Bricolaje / DIY

¿Cómo Reparar Suelo Laminado o Tarima Flotante? Soluciones a cada Desperfecto

Aunque son resistente, puede ser necesario reparar suelos laminados o tarima flotante: Quitar arañazos, juntas que se abren, piezas que se levantan, etc.

Manchas en suelos laminado

Los suelos laminados son, con el adecuado cuidado y mantenimiento, una opción resistente y duradera. Lo cual no quiere decir que no puedan arañarse, dañarse o estropearse.

Si esto sucediera existen diferentes formas de reparar un suelo laminado o tarima flotante. Todo dependerá del tipo de problema y la gravedad. Reparar un arañazo, unir piezas que se han separado, manchas rebeldes o incluso la tarima levantada tiene solución.

Reparar Arañazos y Pequeños Golpes

Para reparar un arañazo en un suelo laminado no puede hacerse lo que haríamos con suelo de madera natural, es decir, lijar y volver a barnizar.

Lo que vamos a tratar de hacer es rellenar y disimular los arañazos, causados por ejemplo al arrastrar muebles, o pequeños golpes.

Existen diferentes opciones, en internet encontrarás decenas de ellas. Nosotros nos quedamos con dos, las que creemos que ofrecen un mejor resultado:

Rotulador. Más de uno dirá, eso no es solución a nada, tan solo estás pintando el desperfecto. Si, es así. Además, es posible que después de fregar un par de veces haya que volver a pasar el rotulador.

Pero, por otro lado, no hay nada más rápido y fácil de aplicar. Se tarda segundos, y si encontramos el color adecuado, el resultado es bastante bueno, haría falta acercarse bastante para ver el arañazo.

Obviamente, el rotulador solo sería una solución para quitar arañazos pequeños en un suelo laminado. Si el problema es mayor, es decir, arañazos relativamente profundos, grietas o golpes que hayan levantado pequeñas partes de la capa superior del laminado debemos recurrir a la utilización de masillas específicas.

reparar arañazo suelo laminado

Masilla o Ceras. Existen varios kits de reparación de suelos laminados en el mercado. Quizás los más populares sean los ofrecidos por la conocidas marcas Quick-Step y Pergo.

Este tipo de kits suelen incluir ceras de varios colores, algunas también pigmentos, listas para mezclar o combinar, y conseguir un importante abanico de colores. Normalmente, también incorporan espátulas y/o cepillos para facilitar la aplicación. Aquí tienes un video explicativo de una de las opciones:

Limpiar Manchas en Suelos Laminados

La facilidad de limpieza de los suelos laminados es una de sus grandes ventajas, tan solo debemos tener cuidado de no limpiar con excesiva agua (utilizar la fregona o mopa muy bien escurrida) y evitar que el agua se acumule o penetre en las juntas.

Esta facilidad de limpieza se debe a que la capa superficial de un laminado, es una superficie resistente y no porosa (impermeable). Si usamos un limpiador adecuado habitualmente tendremos un suelo laminado reluciente y en perfecto estado con muy poco esfuerzo.

Dicho esto, las manchas asociadas a productos como pinturas o tintas son un problema, ya que pueden ser relativamente persistentes o difíciles de eliminar.

Para estos casos podemos utilizar un trapo empapado en acetona y frotar con cuidado de que el líquido no penetre en las juntas. Con esto deberíamos solucionar el problema.

Juntas Abiertas

Aunque no es habitual, al menos no debería serlo si todo se ha hecho correctamente, las juntas de un suelo laminado podrían abrirse.

Este problema, en la inmensa mayoría de ocasiones, se asocia a una mala instalación, durante la cual no quedaron bien selladas, a un mal producto (mal mecanizado, mal sistema de clic, tablero de fibras defectuoso…) o a variaciones en los niveles de humedad fuera de lo habitual.

Reparar un suelo laminado que sufre de juntas abiertas puede ser algo muy sencillo si el problema afecta a una o unas pocas juntas, y se debe a un defecto de instalación. O complejo, si el problema está generalizado.

Unas pocas Juntas Abiertas

Hace algún tiempo publicamos un artículo donde explicábamos como unir lamas cuyas juntas se han abierto sin necesidad de levantar el rodapié.

Este pequeño truco de bricolaje no requiere de herramienta específica, y tan solo te robará unos minutos.

Muchas Juntas Abiertas

reparar juntas suelo laminado

Si estamos en el peor de los casos, debemos determinar si se trata de un problema de colocación, lo cual permitiría reparar nuestra instalación de tarima flotante, o de fabricación.

El diagnostico debería ser relativamente sencillo:

  • Cogemos algunas lamas que hayan sobrado, y las unimos. Esta unión deber ser firme y sin holgura alguna. Haz la prueba con varias piezas. Si hay el más mínimo movimiento se trata de un problema en el sistema de clic.
  • Para tratar de ver si el tablero de fibras es muy débil, podemos tratar de doblar una de las pestañas del sistema de clic de una lama o sobrante de instalación. Si esta se dobla o parte con facilidad, puede ser este el problema. Seguramente, alguien sin experiencia, no sabrá si la fuerza necesaria es mucha o poca a menos que estemos ante un producto realmente bueno o realmente malo.

