Tipos de Puertas: Interior/Exterior, Materiales, Apertura…

tipos de puertas

Existen diferentes formas para clasificar la gran cantidad de tipos de puertas que existen. Cada una de estas clases ofrece una solución a un tipo de necesidad. Algunas están pensadas para ser baratas, otras para resistir las inclemencias del tiempo y otras para ahorrar algunos centímetros de espacio.

Puertas de Interior

Utilizaremos varios criterios para clasificar o catalogar las puertas de interior:

Según el sistema de apertura

Abatibles. Son las que se abren formando un ángulo respecto a la pared. Se trata de método de apertura más tradicional y frecuente donde se utilizan bisagras que fijan la puerta a al marco y permiten la apertura. Las podemos encontrar tanto de una hoja como de dos. El inconveniente de este tipo de puertas es la apertura, que requiere de un espacio despejado.

Puertas corredizas o correderas. Son también una opción bastante frecuente y la elección de aquellos que buscan ganar algunos centímetros. También pueden estar formadas por varias hojas.

  • En este caso el sistema de correderas se fija a la pared o el techo y la puerta corre paralela la pared. La gran ventaja es que no requiere obra.
  • Interior o empotrada. En este caso la puerta corredera se introduce en la pared, dejando aún más espacio libre. La instalación es más compleja ya que requiere que el armazón esté dentro de la pared.

puertas plegables y pivotantes

Pivotantes. En este caso la puerta gira en función un eje vertical utilizando pernos giratorios. Se trata de una clase de puertas que se salen de lo convencional y que permiten hojas de grandes dimensiones.

Plegables. Consisten en varias lamas que se plegan unas sobre otras hasta permitir el paso. Se trata de una solución que también permite ahorrar algo de espacio en comparación con las abatibles.

Según su composición

  • Huecas.
    • Alveolar o de “nido de abeja”. Consiste en una estructura con forma de nido de abeja hecha de cartón dentro de un marco de madera y posteriormente revestido con una chapa. Son el tipo de puerta de interior más frecuente y económico. Son además una solución ligera.
    • Aunque actualmente las puertas de interior alveolar dominan el mercado no siempre se han fabricado con este tipo de estructuras de carton. Hace años era habitual encontrar puertas rellena con paja, y hoy en días también se pueden encontrar rellenas de espuma y otros materiales.
  • Chapadas. Se trata en esencia de puertas donde se utilizan materiales relativamente económicos como aglomerado o MDF para el interior de la puerta. Posteriormente se recubren con chapas ya sea de maderas o incluso con MDF especialmente adaptado para pinturas o lacados. En algunas ocasiones, el interior de aglomerado viene perforado con el fin de reducir el peso de la puerta, a estas se las conoce como tubulares. Son muchos los fabricantes que consideran a las puertas chapadas como macizas. Esto no es necesariamente un error, aunque lleva a confusión a muchos consumidores que entienden como macizas aquellas que están íntegramente formadas por madera natural
  • Macizas. Como su nombre indica se trata de puertas fabricadas con un material macizo, normalmente madera. En función del tipo de madera utilizada también se la puede considerar como puerta de exterior. El roble es una de las especies más utilizadas para la fabricación de puertas.
  • Aluminio. El aluminio es un material muy polivalente que poco a poco ha ido se ha ido introduciendo en muchos ámbitos. Ofrece resistencia y mantenimiento prácticamente nulo.

Es muy posible e incluso frecuente combinar varios de estos materiales con otros, como el cristal, o incluso entre ellos.

Acabados de puertas de interior

Los acabados más frecuentes aplicados a las puertas de interior son:

  • En crudo. Cuando se adquiere la puerta sin que se le haya aplicado ningún acabado.
  • Pintura. Es poco frecuente encontrar hoy en día puertas comercializadas con esmaltes. En los casos en los que las encontramos es porque lo han aplicado los propietarios. Si bien existen diferentes calidades, muy pocas alcanzan la de las lacas.
  • Barniz. Todo un clásico en el mundo de la madera que asegura calidad y durabilidad.
  • Lacadas. Se trata de un acabado resistente y duradero. Muy demandado desde hace unos años. Es también habitual encontrar puertas prelacadas. En este caso aunque a simple vista parezca que ya está lista, no lo está. Será necesario aplicar al menos 2 o 3 capas de laca si realmente queremos un acabado de calidad y duradero.
  • PVC, melaninas y otros plastificados. Cada vez más frecuentes ya que ofrecen un coste bastante bajo y una calidad aceptable.
  • Cristal. Para los casos en los que existen cristales normalmente serán templados o laminados.

Medidas  puertas de interior

Actualmente las medidas de las puertas están bastante estandarizadas. Estás son:

  • 203×62,5 centímetros.
  • 203×72,5 centímetros.
  • 203×82,5 centímetros.
  • 203×92,5 centímetros.

Lo normal es que si necesitas una puerta que se salga de estas medidas deba tratarse de un trabajo a medida o bajo pedido. En estos el precio suele elevarse significativamente.

Puertas de Exterior o Entrada

En este caso, nos centraremos en la composición de la puerta de exterior más que en los sistemas de apertura que en esencia son los mismos.

Tipos de puertas de exterior según su composición

  • Acorazada. Las puertas acorazadas son las que ofrecen una mayor resistencia frente a impactos. En este caso tanto el cerco como las chapas son de acero.
  • Blindada. Son marcos en madera y/o MDF con chapas de acero en el interior.
  • Macizas. Puertas fabricadas en su totalidad con madera maciza. Las podemos encontrar en toda clase de diseños y acabados. Son teóricamente una solución menos seguro que las anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *