Compartir
tipos de gres

¿Qué es el Gres? Es una palabra que hace referencia de manera muy genérica a un material formado entre otros por arcillas, desangrantes (cuarzo, rocas graníticas…) y fundentes. Entre sus características destacan dos: su dureza y su baja absorción de agua. Estas cualidades convierten a los diferentes tipos de gres en un material ideal para la fabricación de suelos y revestimientos.

Las posibilidades de diseños son muy altas, se puede conseguir de la apariencia de barro cocido, típico del gres rústico, hasta efectos madera, granito, mármol y otros muchos materiales.

Dentro de estas clases de gres destacan 3 grandes grupos:

Gres Esmaltado

gres esmaltado

El gres esmaltado es el tipo más frecuente. Se utiliza especialmente en interiores, aunque también puede utilizarse en exteriores. Tiene una excelente relación calidad-precio y unas muy buenas prestaciones: baja absorción de agua y alta resistencia.

Puede fabricarse en cualquier color, dependerá del pigmento utilizado. Básicamente se trata de una pieza de arcilla sobre la que se aplica un esmalte.

Gres rústico

gres rustico para suelo

En este caso el proceso de fabricación es por extrusión, en lugar de prensado, lo que produce una superficie irregular. Esta apariencia característica es la que demandan aquellos que se deciden por el gres rústico.

Es un material muy resistente que puede usarse en interiores, exteriores y zonas de mucho tránsito. También tiene una baja absorción de agua, entre 1,5% y el 6%, por debajo del gres esmaltado, aunque sin llegar al extremos del gres porcelánico.
Normalmente se comercializa en pequeñas baldosas, cuadradas o rectangulares. El proceso de fabricación vuelve muy complejo la obtención de grandes piezas.

Las piezas rara vez son esmaltadas y la apariencia es la misma en toda la masa. Se puede confundir con el barro cocido y las colores van desde el pardo al ocre.

Gres porcelánico

gres porcelánico para suelos

Aunque su nombre sugiera lo contrario, el porcelánico es el tipo de gres para suelo más resistente. Esto se debe a que durante su proceso de fabricación se alcanzan temperaturas más altas durante más tiempo, consiguiendo un material menos poroso. Es por tanto más resistente a golpes, manchas, cambios de temperatura, y también tiene una menor absorción de agua.

Otras de las grandes ventas de los suelos de gres porcelánico es su enorme resistencia a la abrasión. Es decir, al rozamiento causado por el tránsito de personas, vehículos, carritos, etc. Los otros tipos de gres también son resistentes en este sentido, pero el porcelánico sobresale.

Se trata de piezas que se fabrican en una única cocción, prensada en seco y no esmaltadas. Se puede conseguir en una gran variedad de diseños y texturas.

Su uso es tanto para exteriores y zonas de mucho tránsito, como en el interior. El precio del gres porcelánico es superior al de los otros tipos de gres, en torno a un 40-50%. Debido a esta diferencia de precio se suele optar por el gres esmaltado para interiores y el porcelánico para exteriores y zonas de tráfico intenso.

Una pregunta frecuente es si existen a su vez diferentes tipos de gres porcelánicos. La respuesta es si. Por un lado tenemos el porcelánico técnico, que es en esencia la masa vista por ambas caras, lo que resta posibilidades de diseño. Y por otro lado el gres porcelánico esmaltado que permite cualquier diseño. En esencia ofrecen las mismas prestaciones técnicas, aunque desde luego no estéticas.

¿Qué tipo de gres me conviene?

Los que buscan una estética rústica para su suelo lo suelen tener muy claro, el gres rústico.

Los que buscan una calidad superior y la mejor de las resistencias, incluso a la intemperie, elegirían el gres porcelánico. En este caso el factor precio no debe ser un condicionante, ya que como mencionamos el gres porcelánico tienes mayores costes asociados.

Aquellos que busquen un producto de buena calidad, con unas buenas prestaciones y con un precio razonable se decantarán por el gres esmaltado.

El gres esmaltado suele ser el más utilizado en nuevas promociones destinadas a la venta, especialmente en aquellas que se van a dedicar al alquiler.