mitos construir con madera

Existen muchos mitos y dudas sobre algunos usos de la madera, especialmente entorno al mundo de la construcción. En el presente artículo vamos a tratar resolver algunas dudas.

¿Es verdad que la madera resiste mejor en caso de incendio que el acero?

Sí. La resistencia al fuego de la madera, frente a la del acero o el hormigón, es otro parámetro importante a la hora de proyectar un edificio. El hecho de que la madera sea un material combustible no tiene que llevar a equívoco. En caso de incendio, la madera evoluciona produciendo una combustión lenta: la penetración de la zona carbonizada en una sección de madera es de menos de 1 milímetro por minuto. Y va haciéndose más lenta con el transcurso del incendio porque la propia capa carbonizada aísla del calor al interior de la pieza.

Sin embargo, elementos estructurales como el acero, que no son combustibles, entran en zona de deformación plástica cuando la zona del incendio alcanza determinada temperatura y provocan el colapso. Por esa razón las estructuras metálicas deben ser protegidas con pinturas especiales frente al fuego.

¿Cuánto dura un tejado de madera?

Siempre, si se evita la entrada de agua.

Existen ejemplos de construcciones de madera que han perdurado durante siglos: el Palacio de Katsura, en Kyoto, mantiene su estructura original de madera desde el año 1650. Las “Stavkierke” -iglesias noruegas- fueron construidas hace más de mil años. Otros ejemplos de construcciones de madera con cientos de años, son la gran mayoría de las cúpulas y cubiertas de las catedrales e iglesias cristianas , o los hórreos, de madera, con ejemplares de más de quinientos años en la zona centro-oriental de Asturias.

Además la evolución de los tratamientos fungicidas e insecticidas hacen que la madera se encuentre ante una evolución imparable como material de construcción.

¿Se pudre la madera cerca del mar?

No. A la madera, al contrario de lo que le sucede al acero, no le afecta el salitre de los ambientes marinos, por lo que su uso en construcciones, puentes o mobiliario en zonas costeras se impone.

Sólo si está en contacto con agua de mar, por ejemplo, en pantalanes o embarcaderos, en determinadas zonas puede ser atacada por la larva de un molusco, el “teredo marino”, conocido también como “broma”. La madera que vaya a estar en esta clase de uso, la nº 5 del CTE, debe ser tratada en profundidad en autoclave mediante sales de cobre.

Otro aspecto importante es la resistencia a la corrosión: la madera no reacciona ni es atacada por agentes químicos, como el cloro. Esta es una de las razones por las que, actualmente, su uso es prácticamente obligado en la cubrición de piscinas.

¿Qué tratamiento se debe aplicar para una estructura de cubierta de madera laminada?

tratamiento cubiertas de madera

Esta es una pregunta muy frecuente ya que en muchas ocasiones en los proyectos de ejecución aparecen prescritos tratamientos en profundidad en autoclave, cuando este tipo de tratamientos son indicados para exposiciones a la intemperie y al descubierto.

Una estructura de cubierta de madera (laminada o aserrada) ventilada y con lámina de impermeabilización se encontrará en una Clase de Uso 2, de acuerdo con el Código Técnico de la Edificación- Seguridad Estructural- Madera. En estas condiciones el nivel de protección requerido deberá ser superficial, con un producto a poro abierto (lasur) con propiedades insecticidas y fungicidas (NP1).

Quiero hacer una pérgola en mi jardín. He oído que no se debe utilizar madera de abeto. ¿Es cierto?

Sí. Una pérgola descubierta es un elemento que estará a la intemperie (Clase de uso 3.2, según el C.T.E.) y requerirá un tratamiento en profundidad en autoclave con sales de cobre.

Debe utilizarse madera muy impregnable para que el tratamiento sea efectivo frente a hongos de pudrición e insectos, y el abeto no lo es. La madera más recomendable es el pino. A pesar de que las propiedades mecánicas de estas dos especies son muy similares, tienen comportamientos muy diferentes en cuanto a impregnabilidad.

Le recomendamos, además, para la protección frente a la radiación ultravioleta, que le aplique una pintura a poro abierto o lasur de un color intermedio. Si no lo hace, se irá quedando gris con el paso de los años.

¿Por qué se pudre la madera? ¿Se puede evitar?

La madera se pudre porque es atacada por hongos xilófagos (se comen la madera) de pudrición. Existen varios tipos: pudrición parda, blanca… Se puede evitar fácilmente haciendo que el contenido de humedad de la madera no supere el 18 – 20% de humedad: es suficiente con que no se moje de manera prolongada. La única forma que los hongos tienen de progresar en la madera es por encima de dichos niveles de humedad.

Otra forma de evitar la pudrición, cuando los niveles de humedad previstos van a ser altos, es mediante la aplicación de protectores fungicidas, mediante pincelado o en autoclave, dependiendo de la exposición.

O también utilizando maderas muy resistentes a la pudrición, como las tropicales. Desgraciadamente, este tipo de maderas pueden provenir de talas furtivas de países en vías de desarrollo. En estos casos no se trata de una alternativa ecológica, por lo que nosotros aconsejamos verificar su origen o buscar alternativas.

…en el proyecto aparece madera laminada tratada en autoclave. ¿Se puede tratar esa madera así?

Sí, pero sólo tratando lámina a lámina por separado, secándola, y fabricando el laminado con las láminas de madera tratada y seca. Dése cuenta que en un autoclave se aplican los protectores mediante ciclos de presión y vacío, y esto puede provocar el deslaminado de las piezas.

De todas formas, si el uso va a ser para una cubierta ventilada (Clase de Uso 2) y no para intemperie (Clase 3 o superior), no es necesario ese nivel de protección químico. El Código Técnico de la Edificación prescribe como recomendable la aplicación superficial de un lasur con propiedades fungicidas e insecticidas.

¿Qué es madera C18 o C24? ¿Y GL24h?

Las dos primeras se refieren a madera aserrada de conífera (C) con resistencia a flexión f m,k de 180 y 240 Kg/m2 respectivamente.

La tercera a madera laminada encolada (GL viene de “Glue”) con f m,k de 240 Kg/m2, y composición homogénea (H). En el Código Técnico de la Edificación se definen las clases resistentes de cada especie de madera para usos estructurales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here