bases del feng shui

¿Podemos vivir en armonía con la Naturaleza gracias a Feng Shui? ¿Cómo debemos armonizar los ambientes para que nos sintamos mejor? Los espacios están cargados de energía…, que hay que canalizar de forma adecuada, y a ello nos ayudan los principios o bases del Feng Shui.

Abrir las puertas

Las puertas de una casa se consideran verdaderas entradas de energía. Eso sí, no deben estar enfrentadas con una puerta de salida o una ventana, pues en este caso la energía fluye entre ambos puntos sin ocupar el espacio.

También hay que evitar muebles que bloqueen la entrada, pero se pueden situar algunas sillas apoyadas en la pared para aumentar la sensación de confianza, estabilidad y soporte.

Amplitud de espacios

La entrada al hogar debe ser amplia, ordenada e incitante. La existencia justo enfrente de ella de columnas, que interrumpen el paso, o de espejos, que reflejan la energía que entra, es desfavorable; si hay escaleras, tampoco deben colocarse enfrentadas a la puerta porque la energía se escapará. Lo que sí es recomendable es ubicar el salón cerca, porque si está lejos, la energía que se cuela en la vivienda no entrará suficiente en él.

Estos criterios son sin lugar a dudas los más complejos dentro del Feng Shui. No siempre tenemos la posibilidad de decidir elementos estructurales como estos.

Luz y color

Todas las personas se ven afectadas por lo que les rodea, ya sea la luz, principal fuente para la energía vital, un mueble o el color. En un dormitorio deben reinar la tranquilidad y la calma, de ahí que los colores idóneos sean los pálidos, tonos que ayudan a crear un ambiente suave y relajado. El amarillo estimula el pensamiento y la comunicación, y los tonos tierra aportan seguridad.

La Cama en el Dormitorio como una de las bases del Feng Shui

La buena distribución de los muebles es fundamental para lograr un espacio armonioso y evitar barreras energéticas. Así, el cabecero de la cama ha de estar próximo a la pared como elemento limitante y seguro, y orientado al Norte. Que desde la cama se vea la puerta de entrada proporcionará un sueño tranquilo, pero no debe estar delante.

Lo mismo que las ventanas: si se encuentran frente a ella, la energía entrará y saldrá rápidamente.

Orden y concierto

Cuando se entra en el salón, uno se siente de manera diferente según sea la disposición energética ambiental. Así, para asegurar la intimidad y la relajación, el sofá ha de estar colocado de tal forma que domine la visión que hay desde la puerta. Además, si está pegado a la pared, la energía no encontrará ningún obstáculo. La distribución del mobiliario debe ser armónica, invitando a la conversación y a la convivencia.

Energía vital

Para estar cómodos en una sala es conveniente que la energía que entra por la puerta recorra tranquilamente todo el espacio y termine saliendo por la ventana. Lo ideal es que puerta y ventana estén en paredes perpendiculares. Si el espacio es amplio no está de más colocar plantas sanas, éstas no sólo refrescan y embellecen el lugar, también contribuyen a lograr un flujo adecuado de energía en la casa.

Espacios… positivos

Cualquier estancia debe irradiar positivismo. Si una cocina es amplia y está poco recargada, la energía no se estanca, se distribuye por cada rincón. Su ubicación ideal es Oeste, procurando que no coincida con la puerta principal de la casa, a fin de protegerla de energías nocivas que puedan entrar. Los tonos amarillos pálidos favorecen la impresión de comodidad y limpieza, y los colores naturales (madera) aportan tranquilidad.

El orden ideal

En la cocina no debe haber nada perjudicial para la energía de los alimentos. Por esta razón, la zona de cocinar y la de limpieza no deben estar confrontadas. Si no hay más remedio, la solución es colocar un objeto de madera entre ambas. Tampoco es aconsejable que los fuegos de la cocina se encuentren delante de una ventana; sin olvidar que deben estar muy limpios…, pues representan la prosperidad.

Situación perfecta

Si hay una estancia cuya ubicación es importante, ésta es el cuarto de baño. Es negativo que se encuentre en el centro del hogar. También que se sitúe delante de la puerta de entrada a la vivienda, o que esté junto a la cocina, por problemas de energías mal canalizadas e higiene. Su puerta, esté o no integrado en el dormitorio, ha de estar cerrada, y la tapa del inodoro bajada para evitar que se escapen las oportunidades.

Cuerpo y mente

El entorno afecta al equilibrio energético mental y corporal. Hay que crear armonía en cada estancia del hogar, incluido el cuarto de baño. Un diseño con curvas es propicio, aumenta la seguridad, además de evitar que la energía se estanque. También es importante que las ventanas no se encuentren delante de la puerta ni sobre ninguno de sus elementos. Y, en cuanto sea posible, que no se vea el inodoro desde la puerta, es una zona íntima.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here