Compartir
suelo laminado para baños

¿Quieres reformar el baño y no gastar una fortuna en el suelo? ¿Has descartado ya los suelos laminados para baños o zonas húmedas? Si es así, ya puedes volver a tenerlos en cuenta.

Los suelos laminados se fabrican a partir de la unión de fibras de madera y colas prensadas a altas temperaturas, sobre los que se aplica una lámina impresa con el diseño. El hecho de que se trate de una lámina impresa permite una cantidad de diseños prácticamente ilimitadas, de maderas a piedra, baldosas o diseños originales. Este suelo permite un ahorro significativo frente a otras alternativas y no se ve afectado el factor estético. El ahorro será mayor o menor en función de la calidad de las fibras utilizadas, el espesar de cada lama y el diseño, es decir, como sucede con todo siempre hay diferentes calidades.

Aquellos que tienen o han tenidos suelos de madera natural tienen ciertas reticencias hacia los suelos laminados, sin embargo, según han ido avanzado los procesos y tecnologías de fabricación, estos prejuicios han ido desapareciendo.

Los suelos laminados son resistentes a golpes, arañazos y manchas gracias a que la capa superior está pensada precisamente para ello. Además ofrece la calidez que se busca al utilizar madera, aunque no estemos hablando técnicamente de madera al uso. Gracias a los últimos avances, en materiales, colas, melaminas y especialmente en los sistemas de anclaje de las lamas también son resistentes al agua, por ello podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que también los suelos laminados son aptos para baños, algo que hace tan solo unos años atrás hubiese sido ridículo.

¿Qué deben tener los suelos laminados para baños?

Para que lo que acabamos de comentar sea totalmente cierto no debemos comprar el primer suelo laminado que encontremos, debemos asegurarnos que está especialmente fabricado para baños, por tanto:

  • Debemos asegurarnos que el tablero de fibras con el que está fabricado es hidrófugo.
  • Que la superficie es antideslizante.
  • Por norma general los suelos laminados específicos para zonas húmedas también vienen tratados para ser antibacterianos.
  • Que el sistema de anclaje o clic está diseñado especificamente para evitar el paso del agua y no exclusivamente para un fácil montaje.
  • Lo ideal es reducir al mínimo el número de juntas, por lo que elige en la medida de lo posibles diseños de lamas grandes.
  • También es importante la resistencia superficial para un suelo laminado para baños, con el fin de evitar que los golpes perforen esta primera capa y dejen paso al agua.

Otra de las ventajas de el suelo laminado es que relativamente fácil de instalar y no necesita grandes obras, por lo cualquiera medianamente apañado en el mundo del bricolaje podría hacerlo (aquí tienes una pequeña guía con los pasos básicos), lo que reduce aún más el presupuesto necesario.

En cuanto al mantenimiento de suelos laminados para baños es muy sencillo, bastara con pasar una fregona ligeramente húmeda para limpiar. No será necesario lijar y volver a aplicar un acabado pasado un tiempo. Esto último puede ser también un inconveniente, ya que cuando una pieza se estropea debe sustituirse, aunque como ya hemos dicho son sorprendentemente resistentes, y además los fabricantes suelen dar hasta 20 años de garantía.