Estas dos situaciones no son habituales, y cuando nos encontramos con alguna de ellas, tiene que ver con un producto de baja calidad.

Para realizar la reparación de un suelo laminado con este problema, siempre es mejor contratar a un profesional. Si aun así se atrevieran ustedes los pasos deberías ser los siguientes:

  • Retirar los zócalos o rodapiés.
  • Determinar que filas son las afectadas y necesitan repararse.
  • Limpie concienzudamente el interior de las juntas que esté tratado de unir. Si hay suciedad o pequeños restos no sellarán correctamente.
  • Con la ayuda de una palanca de instalación y un martillo (preferiblemente de goma) golpeamos al principio o al final de la fila para cerrar las juntas. Antes de empezar a golpear debemos haber calzado en el otro lado la fila para mantener la junta de dilatación perimetral.
  • No consiste en golpear con todas nuestras fuerzas. Es preferible dar pequeños golpes secos e ir viendo la evolución.

Nota: No coloque los rodapiés inmediatamente tras finalizar de reparar la tarima flotante, espere algunos días. Es posible que alguna junta no se haya cerrado perfectamente y pueda volver a abrirse.

Reparar Tarima Flotante Levantada

El primer paso para reparar un suelo laminado que se ha levantado, también aplicable a otros tipos de tarima flotante, es entender lo que ha pasado.

arreglar suelo laminado levantado

¿Por qué se levanta la tarima flotante?

La respuesta corta es: porque no tenía espacio para hacer otra cosa.

Como ya sabrás, los materiales de construcción y en especial la madera, se dilatan y contraen frente a cambios ambientales (humedad, temperatura, etc.). En nuestro caso si el suelo dilata, y no tiene espacio para hacerlo libremente, es decir, tropieza con alguna pared o elemento constructivo, lo único que puede hacer es levantarse.

Es posible que ya estés intuyendo donde está el problema, en las juntas de dilatación, o más bien en la falta de estas.

¿Cómo Reparar un Suelo Laminado Levantado?

En este caso la reparación no es compleja, aunque puede llevarle algo de tiempo. Los pasos son los siguientes:

Localización del problema. Encontrar la lama o pieza que se ha levantado no es complicado, normalmente se ve a simple vista. Aunque nunca está de más revisar si alguna otra pieza se ha levantado levemente, para ello podemos colocar un listón o nivel en el suelo, poniéndolo en diferentes lugares, para comprobar si hay algún tipo de inclinación.

En función de la dirección, levantaremos el rodapié correspondiente, y confirmaremos que la tarima está tocando la pared, columna, etc.

Marcar y cotar. Con un lápiz dibuje en la lama o lama que están causando el problema la distancia que debe cortar para que al hacerlo quede la separación adecuada, normalmente entre 0,5 y 1 cm. Con la ayuda de una multiherramienta realice el corte.

Revisar y recolocar el rodapié. Revise que el suele ha vuelto a su estado original, es decir, está completamente plano. Si es así, puede volver a colocar el rodapié.

Cómo Sustituir una Tabla Rota o Estropeada

No te vamos a engañar, esta es una tarea complicada y que puede requerir dedicar bastante tiempo en función del método que decidas utilizar.

Sustituir únicamente la Lama o Pieza Dañada

Este es un trabajo para profesionales. Aunque le parezca fácil, no lo es.

Los pasos serían: realizar los cortes para retirar el panel dañado, sin dañar los contiguos; cortar un lado corto y otro largo del sistema de clic de la nueva pieza; encolar un lado corto y largo de las lamas colindantes, los correspondientes a donde encajará la nueva pieza; encaje la pieza con ayuda de un martillo de goma; coloque algo de peso sobre la lama recién instalada durante algunas horas, hasta que seque la cola.

Levantar o Retirar el Suelo Hasta Llegar a la Pieza Dañada

Este método puede resultar más trabajoso y le puede llevar mucho más tiempo, sin embargo, no requiere del nivel de pericia necesario para la anterior técnica. Básicamente lo puede hacer cualquiera con algo de experiencia en la instalación de este tipo de suelos.

Los pasos son simples:

  • Determinar por donde debemos empezar a retirar lamas. La idea es quitar e mínimo número posible hasta llegar a la dañada.
  • Una vez sabemos por dónde vamos a empezar, retiramos los rodapiés.
  • Vamos levantando filas, hasta llegar a la pieza dañada o rota. Lo ideal es ir colocando las lamas que vamos retirando de forma ordenada, para que cuando volvamos a montar todo vuelva a cuadrar rápidamente.
  • Sustituimos la lama, y volvemos a colocar todas las lamas que hemos quitado en el mismo orden.
  • Volvemos a fijar el rodapié a la pared.


Comentarios


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete y recibe todas nuestras novedades

Respetaremos tu privacidad.