Compartir
suelos de corcho

Los suelos de corcho son una nueva alternativa que está empezando a establecerse gracias a algunas de sus inesperadas virtudes. Para ser más precisos no se trata exactamente de una nueva tendencia. Es más bien un material que vuelve después de algunas décadas, durante las que ha sido injustamente tratado. Los pisos de corcho son una solución resistente, ergonómica, ecológica, con buen aislamiento y una apariencia diferentemente natural y llamativa.

Desde el punto de vista estético se puede encontrar en diferentes acabados, formatos y tamaños, aunque siempre bajo su apariencia característica de patrones de grano irregulares. Es posible la aplicación de tintes para obtener diferentes colores o tonalidades.

Se puede encontrar con fabricación similar a la de un laminado. Es decir, una capa superior de corcho y debajo una base en otro material como un MDF o incluso alguna madera como pino o abeto. Y también en placas o losetas. Por tanto los suelos de corcho pueden ser pegados con adhesivos o colas al subsuelo o flotantes. Son estos últimos, los pavimentos de corcho flotante, los que están representando una autentica novedad en el sector.

Normalmente estos suelos vienen ya con un tratamiento aplicado (sellado, barniz…) sin embargo es recomendable renovarlo pasados unos años, con el fin de evitar las manchas y sellar para el paso de la humedad.

pisos de corcho

Ventajas de los suelos de corcho

  • Al igual que sucede con los pisos de bambú, son una alternativa verde o renovable. Se obtiene a partir de la corteza de algunos árboles, por lo que ni siquiera es necesario talarlos. La corteza se regenera completamente en unos años y el impacto medioambiental es muy bajo cuando se realiza bajo una correcta planificación.
  • Da una sensación mullida al pisar, muy diferente a la que ofrecen el resto de opciones. En determinados ámbitos es considerado una gran ventaja, por ejemplo en habitaciones para niños o gimnasios donde no se usa maquinaria pesada y se realizan actividades en el suelo (yoga, gimnasios, ejercicios para embarazadas…). Además esta elasticidad natural de los pavimentos de corcho es bueno para articulaciones y columna la caminar.
  • Estos pisos son antiestáticos.
  • Tiene un excelente comportamiento frente a la humedad, siempre y cuando esta no sea constante. No existen inconvenientes para su uso en cocinas, de hecho es muy frecuente verlos en este tipo de entornos.
  • El corcho es un material que se utiliza en muchas ocasiones para insonorizar habitaciones al utilizarlo como revestimiento para paredes, este efecto también se consigue cuando se usa como suelo.
  • Es un muy buen aislante térmico, por lo que ayuda a mantener estable la temperatura de la casa.
  • Recupera su estado original cuando se abolla al pisar o cuando se ejerce fuerte presión sobre él.
  • La superficie de los pisos de corcho es antideslizante.
  • Son ideales para aquellos hogares donde viven personas que sufren de alergias. No generan polvo, repelen el moho y los hongos. La suberina, un polímero natural, los convierte en hipoalergénicos.

Desventajas de los pisos de corcho

  • En contra de lo que puede parecer los suelos de corcho no son la alternativa más barata. Se pueden encontrar precios de laminados o vinílicos más bajos. Aunque si que es más barato que la madera maciza o los porcelánicos.
  • Aunque son resistentes debe tenerse cuidado al arrastrar elementos pesados sobre ellos, por ejemplos muebles, ya que el deterioro podría ser importante. Utiliza una manta si necesitas mover algún mueble.
  • Si bien a muchos les gusta el diseño desigual y aleatorio del corcho, aunque también cabe decir que no es del gusto de otros muchos. Los diseños y opciones, aunque existen, son limitados.
  • Necesita de mantenimiento periódico, cada pocos años será necesario renovar su acabado.
  • La luz del sol, si es directa y constante afectará a su tonalidad.