encontrar una mayor variedad dentro de las encimeras postformadas.
  • Instalación sencilla. Al tratarse básicamente de encimeras de madera pueden cortarse y adaptarse con bastante facilidad, mucho más que por ejemplo la piedra o el metal. Esto facilita mucho la instalación y también reduce su coste. Además existen toda una serie de complementos y remates que simplifican aún más la instalación.

Inconvenientes

  • Poca resistencia a la humedad. Si el agua se filtra al interior de la encimera esta se hincha y se deforma. Existen algunas recomendaciones para evitar que esto suceda, y si sucede evitar que deteriore del todo la encimera.
  • Limitada resistencia a golpes.
  • La resistencia a los arañazos también es limitada. Además estos pueden favorecer que el agua se filtre hacia el tablero.
  • Muy mal comportamiento frente al calor. Es necesario tener a mano siempre salvamanteles ya que poner una cazuela caliente es fatal para este tipo de encimeras.