¿Cuándo comprar iluminación LED?

cuando comprar led

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Una pregunta frecuente para muchas personas y por muy diferentes motivos es cuando comprar iluminación LED para sustituir a la que actualmente tienen. En realidad la respuesta es muy sencilla cuando se conocen con detalle y se contabilizan todas las ventajas de este tipo de iluminación y su desventaja.

La Desventaja

Esta desventaja básica, y la que supone la barrera para muchos que se plantean sustituir sus bombillas, halógenos o fluorescentes por LEDs es el coste de adquisición de esta tecnología, varias veces superior a las alternativas. Por ejemplo una bombilla incandescente de 50W tiene un coste aproximado de 1€ mientras que una bombilla LED de 4W ronda los 8€ (la variabilidad del precio es realmente grande, para algunos modelos que ofrecen características muy concretas respecto a ángulos y/o tonos el precio puede llegar fácilmente hasta los 50€, aunque aquí nos referiremos siempre a lo general). Si bien la compra fuera de únicamente una bombilla, el cambio no representaría un gran esfuerzo, sin embargo si hablamos de sustituir decenas el esfuerzo requerido puede ser importante o incluso prohibitivo.

Ventajas de adquirir laminarias Led

Es en este punto donde se acaban las desventajas y donde vamos a tratar de calcular los ahorros para estimar cuando adquirir iluminación LED.

Ahorro energético. Una bombilla LED puede representar un ahorro de hasta un 90% respecto a una incandescente y hasta un 60% frente a las antiguas bombillas de ahorro energético. Esto significa un consumo eléctrico mucho menor, lo que por un lado favorece al medio ambiente reduciendo la cantidad de energía demandada y producida, y por otro reduce lo que pagamos todos los meses en la factura eléctrica. Pero, ¿de cuánto dinero estamos hablando?, veámoslo con un ejemplo:

Tipo de bombilla Potencia Uso Consumo mes kwh Precio KW Gasto Total Año
Tradicional 60W 6 10,8 0,1425 18,468
LED 7W 6 1,26 0,1425 2,1546

Como podemos ver la diferencia es importante, tanto que permite afirmar que la amortización con un uso medio alto es inferior al año. Adicionalmente viendo la evolución creciente del precio de la energía este ahorro será cada vez más significativo.

La tecnología LED apenas emite calor. Una de las razones del elevado consumo de la luz incandescente es que gran parte de la energía utilizada se pierde a través de calor, algo que muchos habremos comprobado al tocar una bombilla de este tipo después de un tiempo encendida. En la mayoría de casos esta es una variable que incluiríamos dentro del punto anterior, ahorro energético, sin embargo ¿qué pasa si estamos usando el aire acondicionado?. En una casa particular con tan solo una o dos bombillas este calor lo podríamos considerar como despreciable, aunque en realidad no lo es, pero si en lugar de una casa estuviéramos hablando de un centro comercial con cientos de bombillas y la necesidad de tener encendido el aire acondicionado continuamente. Pues sucedería que comprar iluminarias LED para sustituir fluorescentes y bombillas incandescentes sería aún una inversión más rentable.

Vida útil. La vida útil debemos considerarla desde dos puntos de vista diferenciados, por un lado el número de horas que estará encendida la luz correspondiente y por otro el número de veces que esta será apagada y encendida a lo largo del día. En ambos casos la tecnología LED sale como clara vencedora.

Respecto a la vida útil según el número de horas una bombilla tradicional tiene una vida útil aproximada de 5.000 horas mientras que una LED multiplica esta por 6 fácilmente hasta las 30.000 horas. En cuanto a la frecuencia de apagado y encendido, esta afecta directamente a la bombilla incandescente reduciendo su vida útil, algo que apenas tiene efecto en las bombillas LED.

Calidad de la iluminación. Hasta ahora hemos hablado de cuestiones puramente económicas o monetarias, pero estas no tienen por qué ser las únicas razones para saber cuándo comprar o cambiar a iluminación LED. Esta también significa una mejora desde un punto de vista estrictamente técnico, es luz de mejor calidad, con una apariencia más natural y si por si esto no fuera poco con una mayor variedad en intensidades y tonos. Así que para muchos no se tratará solo de una cuestión de ahorro, será también una cuestión estrictamente lumínica.

Decoración con LEDs. Esta es una tecnología mucho más flexible con la que el número de posibilidades simplemente se multiplica lo que permite un sinfín de posibilidades de decoración. Pensar que la gente no cambia objetos que funcionan perfectamente por otros simplemente por capricho o cuestiones estéticas es algo muy ingenuo, y dejar un motivo como este atrás a la hora de saber cuándo ha llegado el momento de comprar LEDs sería un error. No hay más que ver los catálogos, tanto online como en papel de las más conocidas marcas de decoración, donde este tipo de iluminación se ha ganado una sección concreta.

Siempre debo comprar y sustituir por iluminación LED

La respuesta es prácticamente siempre, como no iba a serlo con las ventajas que acabamos de explicar. Sin embargo, hilando muy fino y como excepción lógica a la pregunta de cuando comprar luminarias LED destacaría la de sustituir aquellas bombillas que difícilmente se amortizarían por su bajo uso, es decir aquellas que prácticamente no se encienden o se hace muy pocas veces y por muy poco tiempo, un caso podría ser la de un balcón que dé a la calle. Aquí lo recomendable sería simplemente esperar a que esta falle para sustituirla, ya en este caso por una LED.

La calidad tiene su precio. Los números facilitados en este artículo tienen que ver con fabricantes y productos de calidad, que por supuesto tienen un precio. Hoy en día gracias a internet no es difícil encontrar aplicaciones LEDs a precios de escándalo, algunos incluso compiten con la iluminación tradicional a la que en teoría debe sustituir. Si encontramos ofertas de este tipo la recomendación general es que desconfíes ya que la utilización de materiales de baja calidad reduce drásticamente la vida útil. Hablando desde un punto de vista estrictamente personal recientemente he tenido que cambiar una bombilla LED en mi cuarto de baño después de tan solo dos meses de uso, precisamente por acogerme una “maravillosa oferta”, que desde luego resultó no ser tan maravillosa.

¿Cuál debería ser el orden a la hora de comprar iluminación LED?

Es posible que si queremos sustituir de un solo plumazo toda la iluminación por LEDs no podamos hacerlo debido al desembolso que significaría. Redondeando, si cambiamos 20 bombillas a 10€ cada una tendríamos que gastar de golpe 200€, algo que para muchas familias es un esfuerzo importante.

Si este fuera nuestro caso el criterio lógico sería buscar el mayor ahorro desde el principio y empezar comprando Leds para las habitaciones o lámparas que más uso diario tienen. De esta forma el ahorro en la factura se verá reflejado más rápidamente.

¿Qué pasa con los apliques, casquillos o portalámparas que tengo actualmente?

Muchos habréis oído que no solo se trata de comprar la bombilla LED, también habría que sustituir casquillos e incluso en algunos casos usar un trasformador. Esto es cierto a medias.

Hoy en día será muy difícil encontrar alguna medida de casquillo para la que no se haya adaptado una bombilla LED, por lo que la sustitución más convencional no implica ningún coste adicional.

El problema se podría encontrar cuando estamos ante diseños muy particulares, tanto a la hora de sustituir por luminarias LEDs como cuando queremos incluir algo realmente nuevo o diferenciado. En estos casos es posible que debamos incurrir en gastos adicionales, pero desde luego no se trata de la normal, sino más bien de excepción.