Usar Espigas o Tarugos de Madera para Ensamblar Muebles

tarugos para ensamble madera

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Dentro del mundo del bricolaje y más concretamente en lo referente a la fabricación de muebles de madera la utilización de tarugos o espigas es algo fundamental para poder ensamblarlos.

Pero, ¿por qué usar tarugos de madera?, encontramos varias razones:

  • El ensamble a través de espigas de madera es muy resistente, aunque para casos en los que se necesite una resistencia extra puede ser conveniente combinarlo con otros sistemas.
  • Permite ser preciso a la hora montar las diferentes piezas que conforman el mueble.
  • Permite hacer uniones limpias, es decir, donde no se ve el método usado para unir piezas de madera.
  • Utilizar tarugos de madera es una forma rápida de montar un mueble.

Sin embargo también tienen un inconveniente: no son el método más sencillo para principiantes, a menos que se disponga de una guía para taladrar y colocar los tarugos.

Tamaños y características de los tarugos de madera

Por norma general las espigas de madera las podemos comprar en tres medidas: 6, 8 y 10 milímetros de espesor. La elección de uno u otro tamaño dependerá de la madera que utilicemos y sobre todo del espesor del tablero. Lo más usual, aunque no existe una norma escrita, es usar tarugos de 6 y 8 mm para los tableros de 16 y 19 mm, y los de 10 mm para tableros más espesos.

No es complicado encontrar brocas para estos tarugos, ya que normalmente son medidas estandarizadas.

Sistemas para ensamblar con espigas

Independientemente del sistema que utilicemos para calcular los puntos y taladrar será necesario un taladro (preferiblemente con una guía para asegurarnos de que el agujero resultante está completamente recto), una broca para madera del mismo diametro que el tarugo y un tope para marcar la profundidad a la que entrará la broca en la madera (normalmente una anilla que se ajusta con un tornillo y una llave, aunque también hay quien usa para ello algún tipo de cinta adhesiva alrededor de la broca para ver hasta dónde debe profundizar).

Medir a mano y marcar

La forma más imprecisa de hacerlo, aunque no por ello la menos usual, consiste en usar un lápiz sobre el tablero para marcar los puntos donde van a ir las uniones y taladrar. Los problemas son frecuentes y básicamente nos encontraremos con errores de cálculo a la hora de marcar y deviaciones a la hora de taladrar.

A pesar de estos inconvenientes, son muchos los profesionales de la madera que no recurren a otras herramientas para la mayoría de agujeros, sino que deciden simplemente medir y marcar con su lapiz para emsambar muebles con tarugos de madera. Para algunos emsambles más complejos habrá que recurrir a un centrador de espigas o una guía.

Marcadores o centradores para espigas

centrador de espigas ensambleSe trata de una pequeña pieza de metal con punta que sirve de punzón para marcar el lugar donde taladrar. El uso del centrador de espigas es de la siguiente forma:

  • Se taladra la primera pieza en lugar donde queramos realizar el ensamble.
  • Introducimos el marcador, del mismo espesor del tarugo, en el agujero que hemos realizado.
  • Enfrentamos la pieza con el marcador con la otra pieza que aún no hemos taladrado en la posición exacta en la que debería realizarse el ensamble.
  • Presionamos fuertemente o damos unos golpes para que el centrador para tarugos de madera haga una pequeña hendidura en el lugar exacto donde debemos taladrar.

Plantilla o guía para espigar

guias para tarugos

Hoy en día en el mercado existen multitud de guías para ensamblar con tarugos de madera, las hay de todas las clases y precios.

guia para tarugos de maderaLas guías para sencillas y comunes consisten en una pieza de plástico con un mango, por donde se sujeta, y en la punta tres ranuras con las medidas más comunes y con diferentes topes que permiten centrar el taladro. Estas guías para tarugos de madera son muy sencillas de usar y sobre todo permiten trabajar rapidamente.