Diferencia entre Suelo Laminado y Tarima Flotante

Diferencia entre Suelo Laminado y Tarima Flotante

En bastantes ocasiones podemos encontrarnos en conversaciones donde los términos suelo laminado y tarima flotante se usan indistintamente. No se trata necesariamente de un error.

Los suelos laminados son un tipo de tarima de flotante. Pero no todas las tarimas flotantes son suelos laminados.

Definamos ambos conceptos para aclarar un poco el tema y entender la diferencia.

Cuando hablamos de tarima flotante nos referimos a una forma de instalación. Es flotante cuando no está fijada al suelo, es decir, flota sobre este. Las piezas se van encajando unas con otras hasta cubrir toda una superficie sin que se use ningún método (pegamentos, colas, clavos, etc) para fijar la tarima al suelo.

Este tipo de instalaciones solo tiene sentido cuando las piezas se van a mantener juntas, por ejemplo utilizando algún sistema de anclaje o clic. Nos puede servir como idea un puzzle, donde las piezas están sujetas unas con otras y si movemos una se mueven todas.

Un suelo laminado es un tipo de tarima compuesta por varias capas, normalmente un núcleo de HDF (High Density Fibreboard), un papel melamínico impreso con nuestro diseño y una última capa plástica que protege la superficie. Este tipo de suelo o tarima además se instala de forma flotante. Por tanto es un tipo de tarima flotante.

Pero no es el único. Tenemos otros tipo de tarima flotante diferentes de los suelos laminados, como pueden ser algunos clases de suelos vinílicos o la tarima multicapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *