Ideas para Decorar Baños Pequeños con poco dinero

decorar baños pequeños

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Para sacar el máximo partido a los cuartos de baño y aseos hay que potenciar la luminosidad y rentabilizar el espacio disponible. Son dos aspectos claves para hacer cómodos y funcionales los cuartos de baños pequeños. Veamos algunas posibles soluciones.

Una zona de tocador ligera, bien organizada y con toalleros incorporados

Integrar el toallero en el mobiliario del área de cortesía es una práctica medida que ayuda a solucionar la falta de espacio en los baños de pocos metros. Se trata de un recurso ya empleado por muchas firmas de mobiliario, y que se comercializa en diferentes versiones según las necesidades de cada espacio y los gustos del decorador.

Crear sensación de profundidad con un espejo

Instalar un espejo de gran tamaño en la zona de cortesía del baño es uno de los recursos más sencillos, y, a la vez, más efectivos, para ampliar visualmente los metros cuadrados de la estancia. Los reflejos que en él se generan proporcionan mayor profundidad al ambiente y, al mismo tiempo, aumentan su luminosidad al multiplicar también la luz existente.

Las formas y los acabados se adaptan en función del estilo decorativo. Ahora bien, cuanto más sobrio sea su diseño (exento de ornamentos), mayor será la sensación de liviandad.

Prescindir del bidé

Los hábitos cambian y el uso del bidé, tan extendido en épocas anteriores, parece que empieza un marcado retroceso debido, entre otros motivos, a la falta de espacio y que ya no es tendencia para decorar baños. Así, lo más habitual es prescindir de esta pieza para ganar amplitud o para colocar en su lugar un mueble auxiliar donde almacenar todo tipo de elementos de higiene.

Ganar amplitud con tonos claros

La extensa gama cromática de tonalidades neutras resulta excelente aliada a la hora de proporcionar amplitud visual en el baño. Las opciones son numerosas: blanco, beige, gris, crema, ocre… Todas ellas visten los aseos y baños de pocos metros con la finalidad de potenciar su luminosidad.

Para proteger las paredes nada mejor que decantarse por pinturas especiales o distintos tipos de revestimientos (gres, materiales sintéticos o piedra natural, entre otros), que se combinarán con pavimentos de tonos claros. En cuanto al mobiliario, las posibilidades también son muy variadas: maderas, lacados…

Prescindir de bajolavabo para ganar amplitud

Una excelente solución para que un baño o aseo de pocos metros no se vea recargado consiste en prescindir de mueble bajolavabo, una medida que permite que la estancia gane amplitud y se vea más ligera a nivel visual.

Para aquellos casos en los que sea necesario disponer de espacio para guardar, una buena alternativa son los carritos auxiliares con ruedas ya que pueden desplazarse sin problemas por todo el ambiente, así como las baldas, muy ligeras.

Optar por sanitarios suspendidos

Instalar sanitarios en baños pequeños favorece la creación de ambientes despejados, y potencia la sensación de ligereza y amplitud visual, al tiempo que facilita la limpieza diaria ya que se eliminan las juntas de unión con el suelo.

Instalar una ducha de obra

Para rentabilizar y decorar baños pequeños y de planta irregular la mejor opción existente es instalar una ducha de obra que permita adaptarse a las necesidades reales de la estancia.

Si, además, las paredes de la ducha se revisten del mismo material que el resto del ambiente se logra una mayor integración de la pieza y, por consiguiente, una mayor ligereza visual.

Mínima equipación

Cuando el espacio escasea, una medida efectiva consiste en emplear piezas de reducidas dimensiones y formas compactas, especialmente pensadas para equipar este tipo de estancias.

Un mobiliario completo y bien organizado

Instalar un bajolavabo con un diseño compacto que, al mismo tiempo, disponga de gran capacidad de almacenamiento es una óptima solución en baños reducidos, ya que además de no abigarrar el ambiente crea un espacio más liviano y holgado. Resultan también muy prácticas las piezas que tienen un interior bien compartimentado, lo que contribuye a mantener el orden en la estancia.

Otra opción muy común cuando el espacio escasea es realizar un mueble a medida que rentabilice al máximo los metros.

Mamparas de cristal transparente

La comunicación visual entre las distintas zonas del baño ayuda a crear profundidad y, en consecuencia, a que los espacios parezcan más amplios. Por ello resulta muy interesante instalar mamparas transparentes (ya sean acrílicas o de cristal) ya que, además de delimitar visualmente las diferentes áreas, permiten que la luz circule libremente por todo el ambiente. Asimismo, evitan molestas salpicaduras en el suelo y en las paredes.

Agrupar los diferentes elementos en un mismo frente de pared

Acertar en la distribución de una estancia es el pilar esencial de todo buen proyecto. Conocer las limitaciones reales del baño ayuda a potenciar el espacio disponible con soluciones acordes a cada planta. En este sentido, cuando el ambiente es estrecho y alargado la mejor opción es colocar en línea todos los elementos (sanitarios, lavamanos, y ducha o bañera), agrupándolos en un mismo frente. De esta manera queda libre el resto de la pieza para circular con comodidad.

Elegir bien el revestimiento

Entre la variedad de recursos decorativos capaces de aumentar la sensación de amplitud en el baño destaca el empleo de revestimientos de variados formatos. Las más recomendables en estancias de pocos metros son las piezas que miden un mínimo de10×10cm y un máximo de 30 x 30 cm (también son válidas la de 20 x 40 cm).

No conviene que el tamaño de las baldosas sea demasiado pequeño, ya que abigarraría el ambiente, ni excesivamente grande, pues tendrían que cortarse mucho para adaptarlas al espacio disponible.

Grifería empotrada

Una alternativa para ganar espacio en la encimera es optar por una grifería empotrada en el muro. De este modo, la zona de cortesía queda mucho más despejada y puede recurrirse a encimeras de pequeño formato.

Estantes: todo en línea y a la vista

Colocar una serie de baldas o repisas en algunos de los frentes de pared del baño es una buena solución para ganar una superficie de apoyo auxiliar. Ya sea cerca de la ducha o junto al lavamanos, estos accesorios resultan muy funcionales y no ocupan mucho espacio. Independientemente de que el ambiente disponga de un armario con mayor capacidad de almacenaje, los estantes son piezas ligeras, por lo que su presencia en aseos y cuartos de baño pequeños siempre resulta un acierto.

Ganar espacio con correderas

Para abrir y cerrar la puerta de acceso al cuarto de baño se precisa de un espacio del que, a menudo, los aseos y cuartos de baños pequeños no disponen. En estos casos resulta de gran utilidad sustituir la tradicional puerta batiente por un modelo corredero que optimiza el espacio disponible al no precisar ángulo de apertura.

Accesorios de una gran funcionalidad

El ingenio y las últimas innovaciones en el sector del baño favorecen la optimización de estancias pequeñas a partir de nuevos equipamientos, fundados en los principios de orden y funcionalidad. Gracias a estos recursos, los cuartos de baño resuelven sus limitaciones con soluciones prácticas y dinámicas que encuentran en cada detalle su razón de ser.