Compartir
suelos ecológicos

La preocupación por el medio ambiente se ha ido convirtiendo en una constante en las decisiones de muchos consumidores en múltiples ámbitos de la vida. Por suerte la construcción no está siendo una excepción, y son cada vez las personas que se preocupan en elegir materiales verdes, siendo las preguntas en torno a los pavimentos y suelos ecológicos de las más frecuentes.

A la hora de elegir un material sostenible debemos prestar atención a múltiples cuestiones, y no solo a si este es renovable. Se debe considerar el proceso de fabricación o transformación necesario para convertirlo en suelo, el transporte e incluso las condiciones laborales de las personas que trabajan en todos los eslabones de la cadena productiva.

Sólo si es respetuoso en todas y cada una de estas fases podremos hablar realmente de un suelo ecológico. En esta ocasión nos centraremos en el material, y dejaremos que sea el consumidor el que se informe de si la empresa que le facilitará el pavimento ha respetado todos los criterios para ofertar un material ecológico y que no sea solo una estrategia de marketing.

Materiales para fabricar suelos ecológicos

Madera maciza. Este es sin lugar a dudas el material de referencia para la fabricación de pavimentos ecológicos. Se trata de una fuente renovable, abundante, de resultado duradero y apariencia inmejorable. Sin embargo existen grandes excepciones respecto a si es ecológico o no. Debemos asegurarnos de que la especie utilizada no está en riesgo y que se han cumplido todos los criterios establecidos en certificaciones como FSC o PEFC. Además lo ideal sería que se utilizarán especies locales y así reducir la contaminación producida durante el transporte.

Bambú. Lo primero que hay que comentar es que el bambú no es exactamente una madera, sino más bien una hierba. Y por otro lado es su abundancia y muy rápido crecimiento lo que convierte al bambú en una gran opción para fabricar suelos ecológicos. La velocidad a la que se renuevan estas explotaciones es muy superior a la de otras alternativas. Además son suelos resistentes, incluso a la humedad, y relativamente baratos.

Los posibles inconvenientes son el transporte, aunque por otro lado es cada vez más frecuente encontrar explotaciones fuera de Asia, y también las condiciones labores a las que se ven sometidas las personas que se dedican a su explotación.

Corcho. Se trata de una opción bastante menos abundante, y fabricados en esencia a partir de la corteza del alcornoque. Son resistententes a la humedad, de apariencia natural y ofrecen un gran aislamiento.

Suelos de linoleo. Este tipo de suelos está compuesto de diferentes materiales, todos ellos naturales y renovables. El principal es la linaza. También podríamos encontrar piedra caliza, corcho y madera. El resultado es un suelo muy versátil, disponible en una gran variedad de acabados, colores y texturas

Pavimentos ecológicos para exteriores

Madera. La madera maciza es también una gran opción para exteriores, aunque no cualquier madera. Algunas especies, especialmente tropicales, presentan características que las hacen aptas. Entre estas propiedades deben poseer una resistencia natural a la humedad, insectos y hongos. Aún así siempre es recomendable aplicar productos protectores.

Pavimentos terrizos. Se trata de un conglomerado de áridos, reactivos, calcín de vidrio, otros productos reciclados y algún producto fijador. Se trata de una solución resistente muy utilizada en jardines, espacios naturales y parques. Su apariencia es la de un camino de tierra.