Compartir
suelo de bambu ecológico

Los suelos de bambú se consideran una excelente solución ya que además de unas buenas prestaciones y características se la considera una materia prima respetuosa con el medio ambiente. Necesariamente esta afirmación no es falsa, pero existen abusos, y la realidad puede distanciarse de lo que se considera ideal.

Muchos fabricantes se suben al carro y se declaran “verdes, a pesar de no respetar ningún tipo de criterio ecológico o ético. Realizan toda clase de campañas publicitarias, no dudan en utilizar fotos de pandas felices en mitad de bosques de bambú y de publicar toda clase de falsas de declaraciones de principios en sus webs.

Algunos de estos abusos o carencias que hacen que el bambú y los suelos de bambú no sean todo lo ecológicos que debieran son:

  • Incumplimiento de los Derechos Humanos. Gran parte de la producción de bambú se realiza en países donde no se respetan los Derechos Humanos. China es con total seguridad el mayor exponente de este problema. Es además del mayor productor, un país donde estos derechos no se respetan. Otro ejemplo es el de Korea del Norte, un lugar donde estos derechos se respetan aún menos.
  • Comercio Justo. No existe ninguna organización o certificación relevante de comercio justo para este mercado. Estas organizaciones promueven un comercio donde haya una relación justa entre productos y consumidores.
  • A costa de otros bosques. Una de las razones por las que las plantaciones de bambú se consideran respetuosas es que no es necesaria la tala completa de un bosque, y que rápidamente vuelve a crecer. Sin embargo se están talando más bosques, de otras especies, para plantar bambú, y esto ya no es tan respetuoso.
  • Se usan pegamentos. Para conseguir todas las prestaciones que ofrecen los suelos de bambú actualmente, especialmente en lo que a resistencia se refiere, hay que usar pegamento y otros productos. El más utilizado es el óxido de aluminio. Sin estos aditivos la calidad del resultado no sería la misma.
  • También se utiliza formaldehído. Esta sustancia puede empeorar considerablemente la situación de aquellos que sufrende asma y otras enfermedades respiratorias. Además puede afectar a ojos, nariz y boca, provocar erupciones e incluso cáncer.