Compartir
diferencia laminado tarima

Hoy en días existen muchas opciones de suelos, y cada vez más gracias a los avances de la industria. Dos de las opciones más demandadas son los suelos de madera maciza y los laminados. Estos últimos son una excelente alternativa a la madera maciza, mucho más económicos y con una apariencia similar. Sin embargo no es ni mucho menos el mismo producto, existen importantes diferencias entre el suelo laminado y el parquet o tarima maciza.

Algunas de estas diferencias son:

Materiales

Se trata de la principal diferencia. La tarima de madera maciza como su nombre indica es una pieza de madera, que puede estar mecanizada o tratada, pero que al fin y al cabo es madera maciza.

Los suelos laminados son un producto industrial cuya principal materia prima es la madera, aunque no la única. Además la madera utilizada es básicamente un tablero de fibras. Entre los otros materiales encontramos papel fotográfico o lámina decorativa, melamina o resinas.

Resistencia

Para el caso de la madera maciza la resistencia es muy variable en función de la especie elegida. Existen maderas como la de ipe o teca que ofrece una gran resistencia a golpes, humedad, etc. Y otras mucho menos resistentes.

Los suelos laminados son muy resistentes, siempre y cuando no estemos hablando de uno de mala calidad. Tienen resistencia a golpes, arañazos y moderadamente a la humedad. No son susceptibles al ataque de hongos o insectos.

Apariencia

La madera maciza aporta elegancia a cualquier habitación. La naturaleza ofrece una gran variedad de colores, tonos y texturas. Incluso eligiendo una misma especie sabremos que no habrán dos piezas de madera maciza iguales.

Los suelos laminados se pueden encontrar imitando la apariencia de una gran variedad de maderas, sin embargo la diferencias entre lamas será siempre limitada y muchas estarán repetidas.

Una tendencia en auge es la cambiar el color natural de la madera en suelos. El objetivo es conseguir entre otros colores tarimas grises o blancas. Para el caso de la madera es necesario utilizar algún acabado. Para los laminados los fabricantes solo han tenido que cambiar el diseño del papel.

Mantenimiento

Mientras que los suelos laminados requieren de muy poco o ningún mantenimiento, la madera maciza sí que lo precisa.

Los laminados pueden limpiarse simplemente con un mopa. La madera precisa de productos especiales y estar muy atento en el caso de que se derrame algún liquido sobre esta para evitar que se manche.

Longevidad

Una de las grandes virtudes de la madera maciza frente a los laminados es que puede durar décadas e incluso siglos si el cuidado es el correcto. La vida media de un suelo laminado es de 20 años, aunque no es difícil encontrar fabricantes que ya ofrezcan 30 años de garantía.

Coste

Aunque dependerá de calidad de la madera y el suelo laminado en cuestión, lo normal es que la tarima de madera maciza sea sensiblemente más cara. Además cuanto mayor sea la extensión mayor será la diferencia debido a la instalación. Esta es mucho más sencilla para los suelos laminados.