Compartir
puertas comunidad

Las puertas de comunidad son no solo un elemento decorativo de gran impacto en la fachada de cualquier edificio, son también la primera barrera para evitar la entrada frente a quienes queremos dejar fuera.

El objetivo debe ser encontrar una puerta que aúne diseño, resistencia y funcionalidad. Este último punto suele pasarse por alto, hasta los vecinos tienen que bajar y abrir manualmente la puerta del portal. Sin lugar a dudas un engorro para los habitantes y para gestores de las comunidades de vecinos que afrontarán un aluvión de quejas.

Consejos para puertas de comunidades

  • Lo ideal es contemplar, aunque no se instale en un primer momento, sistemas de apertura automatizada y a distancia.
  • En la mayoría de ocasiones las puertas de comunidad se fabrican a medida. Lo ideal es que aquellos que la hayan fabricado también la instalen. No solo porque puede significar un precio más bajo, también porque son lo que mejor conocen su producto.
  • Invierte en una buena cerradura y cilindro. De nada sirve la puerta más resistente del mundo si luego descuidamos algo tan elemental.
  • Pregunte por el mantenimiento y los productos utilizados como acabados. A nadie le gustan las derramas o cuotas altas en las comunidades de vecinos, y si la puerta del portal necesita mucho mantenimiento más rápido se acabarán los fondos de la comunidad.
  • Utiliza sistemas cierrapuertas. Además de evitar que la puerta se quede abierta y cualquiera pueda entrar, se evitarán golpes al cerrar, lo que aumenta la vida útil de la puerta.
  • Revisa las normativa existente, especialmente la antiincendios, para ver si tu futura puerta de comunidad la cumple.

Materiales más Utilizados

puerta portal

Existen diversos materiales para puertas de comunidades. Cada uno de ellos que sus ventajas, inconvenientes y precios. Con mayor frecuencia encontraremos diseños mixtos, es decir, aquellos que combinan varios de estos materiales.

  • Hierro forjado. Permite cualquier diseño, y por tanto adaptarse a cualquier entorno. Es resistente y se puede combinar con otros metales, aunque esta unión no será la parte más resistente. Una de las grandes ventajas del material es posibilidad de crear infinitos diseños y dibujos.
  • Aluminio. El aluminio es resistente, muy estable, versátil, ligero, muy fácil de mantener y relativamente barato. Estas características han hecho del aluminio una de las soluciones más demandas. Por otro lado no es una material que aporte estilo y deja bastante que desear en términos de eficiencia energética.
  • Acero Inoxidable. Muy fáciles de mantener y limpiar, tienen la mayor de las durabilidades al no verse afectado por la oxidación y/o corrosión, son muy resistentes y se comportan mejor que el aluminio respecto al aislamiento térmico. Por otro lado se puede rayar y es material con un precio elevado.
  • Madera. Cada vez es menos frecuente encontrar puertas de comunidad en madera. La razones son básicamente dos, necesidad de mayor mantenimiento y la existencia de otros materiales más robustos y económicos. Sin embargo si lo que buscamos es estilo, la madera no tiene rival.
  • Vidrio. Normalmente se utilizan cristales laminados de seguridad. Se trata de una opción resistente, mucho más de lo que se suele pensar, y estética. Se suele encontrar combinado con los materiales anteriormente descritos. Además permite sencillas rotulaciones, ideales para nombre del edificio, número, etc.