Construcción con Paneles o Madera Contralaminada

madera contralaminada

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

La madera contralaminada o CLT (Cross-laminated timber) se ha convertido en un material de construcción que está inspirando a arquitectos alrededor del mundo. Sus propiedades hacen posible la construcción en madera de grandes edificios en incluso rascacielos en breve. La revista Architect Magazine lo considera uno de los materiales que marcarán este siglo.

Su expansión aún está concentrada en Norte América y algunos países del Centro y Norte de Europa como Alemania, Austria o Suiza. Aunque ya podemos encontrar algunos ejemplos en España, donde se ha utilizado incluso para promociones públicas de vivienda.

¿Qué es la madera contralaminada o los paneles contralaminados (CLT)?

Son básicamente paneles prefabricados fruto del avance de la ingeniería y la arquitectura dentro del campo de la construcción en madera. Consiste en la utilización de varias capas de madera que se unen en direcciones alternas, se encolan y sobre los que se aplica presión. El resultado son piezas de madera de grandes dimensiones con unas excelentes prestaciones para la construcción.

Aunque se pueden utilizar una gran variedad de maderas para la fabricación de paneles contralaminados las más frecuentes son el pino y el abeto.

Características de la madera contralaminada

  • Se pueden encontrar en diferentes espesores y con diferente número de capas. Estas deben tener un número impar. Con mayor frecuencia 3, 5 o 7 capas. Los espesores varían desde los 80 milímetros hasta superar los 200. Espesores mayores son posibles, pero no frecuentes.
  • Piezas de gran tamaño. Se pueden alcanzar longitudes de 20 metros e incluso superiores.
  • Las piezas son secadas previamente hasta alcanzar una humedad ideal. Esta se sitúa entorno a al 12%.
  • Ligereza. Especialmente si la comparamos con otros materiales utilizados en la construcción con el acero o el hormigón. Se reduce drásticamente la cimentación necesaria.
  • Aislamiento acústico y térmico. Se debe a la capacidad aislante natural de la madera. Gracias a esto se consigue que las casas fabricadas con paneles contralaminados tengan una eficiencia energética realmente alta y sin la necesidad de inversiones adicionales.
  • Resistencia al fuego. La madera contralaminada fabricada en países donde existe una normativa al respecto ofrece todas las garantías de resistencia frente al fuego. Se puede conseguir fácilmente tiempos que van desde los 30 minutos hasta las 4 horas.
  • Es una material plenamente compatible con otras materias primas. Cemento, vidrio, aluminio, acero, etc.
  • No introduce ningún componente toxíco en la construcción, por lo que favore ambientes muchos más sanos y habitables.

Una ventaja que también suele pasarse por alto es que pueden utilizarse piezas de madera pequeñas para formar el panel. Permitiendo un mayor aprovechamiento del árbol.

Construcción con madera contralaminada

La construcción con paneles de madera contralaminada en el lugar se parece más a armar un puzzle que a la construcción tradicional. Se debe a que estas piezas vienen preparadas del taller: cortadas a medida, mecanizadas, e incluso con las puertas y ventas hechas. Y luego se ensamblan con la ayuda de grúas.

Una de las grandes ventajas es que el tiempo de construcción o ensamble se reduce drásticamente, alrededor un 30-40%. Se debe a a varios factores, entre los que destacan: trabajar en taller aumenta la velocidad de trabajo, se eliminan los tiempos de fraguado del hormigon, se reducen drásticamente los errores. Además hay un ahorro adicional de tiempo en la instalación de otros elementos como puertas, ventanas e aislmientos.

La utilización de paneles contralaminados en la construcción está acabando con las limitaciones de la construcción en madera. Edificios de varias plantas, e incluso rascacielos, empiezan a ser una realidad.

Las desviaciones en los presupuestos, tanto económicos como temporales, son mucho más reducidas. Especialmente cuando la obra contiene elementos o estructuras complejas. Se debe en gran parte a la fabricación en taller.

Llama la atención la resistencia de las construcciones con madera contralaminada frente a temblores de tierra o terremotos. Es un material mucho más conveniente ante una situación extrema como esta.

Otra ventaja de la construcción con madera contralaminada es que no se generan residuos en el lugar de la construcción. Y en fábrica los que se generan, son muy reducidos en comparación con otras alternativas de construcción. Por tanto el impacto ambiental es reducido. Además una vez finalice la vida útil de la construcción es 100% renovable.

Con el cuidado y mantenimiento adecuado este tipo de construcciones de madera tiene la misma vida útil de cualquier otro tipo de construcción o incluso superior. Tan solo hay que entender el material y como este puede verse afectado.