Bricolaje / DIY

Tipos de Adhesivos o Pegamentos para Madera

Compartir:

pegamentos para madera

Los adhesivos o pegamentos para madera se emplean para lograr la adherencia entre dos piezas de madera de manera firme y duradera. Existen multitud de pegamentos, en base a productos de diferente origen, tanto químicos como naturales.

Tipos de pegamento para Madera

Cola tradicional de carpintero o reversible: este pegamento tradicional se obtenía empleando diversas partes del ganado (cuero, pezuñas, cuernos, cartílagos, quijadas) que se hervían durante horas o días ininterrumpidamente, hasta obtener una gelatina muy espesa con un intenso aroma animal. La gelatina se esparcía sobre una malla de alambre y se dejaba secar. Estas planchas se molían y el polvo se ponía en remojo.

La mezcla se hervía a baño de María y se mantenía a temperatura constante para su uso. Para utilizarla debía limpiarse las piezas a unir, que debían quedar libres de polvo, grasa o cualquier elemento extraño.

Las piezas se ensamblaban de manera ajustada, pincelando con la cola caliente, juntando las partes y prensándolas. Se dejaban prensadas hasta que estaban frías y perfectamente secas. La unión era firme y duradera, aunque no tanto como otras opciones más actuales, y se deteriora con la humedad.

Comparativamente esta debilidad puede parecer un inconveniente, pero no tiene porque serlo. Pensemos en la restauración de muebles de gran calidad con maderas nobles o instrumentos musicales que requieren ser reparados. Para estos casos no se pueden usar adhesivos para madera que puedan dañar elementos si fuera necesario desmontar una parte.

Cola en frío: es similar a la cola de carpintero, pero con menor poder adherente y secado más lento. Consiste en un polvo granuloso que se empasta con agua, se deja reposar y se licua a conveniencia.

Esta cola tiene color ocre pálido, se aplica con brocha y se prensa hasta que seque y endurezca. Fue muy empleada para pegar cartón y papel. Tiene menor adherencia que la de carpintero, pero es menos quebradiza. Tiende a formar hongos con el transcurso del tiempo, por lo que se le agregan conservantes.

Es un pegamento a base de caseína, sustancia procedente de la leche. Mediante coagulación se separa el suero de la leche y la masa (cuajada), sin sal, se deshidrata (el resultado parece un trozo reseco de queso). Se muele y se incorpora borax, lo que facilita su disolución en agua.

Cola blanca vinílica: hay una gran variedad de colas blancas, con distintas densidades y características de secado. Estas colas se elaboran en base a resina vinílica soluble en agua. Al secarse, los componentes vinílicos tienden a reunirse. Se utiliza una capa muy fina, pero las piezas deben encajar perfectamente. Su secado es bastante rápido, alrededor de una hora, y se torna transparente. No es resistente al agua. Se trata del pegamento para madera más utilizado para encolar.

Resina alifática: también conocida como pegamento amarillo de carpintero. Seca en 15 minutos, no es tóxica. Más resistente al agua y al calor que el pegamento blanco.

Pegamentos de contacto: aunque este tipo de ashesivos se usa en multitud de campos, en el caso de madera se utiliza principalmente para colocar chapas o para unir maderas con otros materiales menos porosos.

Las siliconas no son una buena opción para pegar piezas de madera entre si.