Compartir
pintar con spray en madera

Pintar con spray o aerosol en madera es similar a hacerlo en otras superficies aunque hay que tener en cuentas algunas particularidades derivadas de este material para conseguir un buen resultado.

Antes de empezar a pintar, en el momento de la elección del tipo de pintura que vamos a utilizar, debemos evaluar la envergadura del proyecto, ya que aunque pintar con spray sea una forma cómoda, rápida y limpia de hacerlo (nada de limpieza de brochas y disolventes), puede que no sea la más económica si estamos hablando de varios o grandes muebles de madera. Esto se debe a que la pintura que compramos en spray tiene un coste por litro muy superior a la comprada en otros formatos y la superficie que cubriremos con un único spray no es elevada por lo que seguramente si el proyecto es grande serán necesario varios botes.

Por otro lado este formato es ideal para aquellos que aún teniendo algo de experiencia en el mundo de la pintura no son unos expertos ya que es mucho más sencillo conseguir un buen acabado. Se evita en gran medida el goteo o las marcas de la brocha.

Pasos para pintar con spray sobre madera

Preparación de la madera

lijado previo a la pinturaSi a nuestra madera o mueble en algún momento se le ha aplicado algún tipo de pintura o barniz lo ideal será eliminarlo. Para ello podemos recurrir a la lija o a productos químicos específicos para quitar pintura. Si nos decidiéramos por esta última opción se debe tener en cuenta que aún así es recomendable pasar una lijar, desde luego no de forma tan exhaustiva, pero si lo suficiente como para preparar la zona y arreglar pequeños arañados que puede tener la madera.

En el caso de que se trate de mobiliario debes también quitar los herrajes (bisagras, manivelas, correderas, tornillos) que pueda tener. Si quieres pintar estos lo ideal es hacerlo separadamente.

Posteriormente habrá que limpiar la superficie de restos de polvo o incluso del producto que hayamos utilizado para eliminar la pintura. Puede utilizar un paño ligeramente húmedo y luego esperar unos minutos para asegurarnos que la madera está completamente seca, aunque lo ideal es utilizar aire, por ejemplo con un compresor.

También es importante que sepamos donde vamos a colocar la madera o el mueble, en el interior o el exterior. Si se trata de un objeto que va a estar localizado en el exterior y por tanto debe soportar la inclemencias del tiempo es posible que la pintura en spray no sea la adecuada, ya que normalmente esta no está recomendada para este uso, aunque hay excepciones. Debemos asegurarnos en este caso de que se trata de pintura con resistencia a la humedad y al sol.

El entorno

La pintura en aerosol, aún cuando sea al agua, es tóxica y por tanto no es recomendable inhalarla, por ello lo ideal es utilizar una mascarilla. Ten en cuenta que se trata de microparticulas que volarán a nuestro alrededor. Sería conveniente además que estuviéramos en el exterior, o en su defecto en una zona con buena ventilación. Lo cual no quiere decir que el viento seo bueno para esta tarea.

Cubre la zona donde vas a colocar el mueble y donde va a llegar por tanto pintura con plásticos o cartones para evitar pintar otros elementos por error, por ejemplo la mesa sobre la que vas a pintar. Utiliza ropa que no te importe manchar, porque siempre llegará algo a ella.

Cómo utilizar el spray

No apliques la pintura inicialmente sobre la madera o el mueble que queremos pintar, haz una prueba con otra madero o incluso con alguna parte interior del mueble que posteriormente quede oculta. Esto nos permitirá ver como será el resultado final. Siempre será recomendable perder algo de tiempo en empezar de estar forma, y será imprescindible cuando vayamos a utilizar un spray que ya se haya utilizado anteriormente y lleve tiempo sin uso. Hacerlo así puede evitarnos mucho trabajo.

  1. Coloca el spray entre 20 y 30 centímetros de la madera.
  2. Aplicalo en lineas rectas de izquierda a derecha o de arriba a abajo, pero nunca alternando estas.
  3. Siempre que estés pulsando el spray debe estar en movimiento, nunca debes tener el botón presionado mientras apuntas fijamente a una zona.
  4. Entre pasada y pasada debe haber cierta superposición, aproximadamente un cuarto, es decir, tras una pasada, la siguiente debe en parte pintar sobre la anterior. Esto incluye también los bordes o esquinas de forma que una parte la aplicación se pierda en el aire o en el cartón que hemos puesto para evitar que otras cosas se manchen.
  5. Para la aplicación de sucesivas capas debemos leer y respetar las indicaciones del fabricante.

Siempre es deseable que la primera capa no sea de pintura, sino de imprimación, y más aún en la madera. Esta es mucho más porosa que otras superficies y además absorberá mucho más humedad de la pintura. La imprimación no solo nos ayudará a cerrar el poro, también permitirá un mejor agarre de la pintura y por tanto también reducirá la necesidad de dar un mayor número de capas.