Decoración British, pura sofisticación britanica

Decoración British

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Elige para la decoración de tu casa o alguna estancia el estilo inglés o british si te gusta lo clásico, la madera, la sofisticación y el refinamiento. Ten en cuenta que siempre puedes darle un toque personal a tu “estilo” jugando con muebles, piezas y colores si te asusta que pueda quedar demasiado seria..

Como apunte histórico te gustará saber  que el estilo inglés nace en el S. XVIII y alcanza su apogeo con la introducción del estilo Reina Ana, que se caracterizaba por ser el primer barroco puro, sobrio y elegante. Este estilo aporta prestancia a tus ambientes.

Es un estilo muy recargado y, a veces, no es fácil combinar a la perfección tantos elementos, por eso debes tener mucho cuidado a la hora de elegir el mobiliario.

Elementos básicos de la decoración británica

La madera es el material de decoración por excelencia, y la caoba es el elemento clave para los salones ingleses más clásicos. También el roble y el cerezo son maderas nobles de fabricación actual que se adaptan perfectamente a este estilo. En cuanto a los colores de las paredes admite diversas tonalidades entre marrones, grises o verdes, por supuesto, el blanco sigue siendo el clásico. También puedes adoptar colores pasteles ya que resultan muy armónicos con el resto de la decoración. Lo más importante es crear un ambiente donde el refinamiento y el lujo otorguen un aspecto suntuoso y elegante a la estancia.

Al ser espacios tan recargados, tienes que tener en cuenta la iluminación, debe ser suave e indirecta para evitar sombras. También debes tener varios puntos, lámparas de mesas con bases altas como si fueran columnas clásicas. Elige una exuberante lámpara de araña y no olvides los estilizados y elegantes candelabros propios del más puro estilo british.

Los sofás, las butacas -las famosas Chester-, son elementos fundamentales dentro de la decoración británica, cuanto más barroco mejor. Sus brazos suelen ser curvados y los respaldos no muy altos. Las de cuero son muy cómodas y van adornadas con tachuelas, botones o formando capitoné.

De lo que no puedes prescindir es de la biblioteca, marca el british style. Llénalas de libros, mejor si tienen aspecto antiguo,  y conseguirás hacer el rincón más inglés de tu casa.

Sobre el escritorio del S.XVIII no deben faltar agendas de cuero, plumas… En una de las mesas auxiliares un tablero de ajedrez y por supuesto el minibar en forma de globo terráqueo, dará un toque tan especial y elegante como encaDecoración británicantador.

En cuanto a los tejidos, el cortinado tiene un papel dominante. Son telas muy trabajadas y destacan las sedas, los terciopelos, brocados, Jacquard, combinando colores suaves con más intensos, como el burdeos o el verde oscuro. Los diseños suelen ser simples, monocromáticas con escenas pastorales o bien de pájaros y flores llenas de colorido.

Si apuestas por la decoración de estilo clásico, apuestas por la belleza y por la sofisticación. El refinamiento y el lujo siempre han de estar presente en la decoración british. Un interior clásico es elegante creando un ambiente cálido y acogedor que invitará al descanso y al relax.