Bricolaje / DIY

¿Por qué la Madera se Oscurece y se Vuelve Gris?

Es habitual que las maderas al exterior, especialmente tarimas o revestimientos, se oscurezcan y adquieran tonos grises. Este proceso puede ralentizarse con el mantenimiento correcto

Compartir:

madera se vuelve gris

La madera expuesta al exterior y las inclemencias del tiempo, especialmente humedad y radiación solar, se oscurece y se vuelve gris. Este es un proceso natural que puede interesarnos retrasar en la medida de lo posible.

Con el mantenimiento adecuado, nuestra tarima de madera maciza, revestimiento de fachada, valla, etc. puede ofrecer una apariencia más agradable durante mucho más tiempo.

¿Porqué la Madera se Vuelve Gris?

El proceso de envejecimiento natural de la madera es una combinación de transformaciones químicas, biológicas, mecánicas y cambios inducidos por la luz. Todos ellos ocurren simultáneamente y se afectan mutuamente.

Por ejemplo, cuando el aire se mueve sobre la superficie de un entarimado de madera, el polvo, el polen, la suciedad y la polución del aire reemplazan a las células coloreadas expuestas de la madera.

Esta lenta transformación también está afectada por la exposición a los rayos UV del sol, o a las partículas de sal en las zonas costeras.

Dependiendo de la especie de madera y de la exposición a la intemperie, estos cambios pueden ocurrir en cualquier parte entre unos pocos meses o algunos años, pero por lo general, el color comienza a cambiar tras una exposición de 6 meses.

Los cambios de color son transformaciones superficiales, que no repercuten negativamente en las propiedades mecánicas y en la durabilidad de la madera.

La madera tratada puede presentar inicialmente colores verdosos, amarillentos o rojizos, dependiendo de los protectores aplicados. Los protectores de la madera no pueden impedir que la madera se vuelva gris, pero, sin embargo, pueden hacer más lento este proceso.

¿Cómo evitar que la Madera se Oscurezca?

Mantener el aspecto natural de la madera recién cortada requiere el uso de algún producto de acabado que bloquee o retarde la acción de la humedad y del sol.

En el pasado, muchos de los productos utilizados como protectores de la madera eran muy tóxicos y con un alto contenido de disolventes orgánicos volátiles asociados a problemas de salud. Los nuevos acabados para la madera tienen un bajo contenido de VOC y son seguros para los usuarios.

  • La superficie de la madera puede ser “renovada” para recuperar un color parecido al inicial usando productos específicos, cuya eficacia resulta limitada y temporal.
  • Las superficies protegidas por aleros o árboles de sombra no mostrarán tanto desgaste como las zonas de transito intenso.

Para los entarimados de exterior, la mejor opción sigue siendo permitir los cambios naturales del color. La madera, en la mayoría de los casos, se recubre de una pátina homogénea gris plateada, que es completamente aceptable desde un punto de vista estético.

Recubrimientos de la Madera

Un recubrimiento es un líquido, pasta o gel que se aplica en una capa fina y uniforme sobre la superficie de la madera. Los acabados pueden mejorar la apariencia de la madera y ayudar a protegerla de los efectos perjudiciales de los rayos UV solares.

Debido a que el recubrimiento obliga a los usuarios a un riguroso mantenimiento regular, no es una buena opción para grandes superficies o para entarimados exteriores con gran intensidad de tránsito algunas tipos de productos. Debe evitarse el uso de barnices, lacas y otros productos de acabado que formen película (se degradan con la radiación UV, pueden romperse y exfoliarse, son difíciles de eliminar).

Por tanto lo ideal es utilizar aceites o saturadores. Este tipo de acabados nutren y conservan la madera sin formar una película. Gracias a ello las renovaciones de acabados es mucho más sencilla y rápida en tarimas, revestimientos…

Mantenimiento

Debe estar preparado para un mantenimiento regular sin importar el acabado elegido.

  • Limpie cuidadosamente su entarimado dos veces al año. La limpieza evitará el desarrollo de mohos y la acumulación de polvo y suciedad, lo cual aumenta la resbaladicidad de la terraza.
  • Utilice un cepillo duro, rígido y agua. Es importante para cepillar el interior de las grietas, si las hay.
  • En maderas de densidad alta y muy alta, puede hacerse un lavado a alta presión.
  • Los entarimados deben dejarse secar uno o dos días después de lavarse y antes de aplicar la capa de acabado.
  • En función del clima, la exposición al sol y la intensidad de tránsito, puede contarse con dos o hasta tres años de servicio de una superficie horizontal (revestimiento fachada) antes de renovar el acabado.


Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *