Decoración

HPL o Melamina en Tableros: Diferencias y Cuando Usarlos

Los revestimientos más habituales para los tableros decorativos de madera son la melamina y el HPL: ¿Conoces sus diferencias? ¿Cuándo utilizar cada uno?

elegir entre hpl melamina

Dos de los recubrimientos de tableros de madera más habituales son la melamina y el HPL. Estos pueden parecer similares a simple vista, pero no lo son, existen importantes diferencias, las cuales son muy significativas de cara a los posibles usos.

¿Qué es la Melamina?

La melamina es un polímero sintético de considerable resistencia que tiene multitud de usos, entre los que destaca su utilización como recubrimiento de tableros de madera, principalmente aglomerados y mdf.

El proceso de aplicación de la melamina sobre el tablero es el siguiente:

  • Se impregna en resina melamínica el papel decorativo (tiene impreso el diseño).
  • Este papel impregnado se corta a las dimensiones deseadas.
  • Se pega al soporte (tablero) a través de un proceso de prensado (presión y calor).

El resultado es un recubrimiento resistente, duradero y con una excelente relación calidad/precio. En el siguiente enlace encontrará mayor detalle sobre las ventajas y desventajas de los tableros recubiertos de melamina.

¿Qué es el HPL?

HPL (del inglés High Pressure Laminate) o laminado de alta presión es un material compuesto por varias láminas de celulosa (papel kraft) impregnadas de resinas fenólicas y una última lámina protectora (overlay), las cuales son sometidas a grandes presiones y temperaturas.

Se obtiene un material flexible, parecido al plástico, que al igual que sucede con la melamina, se puede fijar a un tablero o soporte (aglomerado, mdf o contrachapado entre otros).

Esta láminas no solo pueden adquirirse ya fijadas al tableros, sino independientemente, de forma que la unión se haga posteriormente.

Principales Diferencias entre HPL y Melamina

Tanto el HPL como la melamina tienen propiedades que los hacen aptos para su uso como recubrimientos en el mundo del mobiliario y la madera: son duraderos, fáciles de trabajar con la herramienta adecuada, permiten una considerable variedad de diseños y acabados, fáciles de limpiar, impermeables1, etc.

Las principales diferencias entre estos recubrimientos son:

  • Dureza/resistencia. Esta es, sin lugar a duda, la diferencia más significativa entre HPL y melamina. El primero es considerablemente más duro y resistente a impactos que la melamina, y por tanto, permite usos muchos más exigentes.
  • Posibilidades de diseños y/o colores. Ambos materiales ofrecen unas enormes posibilidades, sin embargo, los recubrimientos de melamina ofrecen más realismo y detalle.
  • Una lámina de HPL es flexible y se puede pegar sobre superficies con forma, por ejemplo curvas, mientras que la melamina se fusiona con el tablero, y este no se puede doblar.
  • Coste. El recubrimiento de melamina es sensiblemente más económico, por tanto, los tableros melamínicos son por norma más baratos que los recubiertos de HPL.

Usos de los tableros HPL y Melamínicos

Entre los usos de los tableros de melamina destacan la fabricación de mobiliario de interior, frentes y puertas y aplicaciones verticales. Aunque el uso de tableros melamínicos es habitual en aplicaciones horizontales (parte superiores de muebles, mesas, etc) no es recomendable, el desgaste y los posibles golpes harán mella rápidamente en el material.

Los recubrimientos HPL son más resistentes, y por tanto, pueden utilizarse no solo para lo mismo que la melamina, también sobre superficies curvas y en superficies planas y horizontales que estará sometidas a usos exigentes (encimeras de cocina, mostradores, mesas, etc.).

1 Tanto la melamina como el HPL son impermeables y no se ven afectados por la humedad, lo cual no sucede con la madera. Si el recubrimiento se daña o es defectuoso y la humedad se filtra llegando a la madera esta se deformará, y eso sí que podrá dañar el recubrimiento.

Suscríbete y recibe todas nuestras novedades

Respetaremos tu privacidad.