Suelos de Mármol. Todo lo que necesitas saber

suelos de marmol

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

El mármol es uno de esos materiales capaces de aportar estilo y elegancia a cualquier superficie sea un suelo, una encimera o un revestimiento de pared. Los suelos de mármol han sido utilizados durante siglos por toda clase de diseñadores y arquitectos. Completamente natural, el mármol se extrae de montañas por todo el mundo, aunque eso sí, con las particularidades, acabados o colores propios de cada zona, e incluso con diferencias dentro una misma zona.

Frente a otras alternativas para suelo como es el caso del granito, el mármol requiere de cierto mantenimiento para mantener su clásica elegancia. Es un tipo de suelo resistente pero se debe proteger frente a la acción de diferentes líquidos y también de la humedad.

Acabados del mármol para suelos

Si bien el acabado más popular del mármol para suelos es el pulido o cristalizado, aquel que lo hace relucir y parecer un espejo, existen más opciones.

El acabado apomazado, similar al pulido, pero sin llegar a conseguir ese nivel de brillo, permite apreciar con mayor detalle la textura de la piedra.

Mármol labrado o abujardado. Aquí se golpe la pieza de mármol y se consigue una superficie irregular.

Mármol envejecido. Este se consigue aplicado químicos sobre la piedra. El resultado es una superficie irregular y satinada. La ventaja es que el resultado final será muy estable en cuanto a color.

¿Qué tener en cuenta cuando instalamos suelos de mármol?

El mármol es un tipo de piedra natural y que en su estado original es porosa. Esto lo convierte en susceptible a la acción de algunos líquidos y/o productos químicos. Por ello, tras la instalación del suelo lo primero que debe hacerse es sellar sus poros y aplicar algún acabado, para crear una capa que lo proteja.

Este tipo de tratamientos deben realizarse al menos una vez al año, aunque este periodo puede verse reducido significativamente en función del uso que vaya a tener el suelo.

Las manchas de productos ácidos sobre pisos de mármol

El mármol es un material alcalino y como tal reacciones frente a productos ácidos. Esto es importante ya que se algún producto ácido cae sobre un suelo de mármol sin tratar se puede producir una reacción química. El resultado más típico es una decoloración.

Algunos de estos productos son: zumos de frutas, vinagres y un gran rango de jabones y productos de limpieza. Cuando existe un derrame de este tipo debemos limpiarlo inmediatamente. A la hora de comprar productos de limpieza debemos prestar atención a que estos no contengan agentes ácidos.

Resistencia al deslizamiento en el suelo de mármol

El deslizamiento en los suelos de mármol depende en gran medida del tipo de mármol y del acabado que se le haya aplicado. El mármol pulido tiene un bajo coeficiente de rozamiento, y cuando está mojado puede ser una superficie muy deslizante, una cualidad no muy deseable para un suelo. Sin embargo existen acabados mates y pulidos que permiten un mejor agarre.

Resistencia a golpes y arañazos

Aunque no se trata de un material endeble el mármol tiene un superficie suave que es susceptible de sufrir daños, especialmente grietas y astillas en las esquinas.

Si la instalación del suelo de mármol es buena se reducen en gran medida estos problemas. Una instalación perfecta se considera aquella donde no existen desniveles en el resultado final, de forma que no queden bordes expuestos, por pequeños que sean, y que el subsuelo sea completamente resistencia y no existan pequeños vacíos que permitan que la baldosa de mármol ceda o parta.

El precio de las baldosas de mármol

El precio del mármol es muy variable, dependerá del origen de este, el coste del transporte puede encarecer mucho el producto, y también de las características. El precio de las baldosas de mármol puede varias de los 30€ el metro cuadro a los 200€ cuando no más en función de la exclusividad.

Algunos consejos para comprar pisos de mármol son:

  • Las baldosas grandes serán más caras, es decir un suelo de mármol con un formato de baldosa grande tendrá un mayor coste que uno hecho a partir de baldosas pequeñas.
  • Cuando compre baldosas de mármol confirme con su proveedor cual es la política de devolución frente a productos defectuosos o deteriorados.
  • Es frecuente negociar el precio cuando nos encontramos ante trabajos grandes.