Qué son los Techos Vegetales y Qué Ofrecen

techos verdes

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Inspirados quizás por las pintorescas y tradicionales casitas de las Islas Feroe, crece el interés de los amantes de las viviendas sostenibles por los techos verdes. También conocidos como techos vegetales o green roofs. Aunque puedan parecer unos recién llegados al urbanismo y la arquitectura sostenible, tienen muchos años de historia.

¿Qué son los Techos Vegetales?

La instalación de este tipo de techos vegetales a base de musgo, césped o flores aísla la vivienda frente a ruidos y bajas temperaturas. Fomentando con ello el ahorro energético, reduciendo el riesgo de inundaciones, prolongando la vida de los tejados, y filtrando, además, el CO2 del aire circundante. También existe la posibilidad de cultivar verduras o plantas aromáticas e incluso de hacer un techo-jardín con arbustos o pequeños árboles.

Estos techos utilizan un sistema de drenaje y un impermeabilizante que evita que la vegetación dañe la estructura del edificio. Solo necesitan una fina capa de tierra de entre 5 y 10 centímetros en el caso de los techos verdes extensivos, es decir, los más populares y utilizados, porque son los más ligeros y requieren de un mantenimiento muy escaso.

Los Techos Verdes Intensos

Por otro lado, a aquellos que incorporan plantas grandes o mucha densidad se les llama techos verdes intensivos. Su mantenimiento y conservación es más complejo e incluye irrigaciones, abonos, mejores aislantes y un espesor de suelo de al menos 20 centímetros. Estos techos simulan en muchas ocasiones pequeños jardines y en algunos casos, puedes pasear por ellos.

¿Son Aptos en todas las Situaciones los Techos Vegetales?

A pesar de las ventajas que este tipo de techos pueden aportar a la casas y edificaciones no son siempre recomendables. Tienen una clara limitación, la necesidad de agua. Por tanto en zonas de pocas lluvias o más bien secas estos techos representan un gasto innecesario o incluso un derroche.