Suelos de Vinilo para uso Comercial o Zonas de Alto Transito

suelos de vinilo para comercios

Los suelos vinilicos son una popular opción no sólo en ámbitos residenciales, también en zonas comerciales con un alto tránsito de personas. Se debe a que son resistentes al agua y que precisan de un muy bajo mantenimiento. Son lo suficientemente duraderos, como para que no haya que sustituirlos con frecuencia. Y además están disponibles en una gran variedad de diseños, entre los que se incluyen maderas, piedras o cerámica.

Existe una gran variedad de precios y calidades. Así que es probable que si compras un suelo vinílico barato no sea capaz de soportar durante mucho tiempo el constante tráfico de gente de una zona comercial.

Los suelos vienen clasificados en clases, para que sea apto debe ser de clase 33. Inferiores a esta estaríamos antes suelos pensados para uso doméstico y no comercial.

En este tipo de suelos debe prestar especial atención al espesor de la capa de desgaste, la cual es la que protege el resto del suelo. Estás pueden tener espesores inferiores a 0,3 milímetros en suelos baratos. En productos de calidad puede estar en 0,7 milímetros o incluso superior. Es en esta capa donde se concentran la mayoría de problemas que pueden afectar un suelo vinílico en zonas comerciales.

Las garantías del suelo vinílico para tiendas

Es muy frecuente que las garantías ofrecidas por los fabricantes no sean las mismas para usos comerciales y residenciales. Por ejemplo un producto de calidad suele tener 30 años de garantía para usos domésticos, y entre 5-10 para zonas de alto tránsito como comercios.

Siempre es conveniente especificar al distribuidor el uso que va a tener nuestro suelo. Una mala elección nos puede hacer incurrir en un gasto excesivo si el uso es muy inferior. O a la inversa, acelerar el deterioro del suelo por un uso excesivo. Los fabricantes no suelen cubrir este tipo de problemas, tan solo los relacionados con defectos de productos.

Los errores de instalación, tampoco están cubiertos por la garantía. En la mayoría de los casos se debe a escasa capacitación del montador. Si vas a llevar un negocio, es preferible no tener que cerrar unos días por un problema de este tipo. Lo ideal es que busques a auténticos profesionales.

Problemas más comunes de los suelos vinílicos

Pérdida de brillo

La pérdida de brillo o lustre es el problema más habitual del suelo vinilíco en cualquier ambiente, incluidas tiendas o centros comerciales. Se debe principalmente al rozamiento de restos de arena y otras partículas sobre suelo al caminar. Esto va desgastando la capa superficial como si fuera una lija.

  • Si bien el proceso es inevitable, la mejor forma de solucionarlo o más bien ralentizar el proceso es pasar la aspiradora y la mopa habitualmente para evitar que estos restos se acumulen. El uso de alfombras y alfombrillas en determinadas zonas, como accesos, es también conveniente.
  • Algunos tipos de suelos vinílicos permiten la utilización de selladores para su superficie. Asegúrese de utilizar el adecuado, ya que el resultado podría ser contraproducente.

Los rayones y golpes

Son múltiples los factores que pueden rayar el pavimento vinílico. Muebles pesados, patas afiladas y sin protección, incluso tacones muy afilados de clientes que visitan el local.

  • Si se trata de lamas con sistema de clic, puede sustituir la pieza dañada. Esta puede ser una larga tarea si la lama dañada no es de fácil acceso y es necesario desmontar muchas hasta llegar a ella. Pero no es en sí una tarea compleja.
  • Para arañazos pequeños se pueden encontrar productos que los rellenan. Antes de aplicarlo asegúrese de que la superficie está bien limpie y también de respetar las recomendaciones de los fabricantes.

Decoloración

Se debe no solo al desgaste, también al contacto con otros materiales, como el cacho de algunos zapatos, productos de limpieza, aceites, etc. Además la exposición continuada al sol también produce este efecto.

  • La limpieza habitual reduce su exposición a productos químicos que pueden afectar a su suelo vinílico. Cortinas y otros elementos pueden reducir su exposición a la luz solar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *