Compartir
la madera ignifuga

En contra de la creencia popular, la madera, especialmente la industrial o tratada para fines constructivos o arquitectónicos, no es tan susceptible a quemarse como se piensa. La madera tiene un bajo nivel de conductividad térmica, es decir, no transmite el calor rápidamente, por lo que ante una llama inicialmente solo se quema la superficie. Habrá que esperar un tiempo hasta el fuego afecte a la totalidad, el cual dependerá de la intensidad del fuego y de la madera en cuestión entre otras variables.

Con esto no tratamos de decir que una casa con una estructura de madera en un incendio no se deteriore, lo hace al igual que cualquier otra construcción, aunque no tan rápidamente como la gente suele pensar. Además, con el desarrollo de la industria química, hoy es muy sencillo encontrar maderas ignifugas, aquellas tratadas para resistir en mejor medida el devastador efecto que un fuego puede tener.

Tableros ignifugos

Al hablar de madera ignifuga es muy frecuente referirse a tableros, fabricados a partir de productos derivados de la madera y resinas (aglomerados, mdf…), a los que durante el proceso de fabricación se les aplicó un tratamiento específico, sales ignifugantes, para ralentizar el avance del fuego. Lo que se consigue es reducir la inflamabilidad, es decir, el que surjan llamas de la madera reduciendo de esta forma la probabilidad de que el incendio se propague rápidamente.

Estos tableros ignífugos se encuentran en los mismos formatos que los tradicionales, incluso con melaninas, y son muy similares estéticamente. En función del fabricante podemos encontrar que las partículas o fibras han sido tintadas para diferenciarlos, normalmente en rojo, aunque esta no es ni mucho menos una característica esencial de los paneles ignífugos.

Dentro del Código Técnico de Edificación se establecen los parámetros de seguridad ante un incendio que los elementos constructivos deben soportar, entre ellos la madera. Por tanto es más que recomendable adquirir madera ignifuga solo de fabricantes que hayan cumplido con estos test y se ajusten a la normativa.

El mantenimiento es similar al de cualquier otro tablero aglomerado, mdf o contrachapado, evitar la humedad para que no se deformen, apilarlos correctamente y evitar golpes.

Pintutras y barnices intumescentes

Otra de forma de conseguir una resistencia adicional al fuego por parte de la madera es la utilización de pinturas y barnices intumescentes. Estos consisten en aplicar una capa de producto sobre la madera que en contacto con el calor se expande formado una película que retrasa el avance del calor y el fuego.