Compartir
decorar pequeña sala de estar

Charlar, ver la televisión, leer, jugar… Una sala de estar es el núcleo de cualquier vivienda: un punto de encuentro para toda la familia. Todo un reto para decoradores profesionales y amateurs: convertir ese espacio en un lugar cómodo, versátil y acogedor.

Cálido, apacible y acogedor

La sala de estar debe ser por encima de todo un lugar cómodo que refleje nuestra personalidad. Situaremos la zona de estar lo más cerca posible de las zonas más iluminadas, cubriendo las ventanas con visillos y cortinas. Las persianas son una opción perfecta para ambientes coloniales. Si tienes niños, elige tapicerías sufridas y matízalas con cojines de colores como los de la imagen.

El reto de elegir el mejor sofá

¿Sabes cuántas horas pasáis en el sofá al día? No ahorres en uno de los muebles más importantes de la casa. Elige un sofá amplio, muy cómodo, desenfundable y con tapicería lavable, fácil de mantener. Los últimos modelos son versátiles: tienen módulos independientes que podemos usar como sillones auxiliares, mesas e incluso como chaise longue.

Aprovechando al máximo el espacio

La falta de espacio es uno de los principales problemas de la vivienda actual. Deberás utilizar todas tus armas para conseguir aprovechar al máximo los metros cuadrados de tu pequeña sala de estar. Busca muebles versátiles, que puedan tener varios usos y una buena capacidad de almacenamiento. Si no encuentras lo que necesitas buscas necesitas quien te fabrique armarios personalizados o a medida.

Apuesta por muebles ligeros y espacios uniformes

Este consejo es especialmente útil en las viviendas más pequeñas: ampliarás el espacio visualmente, delimitando espacios sin recargarlos. Dispón los sofás, la mesa y los puntos de luz de forma simétrica. El orden te ayudará a aprovechar mejor el espacio. Si quieres crear una zona para comer y no dispones de demasiados metros utiliza muebles parecidos y combina las telas de ambos espacios para decorar.

Paredes lisas y colores claros para acertar

Una de las preguntas más repetidas de los usuarios en cuanto a decoración: ¿De qué color pinto el salón? La respuesta depende de la luz, de los gustos personales de cada uno, pero también de las últimas tendencias. Hoy el blanco roto ha vuelto a recuperar fuerza y compite con colores como el piedra, beige, amarillo o crema. En salones muy vanguardistas veremos una única pared pintada de rojo, marrón o negro.

La hora de vestir el salón

Debemos escoger con especial atención las telas de nuestro salón. De ellas dependen su personalidad y calidez; su armonía. Los cojines y cortinas nos ayudarán a poner una pincelada de color, mientras que para tapicerías y cortinas deberemos optar por tonos más clásicos, menos cansados.

Elegir un buen suelo

Al igual que con las paredes elegir un tono claro para el suelo ayuda a mejorar la sensación de amplitud. Ultimamente está muy de moda las tarimas o suelos laminados en blancos o grises. Son una forma ideal de aportar estilo y amplitud a unpequeño salón, además salvo que nos decantemos por madera maciza no tiene un elevado coste.